Muchas personas tenemos bien presentes algunas ventajas que puede tener el aprendizaje de nuevos idiomas. La mayoría de estos puntos fuertes, sin embargo, están relacionados con la aplicación de las competencias lingüísticas que se han adquirido durante este proceso. 

Ventajas de hablar varias lenguas (¡ser polilingüe es bueno!)

A pesar de eso, algunos estudios científicos sugieren que gran parte de estas ventajas del bilingüismo podrían encontrarse más allá del ámbito de las lenguas. Concretamente, parece ser que el simple ejercicio del aprendizaje y habla de varias lenguas hace que nuestros cerebros sean más funcionales, útiles o habilidosos en algunos aspectos. Estos son cuatro de los motivos por los que es bueno dominar más de un idioma:

1. Favorece la creatividad

Por un lado, hay evidencias científicas que podrían indicar que el bilingüismo afecta positivamente en el desarrollo de una mente creativa. Esto podría explicarse porque el hecho de pensar desde dos o más maneras de codificar nuestras representaciones mentales favorece la aparición de un tipo de pensamiento no lineal, es decir, creativo. Esta especie de pensamiento “lateral” se caracteriza por dar saltos más allá de un único esquema cognitivo; esquema que permite nuestra percepción del mundo pero también la hace más hermética y cerrada en sí misma.

2. Mejora el control atencional

Paralelamente, en otro estudio se señala que el bilingüismo ayuda a moldear un cerebro con mayor capacidad para prestar atención a lo importante e inhibir las distracciones, de igual modo que permite cambiar con relativa facilidad de un objeto de atención a otro. Esto puede traducirse también en mayores facilidades para llegar a un buen nivel de rendimiento en cualquier actividad voluntaria, especialmente si se realiza en un entorno complejo y cambiante. Es posible que esta mejora de la gestión atencional se deba al continuo ejercicio de “filtrado” que las personas bilingües tienen que hacer cuando pueden dar a entender una idea con un repertorio muy amplio de palabras en varios idiomas.

3. Mitiga los síntomas de la demencia

También hay datos que avalan la capacidad del cuerpo bilingüe para retrasar y aplacar los síntomas de la demencia. Si bien la demencia supone la degradación de tejido cerebral, el hecho de haber dominado varios idiomas crea circuitos neuronales alternativos que, en ausencia de las conexiones que han ido desapareciendo por la demencia, pueden ayudar a mantener un nivel de adaptación al exterior durante más tiempo.

4. Mejora el control de las tareas ejecutivas

Finalmente, hay evidencias acerca de un mejor control sobre tareas novedosas que tienen que ser solucionar mediante el razonamiento. Los bilingües tienen mayor facilidad para enfrentarse a problemas que sólo se pueden resolver mediante la aplicación de reglas nuevas, es decir, para realizar actividades que no son lo suficientemente familiares para que nuestro cerebro las haya automatizado. En este estudio en concreto, los bilingües mostraron un mayor rendimiento resolviendo problemas matemáticos con los que estaban poco familiarizados.