Friedrich Engels fue un célebre sociólogo, filósofo y periodista alemán nacido durante el año 1820, en lo que antiguamente era Prusia.

Este sociólogo junto con su amigo y colaborador Karl Marx, fue uno de los principales ideólogos de lo que hoy conocemos como Socialismo y Comunismo. No en vano, Engels ayudó a escribir el famoso libro titulado como “El Manifiesto Comunista” y apoyó económicamente a Marx para que pudiese escribir su otra gran obra, “El Capital”.

Durante su vida siempre estuvo relacionado con gente partidaria de su misma ideología y además combatió activamente en la lucha de clases, siendo uno de los mayores líderes políticos de La Primera Internacional.

Grandes frases célebres de Friedrich Engels

Muchos habréis escuchado hablar mucho sobre él o habréis leído alguno de sus libros, pero, ¿os gustaría conocer las frases más relevantes que dijo o escribió durante toda su vida?

A continuación encontrarás una selección de las 85 mejores frases de Friedrich Engels, posiblemente uno de los sociólogos más relevantes de la historia.

1. Un pueblo que oprime a otro pueblo no puede ser libre.

La libertad de los pueblos debe ser siempre inseparable de todos ellos.

2. Cuando sea posible hablar de libertad, el Estado como tal dejará de existir.

Para poder tener una completa libertad, el Estado, sin duda, debe dejar de existir. Pues el Estado de una forma u otra siempre ostenta algún tipo de control sobre nosotros.

3. Una onza de acción vale una tonelada de teoría.

Para que una idea se convierta en una realidad, la acción siempre será necesaria.

4. Un cambio en la cantidad también implica un cambio en la calidad.

Si deseamos crear un producto y distribuirlo a gran escala, la calidad siempre se verá comprometida.

5. El ejecutivo del Estado moderno no es más que un comité para administrar los asuntos comunes de toda la burguesía.

Como vemos en esta cita Engels, pensaba que el poder político siempre pertenecía de alguna manera a la burguesía.

6. En realidad, cada imagen mental del sistema mundial está y permanece limitada, objetivamente por la situación histórica y subjetivamente por la constitución física y mental de su autor.

El funcionamiento de la sociedad es tan complicado, que nunca entenderemos completamente cómo este funciona. Siempre habrá algún matiz que se nos escape.

7. El proletariado utiliza al Estado no en interés de la libertad, sino para reprimir a sus adversarios, y tan pronto como sea posible hablar de libertad, el Estado como tal deja de existir.

Engels era partidario de que una vez que la clase obrera tuviese el control sobre el Estado, esta debería disolverlo. Pues el Estado era visto por este sociólogo como una gran herramienta de control.

8. Todo debe justificar su existencia ante el tribunal de la Razón, o renunciar a su existencia.

Gracias al poder de la razón, la sociedad humana ha podido evolucionar enormemente con el paso de los años. La colaboración de los filósofos siempre ha sido crucial, desde los inicios de la civilización occidental.

9. Algunas leyes estatales destinadas a frenar el crimen son aún más criminales.

La ley puede ser manipulada por el poderoso para que ésta siempre le sea beneficiosa, esto es algo que en la actualidad también suele suceder.

10. Sin análisis, no hay síntesis.

Para poder llegar a entender plenamente cualquier asunto, deberemos tener primero una gran información sobre él.

11. El desarrollo libre de cada uno es la condición para el desarrollo libre de todos.

Todos debemos tener el mismo derecho a la educación, pues esta educación nos permitirá prosperar en el futuro.

12. El trabajo es la fuente de toda riqueza, afirman los economistas políticos. Y realmente es la fuente, junto a la naturaleza, que les proporciona el material que convierte en ricos. Pero es infinitamente más que esto. Es la condición básica principal para toda la existencia humana, y esto hasta tal punto que, en cierto sentido, tenemos que decir que el trabajo creó al hombre mismo.

Desde la creación de las primeras ciudades Estado y la aparición de la agricultura, el trabajo siempre ha acompañado al hombre.

