Otto Eduard Leopold von Bismarck-Schönhausen, más conocido como Otto Von Bismarck, fue un célebre político y estadista alemán nacido en la localidad Schonhausen durante el año 1815.

Como político, Bismarck siempre fue un hombre sumamente conservador, no en vano era el mayor representante del ala más tradicionalista y conservadora del hemiciclo alemán. Sus incursiones contra Francia y Dinamarca le llevaron a crear lo que se conoció como el Segundo Reich Alemán, una idea que como muchos sabréis más tarde otro famoso canciller alemán intentaría replicar, con desastrosas consecuencias para toda la civilización.

Citas célebres de Otto Von Bismarck, el Canciller de Hierro

Este político sin duda comenzaría a gestar una situación en Alemania que más tarde acabaría por tener graves consecuencias, siendo el principal ideólogo de unas políticas que ayudarían a sembrar un sentimiento de superioridad entre los alemanes.

A continuación te presentamos las 70 mejores frases de Otto Von Bismarck, un hombre que fue conocido en su tiempo nada más y nada menos como “El Canciller de Hierro”.

1. He visto a tres emperadores en su desnudez, y la vista no fue inspiradora.

Una frase cuanto menos muy curiosa, que seguro no nos esperábamos de esta figura histórica tan relevante.

2. Cuando quieras engañar al mundo, di la verdad.

La verdad puede ser un arma realmente devastadora, siempre que podamos será mucho mejor para nosotros que hagamos uso cauteloso de ella.

3. Con un caballero siempre soy un caballero y medio, y con un fraude trato de ser un fraude y medio.

Como vemos, era un hombre el cual no se dejaba amedrentar, él siempre actuaría con respecto a los demás de la misma forma que los demás actuarán con él.

4. Quien habla de Europa está equivocado: es una expresión geográfica.

Europa es un continente habitado por muchos pueblos, entre los cuales es algo evidente que hay grandes diferencias.

5. Un periodista es una persona que ha confundido su vocación.

El periodismo, como vemos, no era oficio santo de su devoción, los periodistas a su vez para él no eran hombres totalmente dignos de respeto.

6. Hay una Providencia que protege a los idiotas, borrachos, niños y los Estados Unidos de América.

Los Estados Unidos parecían en aquellos tiempos tocados por la gracia divina, una circunstancia que él no entendía y que aún sigue sucediendo en la actualidad.

7. Las leyes son como salchichas, es mejor no ver cómo se hacen.

Una comparativa realmente interesante, para todo gobierno siempre es más beneficioso que el pueblo desconozca una gran parte de sus mecanismos habituales de control.

8. Todos los tratados entre grandes estados dejan de ser vinculantes cuando entran en conflicto con la lucha por la existencia.

Un hombre es capaz de todo con tal de sobrevivir y una nación también, los tratados entre naciones en época de guerra suelen ser vulnerados con una gran frecuencia.

9. La gente nunca miente tanto como después de una cacería, durante una guerra o antes de una elección.

Las mentiras son demasiado frecuentes en nuestra sociedad, si deseamos que el futuro próximo sea más brillante para todos nosotros, deberíamos aprender a dejarlas de un lado.

10. Nunca creas nada en política hasta que se haya negado oficialmente.

Las mentiras en política suelen ser utilizadas constantemente, algo que por desgracia suele acabar perjudicando al conjunto de la población.

11. Lo principal es hacer historia, no escribirla.

Los actos que realizamos en vida son los que más tarde escribirán en la historia a su vez. Sólo los hombres más valerosos tendrán cabida dentro de ella.

12. Cuando dice que está de acuerdo con algo en principio, quiere decir que no tiene la menor intención de llevarlo a la práctica.

Las palabras como se suele decir, se las lleva el viento, solo los actos son los que realmente nos mostrarán la verdadera opinión de una persona.

13. Una apelación al miedo nunca encuentra eco en los corazones alemanes.

Los alemanes son un pueblo extremadamente orgulloso, sus hombres y mujeres nunca se dejarán doblegar si no es por la fuerza.

14. Ser cortés; escribir diplomáticamente; Incluso en una declaración de guerra se observan las reglas de cortesía.

En las situaciones más complicadas, la educación puede ser una gran distinción por nuestra parte, nunca debemos olvidar nuestros modales sin importar el lugar donde nos encontremos.

15. Su mapa de África es realmente bastante agradable. Pero mi mapa de África se encuentra en Europa. Aquí está Rusia, y aquí... está Francia, y estamos en el medio, ese es mi mapa de África.

