Pixabay

El presentismo laboral es uno de los problemas más importantes a los que tienen que hacer frente las empresas hoy en día. Son muchos los factores que pueden afectar al rendimiento de una organización, y el entorno socioeconómico y social es extremadamente importante en este aspecto. 

Desde que se inició la crisis económica en España, las condiciones laborales de muchos empleados han cambiado, y el miedo a perder el trabajo puede llevar a muchos trabajadores a aguantar en su puesto a pesar de no estar del todo motivados o a disgusto.

Presentismo laboral o “síndrome de la silla vacía”: causas y consecuencias

En nuestro artículo “El Síndrome del Superviviente: trabajar en tiempo de crisis puede perjudicar la salud” hablamos de las consecuencias negativas de la crisis para el bienestar del trabajador. El presentismo, por otro lado, afecta de manera negativa a la organización ya que la productividad y el rendimiento de los empleados desciende.

Presentismo laboral o absentismo presencial: ¿qué es?

El absentismo presencial o presentismo laboral, se refiere a acudir y estar presente en el puesto de trabajo, pero dedicando parte de la jornada laboral a otras funciones que no son propias del trabajo. Entre estas funciones podemos encontrar: conectarse a redes sociales, consultar páginas web, realizar llamadas, etcétera.

Pese a que el presentismo es lo contrario del absentismo laboral, sus consecuencias para la organización son igual de perjudiciales.

Consecuencias negativas del presentismo laboral

En el pasado, el principal problema de las organizaciones era el absentismo laboral, pero a medida que éste ha ido descendiendo debido a la crisis económica, el porcentaje de empleados que sufren presentismo laboral ha aumentado. Según Adeccouna de cada dos empresas españolas reconoce tener hasta un 10% de trabajadores presentistas. Por otro lado, un estudio de Harvard Business Review parece indicar que el presentismo le cuesta a las empresas norteamericanas alrededor de $150 billones de dólares al año.

Pese a la reducción del absentismo, no ha habido mejora de la productividad y del rendimiento laboral de las empresas, ya que lo que ha ocurrido es que el fenómeno del absentismo laboral ha dado paso al del presentismo. Los empleados parecen conocer la difícil situación del mercado laboral y no quieren arriesgarse a perder el trabajo. Entonces, acuden al lugar de trabajo para que no se les pueda achacar que han cometido absentismo, pero sin embargo su dedicación en esas horas no es todo lo eficiente que debería ser.

Efectos negativos para la empresa

Sabiendo esto, hay que mencionar que el presentismo laboral afecta a la organización de diferentes maneras:

  • Descendiendo de la productividad del trabajador y de la organización
  • Empeorando la salud laboral de empleado: el presentismo a la larga provoca fatiga y aburrimiento (también llamado 'Síndrome Boreout')
  • Favoreciendo la transmisión de enfermedades: cuando la persona está enferma pero decide acudir al puesto de trabajo para no perder su empleo, puede favorecer la transmisión de enfermedades

Factores que influyen en el presentismo laboral

Si estas son las consecuencias de tener a personas presentistas en el trabajo, debemos preguntarnos qué motivos llevan a los empleados a realizar conductas relacionadas con el presentismo laboral. A continuación os presentamos una lista de las causas más habituales:

  • La falta de seguridad laboral puede provocar que individuo no quiera ausentarse de su puesto de trabajo pese a estar enfermo o desmotivado, pues la incertidumbre respecto a poder conseguir un trabajo de nuevo, puede provocar que no se quiera perder el trabajo bajo ningún concepto.
  • Los individuos que laboran en ciertos trabajos pueden ser más propensos al presentismo. Las investigaciones parecen indicar que los profesores y profesionales de la salud son más vulnerables a sufrirlo.
  • Los empleos con mayor carga de trabajo se asocian a más casos de presentismo, pues los trabajadores pueden querer evitar la acumulación de tareas si se ausentan de su puesto.
  • La excesiva presión por parte de los superiores también es un factor causante del presentismo laboral.
  • La falta de motivación está detrás de muchos casos presentismo. Además, otras posibles causas pueden ser: la falta de promoción y la realización de tareas monótonas en sus puestos de trabajo