Actividades de desarrollo personal recomendables. Unsplash.

En la planificación estratégica personal de nuestras vidas debe haber espacio para involucrarnos en todas las áreas que nos acerquen al cumplimiento de nuestras metas personales y profesionales.

Así, las actividades de desarrollo personal son fundamentales para ayudarnos incentivar en nosotros mismos la adquisición de nuevas habilidades y recursos necesarios para afrontar otros aspectos de nuestra vida, en este artículo revisaremos algunas buenas alternativas.

¿Qué son actividades de desarrollo personal?

Estas actividades hacen referencia a todas aquellas acciones que emprendemos con la finalidad de obtener una mejoría a nivel personal, en cualquier área de interés para nosotros. Son actividades que nos ayudan a ampliar nuestro ámbito de actuación en relación a las experiencias de nuestra vida cotidiana.

No necesariamente deben ser actividades formales, como asistir a un curso o seminario sobre una temática específica. El desarrollo personal puede alcanzarse desde la comodidad de nuestra casa, o saliendo a hacer actividades de recreación que estén relacionadas con temas que puedan nutrirnos a nivel individual.

El abanico de alternativas que existe en cuanto a las actividades de desarrollo personal es bastante variado, dependiendo de los intereses de cada uno de nosotros. Pueden desarrollarse mediante la lectura, el cine, la práctica de alguna disciplina deportiva, la meditación, el yoga, etc.

¿Cómo sacar provecho de estas actividades?

En las próximas líneas vamos a repasar un listado de actividades para el desarrollo personal, y veremos cómo podríamos sacar el máximo provecho de ellas.

1. Ir al cine

Ir al cine puede resultar una actividad de desarrollo personal, dependiendo de algunos factores a considerar; hará falta asegurarnos de que la película que vamos a ver trate algún tema de interés, que pueda generar un cambio real en el espectador y favorezca que adoptemos otras perspectivas sobre la vida o sobre partes de esta.

2. El hábito de la lectura

Cuando desarrollamos el hábito de la lectura estamos abriendo las puertas de un universo completamente diseñado para el desarrollo personal. Y es que el simple hecho de leer ya nos está exponiendo a nuevas maneras de pensar, siempre que se trate de lecturas con valor artístico o filosófico.

Leer fortalece nuestros procesos cognitivos; es por ello que se dice que la lectura es el gimnasio de la mente. Los clásicos de la literatura resultan siempre una buena alternativa para potenciar nuestros recursos personales, y acrecentar el conocimiento en temas de cultura general. Leer un buen libro es la mejor actividad de desarrollo personal que tenemos a disposición en cualquier lugar.

3. Hacer deporte

El entrenamiento físico hace que nuestro cerebro segregue las conocidas hormonas de la felicidad (endorfina, oxitocina, dopamina, serotonina) las cuales contribuyen a que mantengamos un estado anímico saludable y estemos más dispuestos a realizar nuestras otras metas con la mejor disposición.

Lo ideal es tener una rutina de ejercicios diseñada para nuestro tipo de cuerpo, y así garantizar que el aporte del entrenamiento estará siendo el adecuado para nosotros. El ejercicio físico aporta seguridad y confianza a nuestra personalidad.

4. Actividades al aire libre

Realizar actividades en exteriores nos aporta un grado de cercanía con la naturaleza que siempre viene bien para aumentar nuestra relación con el medio ambiente que nos rodea, y aprender a valorar más las cosas simples que tenemos en nuestra vida cotidiana.

Actividades como el yoga, el Mindfulness o simplemente salir a correr unos minutos al día pueden resultar beneficiosas para disfrutar de momentos de calma en los que desconectar.

5. Voluntariado

Las actividades que realices como voluntario para una buena causa servirán de combustible para aumentar tus virtudes personales. Por ejemplo, la propensión a la empatía se verá incrementada a medida que te vayas involucrando más en este tipo de actividades por el bien común, pero que también aportan al bien personal.

6. Viajar

Los viajes que realices a lo largo de tu vida funcionarán como una colecta de experiencias vividas en cada uno de esos lugares a donde llegues. Dependerá de ti el aprovechar esas experiencias al máximo; conoce personas, visita lugares célebres e infórmate sobre sus historias, etc. Es, además, una de las actividades de desarrollo personal más estimulantes, ya que nos expone a situaciones a las que no estamos acostumbrados.

7. Trabajo como forma de crecimiento personal

El trabajo no tiene por qué ser únicamente una forma de subsistencia económica, también puede resultar ser una buena actividad de crecimiento personal; ese sería el mejor de los escenarios.

Si buscarnos la manera de trabajar en algo que nos guste y nos genere una motivación significativa, entonces vamos a tener las ganas de adquirir los conocimientos necesarios para seguir creciendo profesionalmente, lo que a su vez también resulta una manera de crecimiento personal.

Referencias bibliográficas:

  • Maslow, A. (1943). A theory of human motivation, Psychological Review, 50.
  • Rogers, C. R. (1995). On becoming a Person: A Therapist's View of Psychotherapy, editor Houghton Mifflin Harcourt.