Sistema Nervioso Central (SNC): partes, funciones y enfermedades

Un resumen de las partes clasificadas y las características del Sistema Nervioso Central.

Andrés Carrillo

Andrés Carrillo

Sistema Nervioso Central
Un repaso a las características de la anatomía del Sistema Nervioso Central.

El Sistema Nervioso Central (SNC) es el encargado de controlar tanto los actos voluntarios, como los involuntarios. Esto abarca no solamente las expresiones físicas, sino también lo referente a los actos del pensamiento.

Gracias a este sistema somos capaces de responder de maneras diferentes ante los estímulos siempre cambiantes que recibe nuestro organismo, así como coordinar los diferentes procesos fisiológicos que nos mantienen con vida.

En este artículo nos ocuparemos de revisar cuáles son las partes del Sistema Nervioso Central (SNC), veremos también cómo se clasifican, y las funciones que cumplen en el cuerpo humano, así como algunas de sus patologías más comunes asociadas a estas estructuras.

¿Cuáles son las partes del Sistema Nervioso Central?

El Sistema Nervioso Central está compuesto por dos estructuras indispensables no solamente para el correcto funcionamiento del organismo, sino para la vida de este. Dichas estructuras son el cerebro (entendido como encéfalo, no solo la corteza cerebral) y la médula espinal. La primera estructura está dentro del cráneo e incluye partes como el cerebelo, el cortex cerebral, el diencéfalo, y otros elementos indispensables para nuestra supervivencia. Por su parte, la médula espinal se proyecta a lo largo de la columna vertebral, y comunica el encéfalo y los nervios del Sistema Nervioso Periférico, los cuales no están contenidos en piezas óseas y recorren todo el cuerpo.

Ahora veamos de qué aspectos se encargan cada uno de estos componentes de manera individual, y cómo a su vez se interconectan para que nuestro organismo reaccione ante cualquier estímulo perceptible.

El Cerebro

Dicho órgano es sin dudarlo el más complejo del cuerpo humano en cuanto a su nivel de funcionamiento. Según las investigaciones referentes al campo de las neurociencias, el cerebro humano se compone de aproximadamente unas 100 mil millones de neuronas, que interactúan entre ellas estableciendo una cantidad inconmensurable de conexiones. Por otro lado, la mayor parte de las células nerviosas del cerebro no son neuronas, sino células gliales.

Se estima que el cerebro consume aproximadamente el 20% de todo el oxígeno que respiramos. Su peso apenas representa un mínimo 2% referente al total de un ser humano promedio.

Ahora veamos cuáles son las partes que conforman la estructura cerebral de los seres humanos. En primer lugar tenemos los denominados lóbulos cerebrales, los cuales cumplen con funciones diferentes. Estos lóbulos del cerebro están ubicados en la corteza cerebral, la cual está compuesta principalmente de sustancia gris, es decir, áreas en las que hay una alta concentración de somas neuronales.

La corteza se encarga de las funciones más complejas y abstractas, como la imaginación y el pensamiento, mientras que las estructuras más primitivas situadas por debajo, como el sistema límbico y el tronco cerebral, se encargan de las necesidades más básicas de la especie; alimentación, reproducción sexual, etc.

1. Lóbulo frontal

Es el encargado de las funciones superiores de la consciencia humana, por lo que es una de las partes del Sistema Nervioso Central más importantes. Se encarga de la parte racional y de los movimientos voluntarios de la persona. Se ubica en la zona de la frente.

2. Lóbulo temporal

Se encarga de la memoria, la audición, y el lenguaje. Está ubicado por detrás de la parte de las orejas.

3. Lóbulo parietal

Tiene que ver con la percepción de estímulos sensoriales provenientes del medio ambiente, y también con el equilibrio del sujeto. Se encuentra ubicado en la zona superior de la cabeza.

4. Lóbulo occipital

Este lóbulo es el encargado de recibir la información visual e interpretarla. Está situado en la parte posterior de la cabeza, un poco por encima de la nuca, y es pequeño comparado con el resto de lóbulos cerebrales.

La médula espinal

Esta otra parte del Sistema Nervioso Central (SNC) consta de una serie de ramificaciones, las cuales tienen su origen en el tronco cerebral y descienden a lo largo de la columna vertebral; estas proyecciones nerviosas están organizadas a modo de una columna relativamente rectilínea (a lo largo de la columna vertebral), de manera que juntas forman algo parecido a una cuerda.

La médula tiene como función principal conectar el encéfalo con el Sistema Nervioso Periférico (SNP), tanto de forma aferente como eferente. Esto quiere decir que el cerebro puede, a través de la médula espinal, enviar señales hasta los músculos ubicados en la periferia s través de los nervios, y al mismo tiempo los estímulos externos percibidos desde la periferia llegan al cerebro.

Aparte de estas funciones aferentes y eferentes, la médula espinal nos dota de la capacidad para reaccionar de manera involuntaria ante algunos estímulos gracias a los reflejos. Por ejemplo, cuando sin querer tocas algo que está demasiado caliente, de manera involuntaria y rápida retiras la mano de ese objeto.

En resumen, esta estructura se ocupa de la movilidad de todos los músculos necesarios para que podamos realizar cualquier actividad; el cerebro interviene únicamente para iniciar y detener dicha actividad, o cuando surge algún imprevisto en la realización de dicha actividad.

Enfermedades del Sistema Nervioso Central

Teniendo en consideración que se trata de un sistema extenso, como se pudo evidenciar, las patologías que pueden presentar son igual de amplias. Ahora veremos algunas de las más comunes.

1. Accidente cerebrovascular

Se trata de una falla en cuanto a la irrigación de sangre al cerebro. Esta es interrumpida por algún motivo, y por lo tanto las neuronas comienzan a morir.

2. Traumatismos

Un mal golpe en la zona de la cabeza podría ocasionar un traumatismo cerebral que afecte puntualmente algún lóbulo u otra parte del cerebro y generar múltiples complicaciones.

3. Infecciones

Los virus que tienen la capacidad de llegar hasta el Sistema Nervioso Central (SNC) representan una fuente de complicaciones para su funcionamiento, dando pie a patologías como por ejemplo la meningitis o la encefalitis.

4. Enfermedades neurodegenerativas

Patologías severas como el Alzheimer o la enfermedad de Parkinson producen muchos daños en muchas de las partes del Sistema Nervioso Central.

Referencias bibliográficas:

  • Campbell, Neil A.; Jane B. Reece; Lisa A. Urry; Michael L. Cain; Steven A. Wasserman; Peter V. Minorsky; Robert B. Jackson (2008). Biology: Eighth Edition. San Francisco, CA, USA: Pearson / Benjamin Cummings.
  • Estomih Mtui, M.J.; FitzGerald, T.; Gruener, G. (2012). Clinical neuroanatomy and neuroscience (6th ed.). Edimburgo: Saunders.
  • Rakic, P. (2009). Evolution of the neocortex: a perspective from developmental biology. Nature Reviews. Neuroscience. 10(10): pp. 724 - 735.
  • Richard S. Snell (2003). Neuroanatomía clínica. Médica Panamericana.
  • Stein PSG (1999). Neurons, Networks, and Motor Behavior. MIT Press. pp. 38 - 44.

Graduado en Psicología por la Universidad Bicentenaria de Aragua, Venezuela. Diplomado en Psicología Criminal por la Universidad de Carabobo, Venezuela. Redactor en temas de psicología.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados