Así son las personas con una mentalidad constructiva. Unsplash

Todos conocemos a personas creativas, aquellas que están continuamente realizando actividades y que trabajan duro para conseguir sus metas. Ser proactivo es salir a buscar lo que uno desea y no esperar a que llegue por arte de magia, pues la oportunidades no llegan solas y la suerte hay que buscarla.

Cómo son las personas proactivas

Las personas proactivas crean su propio destina y persiguen sus ambiciones. En las siguientes líneas puedes encontrar una lista con las características de una persona ambiciosa.

1. Conectan con sus necesidades y deseos

Las personas proactivas son personas que están siempre en movimiento, y eso es porque tienen una motivación por algo. Son individuos que buscan su propia autorrealización y, por tanto, conectan con sus necesidades y deseos. Cuando una persona está en sintonía consigo misma, entra en estado de flow y sabe hacia qué dirección tirar. Por eso es fácil que esté en continuo movimiento.

2. Conocen sus fortalezas, pero también sus debilidades

Pero estas personas no solamente conocen sus necesidades y sus deseos, sino que saben cuáles son sus fortalezas y sus debilidades, lo que es positivo siempre y cuando uno acepte sus propias debilidades y se centre en sus fortalezas para poder avanzar. Esto es clave porque ayuda a trazar el camino y no estancarse en aquellas debilidades que uno posee.

3. Tienen metas a largo plazo

Conocerse a uno mismo en todos los sentidos es el primer paso para saber cuáles son las metas que uno quiere perseguir y qué objetivos se tienen en la vida, y visualizar un futuro que una persona desea es esencial para estar motivado y para saber la dirección en la que uno quiere tirar. Las personas proactivas tienen metas a largo plazo.

4. Pero también a corto plazo: viven el presente

Sin embargo, uno no puede solamente tener metas a largo plazo, porque para conseguir grandes objetivos hay que ir paso a paso. Esto solamente puede lograrse si, además de los objetivos a largo plazo se tienen objetivos a corto y medio plazo. Vivir el presente es necesario para no sentirse frustrado y para avanzar en el camino que uno mismo se marca.

5. Autoconfianza alta

La autoconfianza es un concepto sobre el cual teorizó Albert Bandura, un psicólogo que propuso la Teoría del Aprendizaje Social. Según éste, las creencias de autoconfianza o autoeficacia determinan en gran medida nuestro éxito y nuestra motivación, puesto que son las valoraciones que hacemos de nuestras capacidades o habilidades respecto a una tarea o actividad en concreto. Las personas proactivas gozan de una confianza alta en sí mismo, lo que les ayuda a superar los obstáculos que se presentan en el día a día.

6. Capacidad de planificación

Las personas proactivas son aquellas que no esperan a que las cosas sucedan, sino que salen a buscarlas. Para ello, tienen objetivos y planifican los pasos a seguir para conseguirlos. Una buena planificación evita la frustración y ayuda a dar feedback, lo que permite estar motivado a lo largo del proceso de adquisición de metas.

7. Se automotivan

Y es que la proactividad tiene mucho que ver con la motivación. Ser una persona que sabe motivarse es clave para no ceder ante las situaciones difíciles. La automotivación es uno de los componentes de la inteligencia emocional, y es una capacidad que tienen algunas personas para proporcionarse autointerés y el empuje necesario incluso de las situaciones difíciles y frente a las adversidades.

8. No temen a la incertidumbre ni al cambio

El miedo a la incertidumbre es uno de los principales miedos que puede experimentar el ser humano. Este miedo puede ser realmente incapacitante e interfiere en el crecimiento personal de un sujeto. De hecho, es considerado una creencia limitante y puede hacer que una persona no pase a la acción a pesar de desear algo con todas sus fuerzas.

9. Viven fuera de su zona de confort

El miedo a la incertidumbre puede llevar a una persona a vivir en la zona de confort. Un espacio psicológico en el cual un individuo se siente más cómodo y seguro, pues la incertidumbre puede producir muchas veces ansiedad por lo desconocido. Las personas proactivas no temen vivir lejos de la zona de confort y, además, les gusta experimentar con cosas nuevas.

10. Valoran diferentes alternativas y solucionan problemas

Algunos individuos suelen evitar el hacer frente a los problemas, porque de esta manera creen que evitan el malestar. Las personas proactivas, en cambio, miran las situaciones difíciles de frente y buscan soluciones a los problemas que ocurren en su día a día. De hecho, tienen una gran capacidad de plantear diferentes alternativas a la hora de dar soluciones.

11. Aprenden de los errores

Las personas proactivas aprenden de los errores, porque piensan que estos son oportunidades para crecer. La vida tiene momentos buenos y momentos malos, pero de nada sirve quedarse anclado en el pasado y lamentándose por las situaciones que no salen como deseábamos. Para seguir adelante, es necesario aceptar y tratarse a uno mismo con compasión.

12. Son persistentes

Las personas persistentes son aquellas que superan los obstáculos que se encuentran en el camino, que siguen al pie del cañón a pesar de las adversidades. Trabajan duro hasta lograr el éxito, es decir, que siempre están en movimiento y no se paran. La persistencia es una de las claves del éxito. Sin duda, hay una estrecha relación entre ser persistente y ser proactivo.