Maneras de reconocer a las personas con baja autoestima. Unsplash.

Los psicólogos están entrenados para reconocer inmediatamente los indicadores que señalan que un paciente posee baja autoestima. Pero... ¿qué hay de la gente común, que no cuenta con mayores estudios en psicología?

Ya sea que empieces a salir con alguien o que hayas cambiado de trabajo y ahora tengas un nuevo jefe, o quieras hacer nuevas amistades, aquí te dejo varios consejos sencillos que te ayudarán a identificar cuándo una persona tiene baja autoestima, para que estés prevenido y mejor parado ante la eventual emergencia de cualquier conflicto.

Cómo identificar a alguien con baja autoestima

Estos son algunas de las características que permiten reconocer a alguien con baja autoestima.

1. Sesgo pesimista sobre sí mismos

Las personas con baja autoestima, por definición, tienen una pobre opinión de sí mismos. Eso los lleva a creer que los demás los ven como ellos mismos se ven, de una forma muy desfavorable. Dan por sentado que si se sienten poco inteligentes, interesantes o atractivos, es porque necesariamente son poco inteligentes, interesantes o atractivos.

Pierden de vista que su propia opinión negativa no es la realidad, sino tan solo una opinión posible entre tantas otras. Pero claro, como esta idea es producto de su propio pensamiento, y el pensamiento es un proceso invisible, terminan por confundir lo que ellos creen con lo que creen los demás.

"La gente se da cuenta de que soy tonta", me decía una paciente. "Esa opinión es suya, no sabemos lo que piensan los demás", le respondí. "Podríamos preguntarles".

Pongo este punto en primer lugar porque es sobre el que se apoyan los que siguen a continuación.

2. Búsqueda de validación externa

Quienes tienen baja autoestima necesitan elogios y halagos como el aire que respiran. En este sentido, son demandantes y sumamente sensibles. Invierten grandes esfuerzos buscando en los demás algo de reconocimiento que los haga sentir un poco mejor.

En una ocasión, escuché a una chica decirle a quien parecía ser su interés romántico: "Soy la persona más fea del mundo". Estaba buscando, sin duda, que el chico le responda algo así como: “Para nada. He conocido personas mucho más feas que vos”.

Para alguien con la autoestima deteriorada, un comentario como ese puede representar un gran consuelo y aliciente.

3. Tendencia a la personalización y a las auto-referencias

Las personas que pasan por esta manera de percibir la realidad atribuyen malevolencia a las otras personas cuando las cosas no salen como ellas esperaban. Se convencen de que los demás buscan perjudicarlas a propósito, incluso en casos ambiguos o en ausencia de razones de peso para pensar algo así.

Cuando esto pasa, típicamente responden de dos maneras opuestas y estereotipadas: se angustian y deprimen, o bien se ponen a la defensiva y luego contraatacan. Una tercera opción combina las dos anteriores.

"¿Cree que usted tiene alguna cuota de responsabilidad en lo que pasó?", le pregunté a un paciente que acababa de relatarme una discusión con su pareja.

"¿Me está diciendo que yo tengo la culpa de todo?" me respondió, visiblemente enojado.

4. Comentarios extremos sobre sus virtudes

Otra característica típica de estas personas es que se descalifican con frecuencia, o por el contrario exageran y engrandecen sus propios logros, sobre todo cuando estos son pequeños o poco relevantes.

Se los reconoce fácilmente cuando se los escucha hablar de su profesión o trabajo, al que llegan a considerar de una trascendencia inusitada o en ocasiones la panacea misma. Necesitan creer eso para sentir que ocupan un lugar importante en el mundo.

No hace mucho, escuché a dos astrólogas discutir en un programa de televisión.

"La astrología es una ciencia", aseguraba con vehemencia una de ellas. "No, no lo es. Es tan solo una disciplina, pero no una ciencia", decía la otra, visiblemente más relajada. "Te digo que si, ¡es una ciencia! ¡Toda mi vida me dediqué a la astrología y te digo que es una ciencia!".

Ahora adivine el lector cuál de las dos mujeres tiene una baja autoestima y cuál una autoestima sólida.