13. Desde el primer día hasta este momento, la avaricia fue el espíritu impulsor de la civilización.

El afán por poseer riqueza, sin duda, hizo que el sistema económico cogiera una gran velocidad. Sin este afán, la economía internacional actual no sería posible.

14. Abandoné la compañía y las cenas, el vino de oporto y el champán de las clases medias, y dediqué mis horas de ocio casi exclusivamente a la relación sexual con simples hombres que trabajaban; Estoy contento y orgulloso de haberlo hecho. Me alegro, porque así me indujeron a pasar muchas horas felices para obtener un conocimiento de las realidades de la vida, muchas horas, que de lo contrario se habrían desperdiciado en conversaciones de moda y etiqueta cansada; orgulloso, porque así tuve la oportunidad de hacer justicia a una clase de hombres oprimidos y calumniados que, con todas sus faltas y bajo todas las desventajas de su situación, aún tienen el respeto de todos menos de un traficante de dinero inglés.

Una cita realmente curiosa de Engels, que nos brinda la oportunidad de conocer aspectos realmente íntimos sobre él.

15. Toda la historia ha sido una historia de luchas de clases entre clases dominadas en varias etapas del desarrollo social.

Desde que la economía cobró importancia durante las primeras civilizaciones, la lucha de clases siempre ha estado presente de una forma u otra.

16. Tal como Marx solía decir acerca de los marxistas franceses de finales de los setenta: todo lo que sé es que no soy marxista.

No debemos dejar que nos encasillen, durante toda nuestra vida siempre podemos evolucionar y cambiar de opinión. Nuestra perspectiva siempre puede variar con el paso de los años.

17. En este sentido, la teoría de los comunistas se puede resumir en una sola frase: Abolición de la propiedad privada.

Para los comunistas, la propiedad privada no tenía razón de ser, esta debía pasar después de la revolución a manos del Estado.

18. La emancipación de la mujer solo será posible cuando la mujer pueda participar en la producción a gran escala, y el trabajo doméstico ya no reclame más que una cantidad insignificante de su tiempo.

Durante el siglo XIX la mujer tenía un rol muy determinado, siendo sus principales tareas el cuidado del hogar y la supervisión los hijos.

19. Es un hecho curioso que con cada gran movimiento revolucionario la cuestión del amor libre se ponga en primer plano.

El amor siempre ha sido muy importante para todos los seres humanos. Como vemos, este sueño del amor libre no nació durante los años 60 con Los Beatles.

20. No tenemos compasión y no le pedimos compasión. Cuando llegue nuestro turno, no vamos a poner excusas para el terror. Pero los terroristas reales, los terroristas por la gracia de Dios y la ley, son en la práctica brutales, desdeñosos y mezquinos, en teoría cobardes, secretos y engañosos, y en ambos sentidos son de mala reputación…

Marx firmó junto con Engels una carta en la cual estaban escritas estas duras frases, sin duda, estaban totalmente dispuestos a llegar hasta el final con sus ideas.

21. La naturaleza es la prueba de la dialéctica, y para la ciencia moderna debe decirse que ha proporcionado esta prueba con materiales muy ricos que aumentan a diario.

La explotación de la naturaleza siempre ha generado una gran fuente de riqueza, para el sistema capitalista el beneficio siempre ha sido el objetivo primordial.

22. Toda la historia pasada fue la historia de las luchas de clases; que estas clases guerreras de la sociedad son siempre el producto de los modos de producción y de intercambio.

La lucha de clases ha pasado desapercibida durante mucho tiempo, pues el poderoso siempre ha buscado tener un gran control sobre el pobre tanto físico como intelectual.

23. La manera en que la sociedad moderna trata a la vasta masa de los pobres es verdaderamente escandalosa. Son llevados a grandes ciudades donde respiran un aire más asqueroso que en el campo que les queda.

Con la revolución industrial el pobre pasó de vivir en el campo, a vivir confinado en espacios muy reducidos dentro de las grandes ciudades. La calidad de vida de estos, sin duda, se vio gravemente mermada con este cambio.