Como vemos a él solo le importaba su pequeña región del mundo, el resto carecía en realidad totalmente de importancia.

16. He deseado aplastar a Roma para poder aplastar al cristianismo.

Sus ambiciones no conocen límites, este haría todo lo que estuviese en su mano por llevar a Alemania hacia sus cotas más elevadas.

17. Cualquiera que haya mirado a los ojos vidriosos de un soldado que muere en el campo de batalla pensará mucho antes de comenzar una guerra.

Las guerras son las situaciones más duras por las que cualquier ser humano puede tener que pasar, como sociedad debemos evitarlas a toda costa.

18. Las grandes preguntas del día no se resolverán mediante discursos y decisiones mayoritarias, sino con hierro y sangre.

Llegado el momento, las palabras deberán dejar paso a la acción, si un país es atacado su única defensa posible será mediante el uso de las armas.

19. La política es el arte de los siguientes mejores.

Todo político siempre afirma ser mejor que su antecesor, una promesa que una vez obtenido el cargo la mayoría no suelen cumplir.

20. No vale la pena buscar o poseer ninguna otra civilización que no sea la cristiana.

El mundo cristiano albergaba bajo su particular punto de vista las maravillas más grandes del planeta. Europa siempre fue para él la verdadera cuna de la civilización.

21. Un gobierno no debe renunciar una vez que ha elegido su curso. No debe mirar hacia la izquierda o hacia la derecha, sino hacia adelante.

Todo gobierno debe ser decidido en su toma de decisiones, de lo contrario la oposición no tardará mucho en tomar cartas en el asunto.

22. Un estadista... debe esperar hasta que escuche los pasos de Dios sonando a través de los acontecimientos, luego brincar y agarrar el borde de su prenda.

Von Bismarck era un convencido cristiano luterano, Dios siempre tuvo un lugar muy relevante dentro de su vida.

23. ¿El secreto de la política? Haz un buen tratado con Rusia.

Rusia era ya en aquellos tiempos una nación muy poderosa, sus grandes recursos y mano de obra siempre la han asegurado un lugar privilegiado entre las naciones más ricas del planeta.

24. Un ejército conquistador en la frontera no será detenido por la elocuencia.

Las palabras no pueden ser nuestro único escudo, pues cuando nuestros rivales hagan uso de la violencia, solo un acto contundente por nuestra parte conseguirá pararles.

25. La política arruina al personaje.

Muchos hombres han detestado la política con gran efusividad y Otto Von Bismarck es sin duda uno de ellos.

26. La guerra sólo debe usarse para una política que valga sus sacrificios.

Las guerras suelen dar muy pocos beneficios y cuestan un gran sacrificio, algo que demuestra claramente por qué estas siempre deben ser evitadas.

27. La política no es una ciencia exacta.

La política más que una ciencia, podríamos decir que es el arte de convencer a los demás.

28. Ni siquiera el propio Rey tiene derecho a subordinar los intereses de su país a sus propios sentimientos de amor u odio hacia los extraños; él es, sin embargo, responsable ante Dios y no ante mí si lo hace, y por lo tanto, en este punto, estoy en silencio.

La figura del rey estaba muy por encima de la suya y por eso él siempre supo guardarle el respeto que este merecía.

29. El destino de los débiles es ser devorado por los fuertes.

Él creía en la antigua creencia de que solo el fuerte sobrevive, pero la naturaleza con el paso del tiempo nos ha enseñado de que esto no es realmente así, pues en realidad lo correcto es decir que solo el mejor adaptado al medio sobrevive.

30. Nada debe dejarse a un pueblo invadido, excepto sus ojos para llorar.

Como vemos, bajo su punto de vista el expolio era una herramienta muy eficaz, sin duda Bismarck siempre fue un rival muy a tener en cuenta.

31. Los Balcanes no valen la vida de un solo granadero de Pomerania.

Las Balcanes siempre han sido una región inhóspita en disputa, numerosas guerras se han librado en ese lugar desde el principio de los tiempos.

32. Los grandes hombres tienen grandes perros.

Ningún hombre puede llegar a lo más alto, sin contar con la inestimable ayuda de unos compañeros poderosos e influyentes.

33. Lo que aprendemos de la historia es que nadie aprende de la historia

Todos conocemos la historia, pero es cierto que son muy pocos los hombres que realmente aprenden de ella.

