6 estrategias para abordar la infidelidad en terapia de pareja

Estas son las estrategias más usadas ante crisis de infidelidad en terapia de pareja.

Estrategias para abordar la infidelidad en terapia de pareja

Cuando debido a una infidelidad se agrieta el vínculo amoroso que une a dos personas, el noviazgo o matrimonio entra en un estado de crisis declarada, evidente para ambas partes, que es imposible de ignorar. Por eso, si esta experiencia no da lugar a una ruptura inmediata, es muy importante buscar apoyo psicológico profesional en forma de terapia de pareja.

En este artículo veremos varias de las estrategias de intervención utilizadas en terapia de pareja ante este tipo de crisis ligadas a la infidelidad, partiendo del modelo de la terapia cognitivo-conductual. De este modo verás que combinando diferentes técnicas, es posible dar un apoyo muy valioso a quienes buscan maneras de reconfigurar su manera de convivir, de comunicarse y de amarse.

¿Cómo se abordan las infidelidades en terapia de pareja desde el paradigma cognitivo-conductual?

Las infidelidades suelen ser uno de los episodios más tristes y desagradables en la vida de millones de personas que han sufrido alguna a lo largo de sus vidas, pero eso no significa que suponga el fin de la relación en todos los casos.

En este sentido, acudir a terapia de pareja es una de las mejores formas que existen para aquellas parejas que han sufrido una infidelidad por una de las partes o por ambas y deseen seguir adelante juntos. De hecho, las infidelidades son uno de los motivos de consulta más comunes en este ámbito.

Al igual que en cualquier otro tipo de terapia, el terapeuta de pareja es especialista en brindar una serie de pautas de conducta, de ideas clave y de contextos de comunicación honesta que puedan ayudar a la pareja en sus momentos más difíciles y solventar cualquier tipo de conflicto o bloqueo psicológico que la infidelidad haya propiciado.

Mediante la terapia cognitivo-conductual, se busca ayudar a las personas a modificar patrones de comportamiento y de gestión de los pensamientos y de las emociones para, a través de esa doble vía, vivir la relación de una manera cualitativamente diferente, mejor y más adaptadas a las necesidades y dificultades de ambos, también en los casos en los que se hayan producido infidelidades.

Los profesionales de la psicología que se fundamentan en la terapia cognitivo-conductual han establecido, en base a largas décadas de estudio de este fenómeno, una serie de estrategias a utilizar para abordar con éxito la infidelidad en el contexto de una terapia de pareja; a continuación los veremos resumidas.

1. Identificar el tipo de infidelidad

Resulta evidente que no todas las infidelidades son igual de dolorosas ni comparten las mismas características entre ellas. Es por eso que una de las primeras tareas que deben llevarse a cabo en terapia por parte del terapeuta es la de ayudar a identificar el tipo y los matices de la infidelidad.

Esto es necesario para que ambos miembros de la pareja sean conscientes de lo sucedido, de hasta dónde ha llegado la infidelidad y qué comportamientos son considerados como una traición por una u otra parte de la pareja.

De esta forma podremos esclarecer lo sucedido, ambos miembros serán conocedores de los comportamientos y las intenciones de la otra persona y podremos empezar a trabajar desde una base compartida.

2. Esclarecer la intensidad del daño

Esclarecer la intensidad del daño recibido por ambas partes también es una buena forma de poner en común lo sucedido y de dejar claro quién está en posición de intentar reparar el daño causado, en el caso de que la pareja quiera seguir junta.

Puesto que no todas las personas experimentan el daño de una infidelidad de la misma manera, es necesario que cada miembro de la pareja comparta todo aquello que siente tras la infidelidad, cuál es su grado de afectación y sus motivos para sentirse así.

3. Explorar las causas subyacentes mediante el diálogo

El diálogo es la mejor herramienta que tenemos en la terapia de pareja para que cada parte se exprese y puedan llegar a un entendimiento en común que ayude a salvar la relación.

En este apartado es necesario dejar que la persona que ha sido infiel se exprese libremente para entender su manera de ver lo ocurrido y el tipo de necesidades que intentaba cubrir, no necesariamente de índole sexual.

El hecho de que la persona que ha sido infiel sienta que sus sentimientos e intenciones también son tenidas en cuenta contribuirá positivamente al esclarecimiento de las causas de la infidelidad.

4. Tener como objetivo principal la toma de conciencia

La toma de conciencia del problema, es decir, el hecho de darse cuenta de lo sucedido, especialmente por la persona que ha sido infiel, debe ser uno de los principales objetivos de la terapia.

Además de eso, también debe esperarse más implicación, esfuerzo y dedicación para solucionar las cosas por parte de quien ha sido infiel que de quien ha sufrido la infidelidad, siempre que haya una voluntad de salvar la relación.

5. Establecimiento de metas

Durante la terapia también es importante el establecimiento de sub-metas para transformar cualitativamente la rutina de convivencia de pareja y dar inicio a un nuevo ciclo de esperanza para ambas partes en el que se puedan arreglar de manera saludable cualquier nuevo problema que pueda surgir.

Estas sub-metas a la que ambos miembros de la pareja se comprometen pueden ser de diversa índole, ya sean conductuales o de pautas de comportamiento o relacionadas con adquirir una mayor flexibilidad cognitiva y predisponerse a tener una actitud más positiva en las discusiones o los intercambios de pareceres.

6. Monitorización del proceso durante las siguientes sesiones

Monitorizar el proceso de terapia en las sucesivas sesiones por las que se va transitando es la mejor manera para que el terapeuta pueda detectar posibles preocupaciones, frustraciones o problemas imprevistos surgidos en cualquier miembro de la pareja.

Así mismo, también es recomendable valorar el avance logrado por la pareja hacia la meta final y encontrar maneras de motivar a la pareja y de que se automotiven entre ellos ante los progresos realizados.

¿Buscas servicios de terapia de pareja?

Si te interesa empezar un proceso de terapia de pareja, ponte en contacto conmigo.

Mi nombre es Diego Sebastián Rojo y pongo a vuestra disposición más de una década de experiencia atendiendo pacientes.

Artículos relacionados