¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

8 estrategias para afrontar el mobbing

Estas son las estrategias para afrontar el mobbing como empresa y como víctima de acoso.

Estrategias para afrontar el mobbing

El mobbing o acoso laboral es una situación que se da en el lugar de trabajo consistente en un acoso psicológico constante realizado por parte de uno o varios empleados hacia otro trabajador.

Este acoso suele consistir en violencia psicológica en el lugar de desempeño profesional que tiene como objetivo minar o disminuir la autoestima de la víctima y en este tipo de prácticas intervienen las humillaciones, las amenazas, la falta deliberada de comunicación, el desprestigio público o el aislamiento social.

Todas estas modalidades de acoso ejercen una influencia muy negativa en la vida diaria de la persona y afectan principalmente a su salud psicológica, aunque también pueden llegar a afectar a nivel fisiológico.

Para ser considerado como tal, el acoso debe realizarse regularmente y durante un tiempo determinado hacia una persona en concreto, constituyendo un patrón de comportamiento consistente.

Cómo afrontar el mobbing (al prevenirlo o gestionarlo)

Son varios los consejos que pueden seguir tanto las empresas en las que sucede el acoso como las víctimas. A continuación presentamos una serie de estrategias útiles para afrontar el mobbing, tanto desde el punto de vista de la empresa como de la persona que lo padece.

Estrategias para las empresas

La labor de las empresas consiste en estar alerta para detectar con rapidez el surgimiento de algún posible caso de mobbing dentro de la organización que pueda afectar a la salud de sus empleados.

Estas son las principales estrategias que deben seguir todas las empresas profesionales si quieren hacer frente a los casos de mobbing y también prevenirlos siempre que sea posible.

1. Formar a los trabajadores

Formar a los trabajadores en los conocimientos y las estrategias necesarias para la identificación de las señales de bullying es una de las primeras medidas que podemos tomar como organización para preparar al máximo a nuestros empleados.

Unos empleados entrenados en la identificación del mobbing y en la denuncia de este tipo de dinámicas serán de gran ayuda cuando exista un caso de acoso en la organización.

La formación para prevenir el mobbing en la empresa puede realizarse mediante cursos, mediante jornadas informativas para prevenir el mobbing o la aparición de conflictos sin fundamento real, o bien mediante jornadas de convivencia y teambuilding, excursiones o viajes grupales de empresa.

2. Promover valores y modalidades de comunicación sanos

Una empresa que sepa transmitir valores positivos a sus empleados tendrá en el futuro menos probabilidades de que aparezcan casos de mobbing o acoso laboral entre sus empleados.

Acoso laboral

Cualquier empleado cuando llega a la organización debe tener claro cuál es el espíritu de trabajo de la misma y cuáles son los valores que deben primar a la otra de trabajar diariamente, tanto a nivel de compromiso personal como de relación entre colegas.

Además de eso, resulta de gran importancia que se pongan en práctica estrategias de comunicación y cooperación positiva entre empleados y superiores, en las que primen la solidaridad, el apoyo mutuo y las relaciones saludables.

3. Dar a conocer los principales canales de comunicación para denunciar casos

Cualquier empresa que se precie de tener una buena comunicación interna, debe contar también con un protocolo de actuación en caso de que existan casos de mobbing hacia un trabajador dentro de la misma.

Contar con canales de comunicación interna que funcionen correctamente es la forma más eficaz de asegurar que cualquier empleado podrá denunciar un caso de mobbing que le afecte a sí mismo o a otras personas.

Es por eso que estos canales de comunicación y protocolos de actualización deben ser seguros, actualizados y funcionar correctamente desde el inicio de la comunicación hasta su llegada hasta las jerarquías superiores de la organización.

4. Brindar apoyo terapéutico

Siempre que un empleado esté sufriendo o haya sufrido un caso de mobbing, la empresa debe procurar ofrecer a esa persona un servicio de apoyo psicológico profesional para ayudarle a superar dicho problema.

El mobbing suele dejar secuelas emocionales y psicológicas evidentes en las víctimas, es por eso que resulta altamente recomendable ponerse en manos de un profesional de la psicología que pueda ayudar a las personas entrenando estrategias y pautas de mejora.

Estrategias para los trabajadores

Los trabajadores que sufren un caso de mobbing también pueden poner en práctica una serie de estrategias útiles para afrontar este problema en el lugar de trabajo.

1. No infravalorar ni normalizar el problema

Aunque no todos los casos de mobbing son iguales, la mayoría de ellos afectan de manera decisiva a la salud mental de la víctima, por eso es recomendable no infravalorar ni minimizar el problema.

Los casos de mobbing deben ser tratados con proporcionalidad y en cualquiera de las modalidades de acoso que estemos sufriendo debemos tener claro que el primer paso es denunciarlo.

2. Comunicar lo ocurrido a instancias superiores

Comunicar lo ocurrido hacia otras personas de la empresa que ostenten cargos superiores nos permitirá empezar a atajar el problema con ayuda de personas que cuentan con mayores atribuciones dentro de la organización y evitar que las dinámicas de trabajo sigan exponiendo a la presunta víctima a la influencia del agresor.

Así, se iniciará un protocolo de actuación contra el mobbing, una herramienta que todas las empresas actuales contemplan cuando un empleado denuncia un caso de acoso en el trabajo.

3. Buscar ayuda terapéutica

Como se ha comentado con anterioridad, la ayuda psicológica es esencial en caso de acoso en el trabajo, ya que nos permitirá superar con éxito el mal trago que hemos pasado y/o gestionar las posibles secuelas psicológicas que ha dejado.

Un profesional de la psicología especializado en estos casos nos entrenará en una serie de estrategias y pautas que nos irán muy bien para reforzar nuestra dañada autoestima, combatir las dinámicas de auto-culpa habituales en víctimas de acoso, y sentirnos mejor en general.

4. Considerar llevar a cabo acciones legales

En caso de que sea necesario, la víctima debe tener en cuenta en todo momento la posibilidad de llevar a cabo acciones legales contra su acosador o acosadores, siempre y cuando no considere que este proceso le dañaría más de lo positivo que podría aportar debido al estrés y a la presión que a veces producen estos procesos tan largos.

Para cerciorarnos de si es necesario llevar a cabo estas acciones legales de protección o compensación, podemos informarnos no solo mediante abogados, sino también con la ayuda de profesionales de la psicología forense, quienes pueden aportar recursos para reflejar en un informe las secuelas de esa experiencia de mobbing.

¿Quieres contar con asistencia psicológica?

Si te interesa disponer de asistencia psicológica para personas individuales o para empresas, ponte en contacto conmigo.

En Psicoconsulting Empresarial podemos ayudarte tanto ante el mobbing como ante los problemas de salud mental en general, ya sea de manera presencial u online.

Artículos relacionados