34. El sufragio universal es el gobierno de una casa por su vivero.

Según Bismarck el sufragio universal poseía una serie de desventajas que probablemente acabaría perjudicando a la nación, una forma de pensar muy común en aquellos que por suerte hoy en día cuenta con muy pocos adeptos.

35. Solo un tonto aprende de sus propios errores. El hombre sabio aprende de los errores de los demás.

Conocer los errores de los demás puede permitirnos optar por tomar otro camino. Los errores de terceros pueden ser una gran fuente de información para nosotros.

36. El lujo de la propia opinión.

Nuestra opinión siempre debe ser la que más nos importe, no debemos permitir jamás que terceras personas piensen por nosotros.

37. Me tratan como un zorro, un tipo astuto de primer rango.

Bismarck siempre supo cómo lidiar con las situaciones más complicadas, algo que con el paso del tiempo le granjeó la fama de ser un hombre muy espabilado.

38. Solo hay una locura más grande que la del tonto que dice en su corazón que no hay Dios, y esa es la locura de la gente que dice con la cabeza que no sabe si hay un Dios o no.

Asegurar que Dios no existe es una afirmación que nunca podemos hacer, pues en realidad es un dato que simplemente todos desconocemos.

39. La vanidad es una hipoteca que debe deducirse del valor de un hombre.

La vanidad era vista en tiempos de Bismarck como una debilidad y como podemos imaginarnos, los hombres débiles no eran vistos con buenos ojos por entonces.

40. Mi tema es mi vida, y mi vida es mi tema.

Siempre fue una persona sumamente dedicada, su nación era lo más importante para él.

41. La política es el arte de lo posible, lo alcanzable, el arte de lo mejor.

La política siempre busca fomentar la riqueza de una sociedad, un objetivo que en la mayoría de ocasiones suele ser infructuoso.

42. Esta política no puede tener éxito a través de discursos, tiroteos y canciones; sólo puede llevarse a cabo a través de sangre y hierro.

Como aliado, Bismarck era sin duda muy poderoso y como enemigo era un hombre completamente capaz de todo.

43. Un poco de precaución flanquea a una gran caballería.

En la batalla, la precaución puede ser un arma muy poderosa. Uno nunca debe mandar sus hombres a la batalla sin más.

44. ¡Pongamos a Alemania, por así decirlo, en la silla! Verás que ella puede montar.

Alemania siempre ha sido una de las naciones más poderosas de toda Europa, una hegemonía que los alemanes siguen ostentando en la actualidad.

45. Déjelos guisar en su propia grasa (o jugo).

El sufrimiento del enemigo era una buena noticia para él, Bismarck siempre fue un hombre totalmente decidido a acabar con sus adversarios.

46. El que tiene el pulgar en el bolsillo tiene el poder.

Los generales rara vez entran en batalla, desde la comodidad de una habitación son plenamente capaces de dirigir toda una incursión terrestre.

47. No considero que la adquisición de la paz sea un asunto en el que debamos desempeñar el papel de árbitro entre diferentes opiniones... más que el de un corredor honesto que realmente quiere impulsar el negocio.

Después de largas contiendas, la paz comenzó a parecer la decisión más acertada, una situación que en ese momento este célebre general ansiaba por encima de todo.

48. Estoy aburrido. Las grandes cosas están hechas. El Reich alemán está hecho.

Siempre puede haber algo que podamos hacer, pues mientras tengamos tiempo todo puede ser posible. El tiempo es en realidad el recurso más valioso del que disponemos.

49. Estoy acostumbrado a devolverle a los hombres su propia moneda.

En la vida siempre debemos pagar con la misma moneda que a nosotros nos paguen, de esta forma haremos posible que el karma pueda fluir libremente.

50. Puedes hacer todo con bayonetas, pero no puedes sentarte en ellas.

Una inteligente cita que nos demuestra que todo no vale para todo y al igual que sucede con las herramientas, sólo algunas escasas personas están destinadas a triunfar en sus vidas.

51. Los perros siguen a quienes los alimentan.

Si a un animal le das de comer a menudo, este siempre será fiel hacia tí y si a un hombre le das todo aquello que necesita este también lo será. Comprar las lealtades es algo muy común que todo ejército suele hacer.

52. Una generación que ha recibido una paliza siempre es seguida por una generación que se ocupa de uno.

Cómo tratemos a nuestros jóvenes será aquello que nos depare el futuro, como se suele decir, no siembres truenos si no quieres recoger tempestades.

53. Nunca he vivido de principios. Cuando tuve que actuar, nunca me pregunté sobre qué principios iba a actuar, pero lo hice e hice lo que creía conveniente. A menudo me he reprochado a mí mismo por mi falta de principios.

