Plexo solar: qué es, características, funciones y patologías asociadas

Estas son las características del plexo solar, una parte del sistema nervioso.

Nahum Montagud Rubio

Nahum Montagud Rubio

Plexo solar

El plexo solar es una red nerviosa compuesta por varias fibras nerviosas y ganglios que se conecta con múltiples órganos de la cavidad abdominal.

Esta estructura está relacionada con la sensación de dolor en varias vísceras de acuerdo con la medicina científica, mientras que la alternativa considera que puede estar detrás de problemas a nivel psicológico.

Veamos a continuación esta importante estructura y cómo ha sido de importancia para las creencias orientales.

El plexo solar: qué es y dónde se ubica

El plexo solar, también conocido como plexo celíaco, es una red nerviosa compuesta a partir de un cúmulo de fibras nerviosas y de ganglios interconectados, que pertenecen a los ganglios del grupo prevertebral o plexo prevertebral abdominal.

Esta estructura con nervios se conoce como “solar” por el hecho de que su forma se asemeja a la de un sol, puesto que las fibras nerviosas emergen de él de forma radial.

Los ganglios del plexo solar se encuentran en situación anterior a la arteria aorta abdominal, justo en el punto de donde salen la arteria mesentérica superior y el tronco celíaco a nivel de la séptima vértebra dorsal, inmediatamente por debajo del hiato aórtico del diafragma, detrás del estómago. Esta estructura rodea la aorta abdominal, las arterias celíaca y mesentérica superior, además, se relaciona con otras estructuras:

  • Por arriba: con los pilares del músculo diafragma.
  • Por detrás: con los cuerpos vertebrales de la vértebra torácica TXII y la vértebra lumbar LI y con los pilares del músculo diafragma.
  • Lateralmente: con las glándulas suprarrenales.
  • Por delante: el páncreas.
Plexo celíaco

Partes y conexiones del plexo solar

El plexo celíaco es una estructura nerviosa formada por cuerpos celulares de nervios aferentes, cuerpos celulares de nervios eferentes y axones neuronales interconectados entre sí. En este plexo se combinan fibras nerviosas del sistema nervioso autónomo simpático y del sistema nervioso autónomo parasimpático.

El número de ganglios puede variar, habiendo generalmente de uno a cinco ganglios interconectados, aunque lo normal es que hayan dos grandes ganglios celíacos fácilmente distinguibles. El diámetro de estos ganglios también es variable, yendo desde los 0,5 a 4,5 cm.

Los ganglios que conforman el plexo solar reciben:

  • Fibras simpáticas preganglionares de los nervios esplácnicos torácicos inferiores (nervio esplácnico mator, nervio esplácnico menor y nervio esplácnico inferior)
  • Fibras parasimpáticas del nervio vago.

Por otro lado, al plexo celíaco se hallan conectados muchos otros plexos secundarios. De todos ellos proceden gran parte de la inervación autonómica de las vísceras abdominales, incluyéndose los riñones y glándulas suprarrenales, así como también la inervación de los vasos sanguíneos que los irrigan. En concreto, estos subplexos son:

  • Plexo hepático: hígado y vesícula
  • Plexo gástrico: estómago
  • Plexo esplénico: bazo
  • Plexo pancreático: páncreas

Su papel en el dolor e implicaciones médicas

Se sabe que el plexo solar está implicado en la transmisión de la información nociceptiva, es decir, la sensación de dolor. En este caso, esta estructura interpreta como sensaciones de dolor las señales nociceptivas que puede recibir de varios órganos, en especial los de la cavidad abdominal.

Entre ellos encontramos principalmente los del abdomen superior, incluyéndose el hígado, el páncreas, el tracto biliar, el bazo y el intestino hasta la primera parte del colon transverso.

Como consecuencia de los órganos de los que recibe señales, una de las afecciones más comunes del plexo solar es el dolor abdominal, causado por una hipersensibilidad en los estímulos nociceptivos de esta estructura. Añadido a esto, su posición a medio camino entre la apófisis xifoides del esternón y el ombligo influye también en sentir un dolor acusado en el abdomen cuando este cúmulo de nervios tienen algún problema médico.