24. La libertad no consiste en una independencia soñada de las leyes naturales, sino en el conocimiento de estas leyes, y en la posibilidad que esto conlleva de hacerlas trabajar sistemáticamente hacia fines definidos.

Todos debemos poner de nuestra parte para que la sociedad consiga mejorar, la evolución depende de todos nosotros tanto ricos como pobres.

25. En lugar de la vieja sociedad burguesa, con sus clases y antagonismos de clase, tendremos una asociación en la que el libre desarrollo de cada uno es la condición para el libre desarrollo de todos.

Todos debemos poseer los mismos derechos dentro de la sociedad, el poder que otras personas poseen no tiene que llegar a perjudicar nuestro nivel de vida.

26. La gente piensa que ha dado un paso extraordinariamente audaz cuando se ha librado de la creencia en la monarquía hereditaria y ha jurado por la república democrática.

Como vemos, la república no era vista con buenos ojos por Engels, el Estado siempre sería igual de opresor indistintamente de quien ostentara el poder.

27. Por burguesía se entiende la clase de capitalistas modernos, propietarios de los medios de producción social y empleadores de trabajo asalariado. Por proletariado, la clase de trabajadores asalariados modernos que, al no tener medios de producción propios, se ven obligados a vender su fuerza de trabajo para poder vivir.

Una frase que nos explica perfectamente la visión que tenía Engels sobre el funcionamiento de la sociedad. Una forma de pensar que, sin duda, muchos de nosotros compartimos en la actualidad.

28. El poder político, propiamente dicho, es simplemente el poder organizado de una clase para oprimir a otra.

El poderoso siempre oprime al débil, esto es algo que siempre se ha dado durante toda la historia. Incluso en la época de las antiguas cavernas, el más fuerte siempre tenía la voz cantante.

29. Los antiguos filósofos griegos eran todos dialécticos naturales y Aristóteles, el intelecto más enciclopédico entre ellos, ya había analizado las formas más esenciales del pensamiento dialéctico.

Engels supo inspirarse en los mejores pensadores, para poder llegar a desarrollarse intelectualmente.

30. En una guerra popular, los medios utilizados por la nación insurgente no pueden medirse por las reglas comúnmente reconocidas de guerra regular, ni por ninguna otra norma abstracta, sino por el grado de civilización que alcanzó esa nación insurgente.

El bando vencedor de una guerra, no tiene por qué ser el más positivo para la sociedad en su conjunto. Las guerras son, sin duda, situaciones totalmente indeseables.

31. Encontramos dos grandes pandillas de especuladores políticos, que alternativamente toman posesión del poder estatal y lo explotan con los fines más corruptos: la nación es impotente contra estos dos grandes carteles de políticos que son aparentemente sus servidores, pero en realidad dominan y saquean eso.

Esta frase nos habla muy bien sobre el llamado bipartidismo, una situación en la que ambas decisiones son igual de contraproducentes.

32. Las ideas a menudo se encienden, como chispas eléctricas.

Las ideas pueden surgir en cualquier momento, debemos saber aprovecharlas. Llevar con nosotros papel y lápiz puede ayudarnos a que ninguna se nos olvide.

33. Un día, sin duda, ‘reduciremos’ el pensamiento experimentalmente a movimientos moleculares y químicos en el cerebro; ¿Por eso se agota la esencia del pensamiento?

El cerebro es una máquina biológica realmente compleja, la cual no llegamos a entender en su plenitud. Quizás el cerebro sea el órgano más misterioso del ser humano.

34. Así como Darwin descubrió la ley de la evolución en la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley de la evolución en la historia humana; descubrió el simple hecho, hasta ahora oculto por un crecimiento excesivo de la ideología, de que la humanidad debe comer y beber, tener refugio y ropa, antes de que pueda dedicarse a la política, la ciencia, la religión, el arte, etc.

El ser humano trató en primera instancia asegurar sus recursos más esenciales, a partir de que logró este hecho comenzó a desarrollar su intelecto de forma mucho más acelerada.