Los principios son realmente importantes, todo lo que hagamos en nuestra vida debe estar siempre bajo nuestros propios principios.

54. Un bávaro está a medio camino entre un austriaco y un ser humano.

Un cita muy curiosa en la que podemos ver como para Bismarck, los alemanes y los austriacos eran dos pueblos tremendamente diferentes.

55. Considero incluso una guerra victoriosa como un mal, del cual los estadistas deben esforzarse por salvar a las naciones.

Todo guerra siempre nos acarreará grandes perjuicios, indistintamente de si al final la ganamos o no.

56. La guerra preventiva es como suicidarse por miedo a la muerte.

Ante ciertas situaciones nuestras acciones quizás no sean las más correctas, la emoción del momento sin duda es algo que puede nublar en gran medida nuestro entendimiento.

57. Mejores balas puntiagudas que palabras puntiagudas.

Ante ciertas ofensas, las palabras parecían no ser suficientes, algo que llevó a Bismarck a tener que tomar muy duras decisiones.

58. La política no es una ciencia basada en la lógica; son la capacidad de elegir siempre en cada instante, en situaciones en constante cambio, las menos dañinas, las más útiles.

Todo dirigente debe ser un buen gestor de su país, intentando llevarlo siempre hacia el futuro más brillante posible.

59. Es el temor de Dios lo que nos permite amar y fomentar la paz.

Como buenos creyentes la guerra no era su objetivo, pero desgraciadamente en un momento dado se vieron forzados a actuar.

60. La nación que tiene las escuelas tiene el futuro.

Sin educación no hay futuro posible para una nación, por ello el primer deber de un país siempre es instruir a sus ciudadanos.

61. Los alemanes tememos a Dios, pero nada más en el mundo.

La situación de Alemania en aquella época era sin duda muy complicada y con el paso del tiempo, estos apuros por desgracia les obligaron a actuar con una contundencia extrema.

62. El sacerdote católico, desde el momento en que se convierte en sacerdote, es un oficial jurado del Papa.

La iglesia católica tiene sus propias estructuras de poder, dentro de todas ellas evidentemente el Papa siempre es su máximo dirigente.

63. Tenga cuidado con las alianzas sentimentales donde la conciencia de las buenas acciones es la única compensación por los sacrificios nobles.

Las emociones pueden jugarnos a veces malas pasadas, llevándonos a cometer acciones de las que muy probablemente después nos arrepentiremos.

64. La historia es simplemente una hoja de papel cubierta con impresión.

Aparecer en la historia es algo realmente complicado, pues solo aquellos hombres y mujeres más relevantes de una época, tendrán la suerte de tener su pequeña mención dentro de ella.

65. Los médicos aún conservan algo de su origen sacerdotal; con gusto harían lo que prohíben.

Los médicos al igual que muchos sacerdotes suelen actuar según la conocida frase: haz lo que yo te diga y no lo que yo haga.

66. Muéstrame un objetivo digno de guerra y te acompañaré.

Como vemos en esta cita, Bismarck no se andaba con chiquitas, la guerra era para él un medio completamente usable para poder conseguir sus objetivos.

67. Con malas leyes y buenos funcionarios todavía es posible gobernar. Pero con los malos funcionarios, incluso las mejores leyes no pueden ayudar.

Muchos corruptos ansían poder ostentar un cargo de funcionario, pues los privilegios que normalmente vienen adheridos al mismo, puede serles muy útiles en la persecución de sus objetivos personales.

68. Las revoluciones en Prusia son iniciadas por reyes, y como es una revolución, es mejor comenzarla nosotros mismos que sufrirla.

Cuando en una nación todo el mundo desea poder ostentar el poder, se ha creado en ella el caldo de cultivo perfecto para un posible revolución.

69. Debo protestar porque nunca buscaría conflictos extranjeros solo para superar las dificultades domésticas; eso sería frívolo. Estaba hablando de conflictos que no pudimos evitar, a pesar de que no los buscamos.

Cuando uno se ve obligado a actuar, a veces no calculamos bien nuestros movimientos. Debemos asegurarnos siempre de actuar con proporción con respecto a lo que nos esté pasando.

70. Las leyes son como la medicina; Generalmente curan un mal por un mal menor o pasajero.

Cada acción siempre conlleva algún tipo de reacción, en ciertas situaciones todos podemos vernos obligados a elegir entre un mal mayor y un mal menor.