El plexo solar es uno de los lugares en los que se interviene en pacientes con cáncer abdominal y de páncreas. Una de las técnicas terapéuticas orientadas en la reducción del dolor que pueda sentir el paciente consiste en bloquear la inervación del plexo solar para que así el paciente no note con tanta intensidad las molestias y dolores que sus órganos enfermos pueda producirle.

El plexo solar y el tercer chakra

El plexo solar no es únicamente conocido en el campo de la medicina, sino también en la carácter más paracientífico y pseudocientífico New Age. De acuerdo con la mitología hindú y budista, esta estructura es la residencia del tercer chakra.

El chakra del plexo solar recibe el nombre de “Manipura” en sánscrito y también es conocido como el chakra del ombligo, el estómago, el hígado o del bazo. Se trata del tercer charka de los siente que creen los hinduistas que posee el cuerpo, siendo el color de este chakra en concreto el amarillo o el dorado profundo.

El chakra manipura tiene también que ver con el intestino delgado, la vesícula y el centro de la columna. Su elemento es el fuego, su símbolo el carnero y se cree que se encarga de la energía emocional y el centro de la personalidad. Naturalmente, todo esto carece de evidencia científica, siendo una cuestión más propia del misticismo y la espiritualidad, pero resulta ser bastante curioso con qué se lo asocia y qué problemas podría ocasionar la alteración de este chakra según las creencias orientales.

El chakra del plexo solar sería el que rige la forma en la que nos relacionamos con el mundo y las demás personas. Aquí sería, según el hinduismo y el budismo, donde se encontraría la identidad social y el que rige nuestro autocontrol, voluntad y sentido de coordinación. Es el responsable de nuestras simpatías y antipatías y de nuestra capacidad para establecer lazos sentimentales más o menos duraderos.

Acorde con su forma, el astro al que se le asocia es el Sol y su arquetipo es el trabajador o el guerrero. De acuerdo con la mitología hindú, la energía que desprende este chakra contribuye a que alcancemos la madurez emocional, haciéndonos responsables de nuestros actos y de la calidad de las relaciones que establezcamos con los demás. Es el chakra manipura uno decisivo en la cuestión de si nos vamos a someter ante otras personas o, por el contrario, vamos a ejercer el poder, quizás de forma abusiva.

Su relación con las religiones budista e hindú

De acuerdo con la medicina budista e hindú, ambas pseudoterapias sin rigor científico, tener el plexo solar bloqueado a nivel espiritual supone una serie de problemas y, también, nos avisa en forma de señales tanto de salud fisiológica como de personalidad. Entre los síntomas de tener el chakra del plexo solar bloqueado encontraríamos problemas de personalidad, estado anímico y médicos.

Problemas de personalidad:

  • Excesiva timidez
  • Procrastinación
  • Ansias megalómanas
  • Inconstancia y pocos esfuerzos
  • Individualismo y rebeldía
  • Celos y envidia
  • Hipersensibilidad a las críticas
  • Deseo de dominar o dejarse avasallar

Problemas de estado anímico y psicológicos:

  • Ira constante
  • Estrés
  • Depresión, apatía e irritabilidad
  • Fatiga permanente
  • Miedo escénico
  • Problemas en la toma de decisiones
  • Problemas de concentración

Problemas médicos:

  • Úlceras en el estómago
  • Diabetes
  • Indigestión y complicaciones del tracto intestinal
  • Hipertensión
  • Johari, H. (2002). Chakras. Centros energéticos de transformación (Vol. 112). Edaf.
  • Garcia-Eroles X, Mayoral V, Montero A, Serra J, Porta J (2007). "Celiac plexus block: a new technique using the left lateral approach". The Clinical Journal of Pain. 23 (7): 635–7. doi:10.1097/AJP.0b013e31812e6aa8
  • Bouchet, Alain; Jacques Cuilleret (1997). Anatomía de la región retroperitoneal. Editorial Médica Panamericana. ISBN 9500601524.

Artículos relacionados