35. El Estado no es abolido, se marchita.

Según Engels, llegado el momento propicio, el Estado dejaría de ser necesario para nuestra sociedad.

36. La libertad es el reconocimiento de la necesidad.

Para poder ser libres, primero debemos ser conscientes de la necesidad que tenemos de serlo. La mejor jaula es la que el animal no puede percibir.

37. El Estado no es más que un instrumento de opresión de una clase hacia otra, no lo es menos en una república democrática que en una monarquía.

Indiferentemente de quién dirija un país, sus acciones siempre favorecerán a los ricos y poderosos. Pues el poderoso siempre tiene los medios necesarios para poder influenciar a cualquier dirigente.

38. ¿Nos acusan de querer detener la explotación de niños por parte de sus padres? A este crimen nos declaramos culpables.

Los niños, sin duda, no deben trabajar, la niñez debería ser solo para jugar y poder desarrollarnos intelectualmente.

39. Lo que cada individuo quiere está obstruido por todos los demás, y lo que surge es algo que nadie quiso.

Todo bien material necesita forzosamente del trabajo humano para poderse construir o elaborar. Nuestros deseos materiales pasarán muy probablemente por la explotación laboral de terceros.

40. La abolición de la propiedad privada se ha vuelto no solo posible sino absolutamente necesaria... El resultado solo puede ser la victoria del proletariado.

En el sistema comunista la propiedad privada debía ser eliminada, todo debía ser posible en aras de una inminente victoria de la clase obrera.

41. Todo lo que es real en la historia humana se vuelve irracional en el proceso del tiempo.

El tiempo lo cambia todo, cambia a las personas, los gustos, las modas y cambia a la misma sociedad desde su base.

42. El cristianismo, especialmente el protestantismo, es la religión adecuada a una sociedad en la que predomina la producción de mercancías.

Según este afamado sociólogo, el protestantismo era posiblemente la mejor religión que el capitalismo podía poseer.

43. El infinito matemático se da en la realidad... Tenemos, pues, un infinito no sólo de primero sino además de segundo grado y podemos dejar a cargo de la imaginación de los lectores la construcción de nuevos infinitos de un grado más elevado en el espacio.

En esta cita, Engels nos habla sobre el concepto de infinito, un concepto que hipotéticamente puede darse en la naturaleza pero del cual aún no estamos completamente seguros.

44. La religión no es más que un reflejo fantástico, en las cabezas de los hombres, de los poderes externos que dominan su existencia cotidiana. Un reflejo en el cual las fuerzas terrenas cobran forma de supraterrenas.

El hombre siempre ha buscado respuestas a sus preguntas y la religión le brindó en su momento unas respuestas que él podía llegar a entender.

45. Toda la historia de la sociedad humana, hasta la actualidad, es una historia de lucha de clases.

La lucha de clases siempre ha estado presente en la vida del ser humano, pero ésta siempre había pasado desapercibida debido a su complejidad.

46. Tiemblen, si quieren, las clases gobernantes, ante la perspectiva de una revolución comunista. Los proletarios, con ella, no tienen nada que perder, como no sea sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo entero que ganar.

La revolución era una idea sumamente romántica, la cual prometía una vida mejor para los más pobres y desamparados de la sociedad.

47. La lógica del pensamiento tiene que acudir siempre en ayuda de la insuficiencia del conocimiento.

Como dijo Francis Bacon, el conocimiento es poder, gracias a él podremos mejorar nuestra vida y la de los demás.

48. El rápido progreso de la civilización fue atribuido exclusivamente a la cabeza, al desarrollo y a la actividad del cerebro.

El intelecto humano siempre ha sido un aspecto vital, sobre todo para el correcto desarrollo de nuestra sociedad.

49. La mano del hombre ha alcanzado ese grado de perfección que la ha hecho capaz de dar vida, como por arte de magia, a los cuadros de Rafael, a las estatuas de Thorwaldsen y a la música de Paganini.

El ser humano ha demostrado tener un gran don para las artes, pues desde la antigüedad siempre ha sido capaz de maravillarnos con sus maravillosas obras.

50. Primero el trabajo, luego y con él la palabra articulada, fueron los dos estímulos principales bajo cuya influencia el cerebro del mono se fue transformando gradualmente en cerebro humano.

Desde la creación de las primeras herramientas, el ser humano nunca ha dejado de trabajar, nuestro cerebro parece necesitar actividad constante para poder desarrollarse.

51. Los terrores son, en su mayor parte, inútiles crueldades cometidas por miedo.

Los mayores horrores siempre han sido fruto de las propias personas, no debemos dejarnos llevar nunca por el miedo ni por terceros.

52. Nosotros, por nuestra carne, nuestra sangre y nuestro cerebro, pertenecemos a la naturaleza, nos encontramos en su seno, y todo nuestro dominio sobre ella consiste en que, a diferencia de los demás seres, somos capaces de conocer sus leyes y de aplicarlas.

Sin duda, el ser humano posee un mayor conocimiento del medio natural y sabe aprovechar mucho mejor sus recursos que ninguna otra especie animal.

53. Lo único que pueden hacer los animales es utilizar la naturaleza exterior y modificarla por el mero hecho de su presencia en ella. El hombre, en cambio, modifica la naturaleza y la obliga así a servirle, la domina.

El ser humano ha llegado a pensar que puede dominar los elementos, una forma de pensar que nos ha salido sumamente cara en más de una ocasión.

54. La forma en que la gran masa de los pobres son tratados por la sociedad moderna es verdaderamente escandalosa.

Los pobres siempre han sido maltratados y ninguneados, pero esto debe cambiar. Todas las personas merecemos poseer los mismos derechos y obligaciones, siendo el respeto, la principal de las premisas.

55. La clase obrera británica se va aburguesando cada vez más, de suerte que esta nación, la más burguesa de todas, parece tender a crear eventualmente una aristocracia burguesa y un proletariado burgués.

Con la llegada de la prosperidad, la clase obrera y la clase burguesa encuentran similitudes entre sí, unas similitudes que llegada una crisis financiera desaparecerán inmediatamente.

56. Marx era, ante todo, un revolucionario.

Engels y Marx creían firmemente en que la sociedad podía ser mejor para todos sus ciudadanos, una idea que, sin duda, muchos de nosotros compartimos a día de hoy.

57. Gracias a la cooperación de la mano, de los órganos del lenguaje y del cerebro, no sólo en cada individuo, sino también en la sociedad, los hombres fueron aprendiendo a ejecutar operaciones cada vez más complicadas, a plantearse y a alcanzar objetivos cada vez más elevados.

El ser humano es, sin duda, una especie increíble, nadie sabe dónde llegará con su continuo desarrollo.

58. Hace falta una revolución que transforme por completo el modo de producción existente hasta hoy día y, con él, el orden social vigente.

Una posible revolución podía acabar desembocando en una reforma comunista, algo que Engels deseaba fervientemente.

59. El trabajo es la condición básica y fundamental de toda la vida humana. Y lo es en tal grado que, hasta cierto punto, debemos decir que el trabajo ha creado al propio hombre.

El trabajo es una parte esencial en la vida de todas las personas, gracias a él muchos de nosotros descubrimos quiénes somos realmente y hasta dónde queremos llegar.

60. El trabajo comienza con la elaboración de instrumentos.

Con la creación de las primeras herramientas surgieron los primeros artesanos, creando con ello, además, el primer oficio.

61. Una revolución es un fenómeno natural gobernado por leyes físicas diferentes de las reglas que rigen el desarrollo de la sociedad en tiempos normales.

Una revolución siempre se produce por una serie de acontecimientos previos, sin estos acontecimientos, la revolución no tendría razón de ser.

62. La concepción materialista de la Historia parte de la preposición de que la producción de los medios para el sostenimiento de la vida humana, y, después de la producción, el cambio de las cosas producidas, constituyen la base de toda la estructura social.

El capitalismo centra todo el desarrollo de su sociedad en la producción, distribución y comercialización de sus productos. El materialismo en este sistema es vital para su supervivencia.

63. Tanta prudencia se necesita para gobernar un imperio, como una casa.

Una frase sencilla y directa. Para gobernar un país es necesaria una gran dosis de prudencia.

64. La monogamia no aparece de ninguna manera en la historia como una reconciliación entre el hombre y la mujer.

Engels no era partidario de la monogamia, a lo largo de su vida se habló negativamente sobre ella en más de una ocasión.

65. Pero al mismo tiempo inaugura, juntamente con la esclavitud y con las riquezas privadas, aquella época que dura hasta nuestros días y en la cual cada progreso es al mismo tiempo un regreso relativo y el bienestar y el desarrollo de unos verificarse a expensas del dolor y de la represión de otros.

La sociedad parecía haber sido injusta desde sus comienzos. Engels decidió dedicar todos sus esfuerzos a la lucha de clases, siendo su contribución esencial en el futuro empoderamiento del proletariado.

66. La alianza entre el gobierno y la Bolsa se realiza con tanta mayor facilidad, cuanto más crecen las deudas del Estado y más van concentrando en sus manos las sociedades por acciones, no sólo el transporte, sino también la producción misma, haciendo de la Bolsa su centro.

La manipulación de la economía por parte del Estado, era según este afamado sociólogo, algo sumamente evidente.

67. La venta de los hijos por el padre: ¡Éste fue el primer fruto del derecho paterno y de la monogamia!

Una frase muy dura y también completamente cierta, en la antigüedad los padres eran capaces de vender a sus propios hijos a cambio de comida.

68. Dueños de la fuerza pública y del derecho de recaudar los impuestos, los funcionarios, como órganos de la sociedad, aparecen ahora situados por encima de ésta.

Los funcionarios siempre han ostentado una posición social relevante, siendo estos vistos con muy malos ojos por parte de algunos pensadores.

69. Según Bachofen no fue el desarrollo de las condiciones reales de existencia de los hombres, sino el reflejo religioso de esas condiciones en el cerebro de ellos, lo que determinó los cambios históricos en la situación social recíproca del hombre y de la mujer.

La religión siempre ha sido determinante en el papel que han adoptado los hombres y las mujeres en la sociedad, atribuyendo muchas veces estos papeles de forma totalmente arbitraria según su propio interés.

70. El heterismo es una institución social como otra cualquiera y mantiene la antigua libertad sexual... en provecho de los hombres. De hecho no sólo tolerado, sino practicado libremente, sobre todo por las clases dominantes, repruébase la palabra.

Engels era un gran defensor de las libertades sexuales individuales, algo que, sin duda, no era muy común en aquellos tiempos.

71. Las clases sociales del siglo IX no se habían formado con la decadencia de una civilización agonizante, sino entre los dolores de parto de una civilización nueva.

El siglo IX fue un momento de inflexión, la sociedad entró en un periodo de modernización el cual cambió la forma de vivir de las personas para siempre.

72. El rasgo característico del período de la barbarie es la domesticación y cría de animales y el cultivo de las plantas.

Puede que consideremos bárbaros a nuestros antepasados, pero la cría de ganado que ellos desarrollaron y la agricultura sentaron las bases de la sociedad moderna.

73. La monogamia fue un gran progreso histórico.

La monogamia instaurada por la iglesia acortó los derechos de las personas. Pero también previno una posible crisis sanitaria.

74. El derrocamiento del derecho materno fue la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo.

El papel de las mujeres no era igual de relevante que el de los hombres, además ellos poseían la custodia total sobre todos sus hijos.

75. El primer antagonismo de clases que apareció en la historia coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer en la monogamia.

Engels veía similitudes entre la lucha de clases y la lucha entre géneros, siendo el sistema de patriarcado algo con lo que también el socialismo debía acabar.

76. En la naturaleza nada ocurre en forma aislada. Cada fenómeno afecta a otro y es, a su vez, influenciado por éste; y es generalmente el olvido de este movimiento y de ésta interacción universal lo que impide a nuestros naturalistas percibir con claridad las cosas más simples.

En la naturaleza cualquier pequeño cambio puede tener una gran repercusión, nada pasa en el medio ambiente sin tener un motivo de peso a sus espaldas.

77. Desde el punto y hora en que se fundó, lo observamos en la forma intermedia de la familia patriarcal, que surgió en aquel momento. Lo que caracteriza, sobre todo, a esta familia no es la poligamia, de la cual hablaremos luego, sino la organización de cierto número de individuos, libres y no libres, en una familia sometida al poder paterno del jefe de ésta.

Las familias siempre han poseído una jerarquía en su composición impuesta por la iglesia en tiempos pasados. Esta jerarquía afecta a todas las personas que se encuentran dentro de ese mismo núcleo familiar, llegando a determinar sus deberes y privilegios.

78. En tiempos de Gayo la 'familia, id es patrimonium' (es decir, herencia), se transmitía aun por testamento. Esta expresión la inventaron los romanos para designar un nuevo organismo social, cuyo jefe tenía bajo su poder a la mujer, a los hijos y a cierto número de esclavos, con la patria potestad romana y el derecho de vida y muerte sobre todos.

El padre o cabeza de familia, ostentaba el control total sobre los bienes de toda la familia. Siendo el único que podía llegar a dejarlos en herencia tras su muerte.

79. Y ese poder, nacido de la sociedad, pero que se pone por encima de ella y se divorcia de ella más y más, es el Estado.

Engels orientó gran parte de sus ideas, hacia la desaparición del Estado tal y como lo conocemos.

80. En gramática dos negaciones equivalen a una afirmación, de igual manera en la moral conyugal dos prostituciones equivalen a una virtud.

Una frase realmente curiosa que muchos, sin duda, nos nos esperábamos de este filósofo. Qué es moral y qué no lo es, dependerá en última instancia de nuestros valores personales.

81. Existió un estadio primitivo en el cual imperaba en el seno de la tribu el comercio sexual promiscuo, de modo que cada mujer pertenecía igualmente a todos los hombres y cada hombre a todas las mujeres.

En el tiempo de las cavernas toda la tribu procreaba entre sí, indiferentemente del rango individual que cada uno tuviese dentro de ella.

82. Si la Iglesia católica ha abolido el divorcio, es probable que sea porque habrá reconocido que para el adulterio, como contra la muerte, no hay remedio que valga.

El adulterio siempre ha estado presente dentro de la sociedad, siendo este uno de los mayores problemas que siempre han existido dentro del seno familiar.

83. El hombre empuñó también las riendas en la casa; la mujer se vio degradada, convertida en la servidora, en la esclava de la lujuria del hombre, en un simple instrumento de reproducción. Esta baja condición de la mujer, que se manifiesta sobre todo entre los griegos de los tiempos heroicos, y más aún en los de los tiempos clásicos, ha sido gradualmente retocada, disimulada y, en ciertos sitios, hasta revestida de formas más suaves, pero no, ni mucho menos, abolida.

Sin duda, la mujer no tenía en el pasado, el reconocimiento y la relevancia que realmente debía poseer dentro de la sociedad.

84. La clase poseedora impera de un modo directo por medio del sufragio universal. Mientras la clase oprimida (en nuestro caso el proletariado) no está madura para libertarse ella misma, su mayoría reconoce el orden social de hoy como el único posible, y políticamente forma la cola de la clase capitalista, su extrema izquierda.

La sociedad debe necesitar cambiar, para que esta contemple la posibilidad de evolucionar. Si el proletariado no es consciente de la injusticia que sufre, este nunca se revelará.

85. La misma nueva sociedad, a través de los dos mil quinientos años de su existencia, no ha sido nunca más que el desarrollo de una ínfima minoría a expensas de una inmensa mayoría de explotados y oprimidos; y esto es hoy más que nunca.

El sistema capitalista busca obtener el máximo beneficio para unos pocos y utilizar el trabajo humano del resto de la sociedad. Según las ideas de Friedrich Engels, esto no sería así con un sistema económico basado en el socialismo.