https://www.flickr.com/photos/aaronjacobs

Todo el mundo sabe que dormir poco conlleva efectos perjudiciales de forma inmediata, como la falta de concentración, la merma de la proactividad, torpeza y somnolencia. No obstante, son poco conocidos los efectos perjudiciales a largo plazo que puede generar el hábito de dormir poco.

Efectos perjudiciales de no dormir las suficientes horas

El ser humano necesita descansar entre 7 y 9 horas al día, pero buena parte de los adultos no llegan a dormir esas horas a causa del ajetreo de la vida laboral. Quienes duermen solo 5 o 6 horas (o incluso menos), pueden estar exponiéndose a ciertos riesgos. Según un estudio de la Universidad de Texas, encadenar siete noches con déficit de descanso ya provoca alteraciones genéticas importantes que pueden acarrear dolencias cardíacas y obesidad, entre otras patologías.

A fin de resumir y advertir de la necesidad de dormir las horas que nuestro organismo demanda, les ofrecemos un listado de 8 efectos perniciosos que conlleva el hábito de dormir poco.

1. Incrementa el riesgo de colapso cerebrovascular

Una investigación de la Clínica Mayo, en Estados Unidos, reveló que el déficit de sueño incrementa las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular. Los adultos que suelen descansar menos de 6 horas tienen hasta un 400% de riesgo de presentar la sintomatología propia del accidente cerebrovascular.

2. Obesidad

Descansar pocas horas incrementa el apetito y la cantidad de antojos de comida rica en grasas y en calorías. Esto se explica porque cuando no somos capaces de conciliar el sueño, padecemos algunos reajustes hormonales que nos conducen a tener más hambre.

Dormir 6 horas o menos facilita la producción de la hormona relacionada con el apetito, la grelina, a la vez que inhibe la leptina, encargada de regular la ingesta de comida, tal como señaló una investigación publicada en Journal of Academy Nutrition and Dietetics.

3. Aumenta el riesgo de sufrir diabetes

La publicación Journal Sleep reveló que los adolescentes que no duermen bien ofrecen más resistencia a la insulina, hecho que advierte de la estrecha relación entre un mal descanso y las posibilidades de desarrollar diabetes a medio o largo plazo.

4. Pérdida de la memoria

Todo el mundo ha notado que cuando está cansado, es más fácil olvidarse de las cosas. Sin embargo, el efecto de la falta de sueño permanente puede ocasionar problemas en la cognición duraderos.

Durante el sueño se llevan a cabo los procesos de almacenamiento de la memoria, lo cual permite ‘reordenar’ el material cognitivo aprendido. Si no descansamos las horas suficientes, no nos beneficiamos de esta reestructuración y provocamos deterioro cerebral, como apuntó un estudio llevado a cabo en la Universidad de California.

5. Deterioro de los huesos

Una investigación realizada por el Medical College de Wisconsin alertó que la falta de sueño puede producir osteoporosis.

El estudio fue realizado con ratones. Los científicos advirtieron que la densidad mineral y estructural de la masa ósea y la médula espinal se vio mermada en los roedores en circunstancias de privación de sueño.

6. Incrementa el riesgo de desarrollar cáncer

La American Cancer Society descubrió que dormir pocas horas aumenta el riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer, tales como el colorrectal o el cáncer de mama.

7. Incrementa el riesgo de infarto de miocardio

La privación de sueño puede causar que tu cuerpo fabrique mayor cantidad de sustancias químicas y hormonas que pueden acarrear el desarrollo de trastornos cardíacos, según una investigación publicada en European Heart Journal. El estudio reveló que quienes duermen poco, por ejemplo menos de 6 horas presentan un 49% de riesgo de padecer una patología cardíaca.

8. Dormir poco puede matar

Una investigación hecha pública por Journal Sleep dio a conocer que quienes duermen menos de 7 horas tienen una esperanza de vida más corta. Quienes duermen pocas horas son cuatro veces más proclives a morir en los próximos 15 años a causa de diferentes patologías.

Referencias bibliográficas:

  • Diagnostic Classification Steering Committee of the America Sleep Disorders Association. (1990). International classification of sleep disorders-diagnostic and coding manual. Rochester (MN): American Sleep Disorders Association.
  • Hornyak M, Feige B, Riemann D,Voderholzer U. (2006). Periodic leg movements in sleep and periodic limb movement disorder: prevalence, clinical significance and treatment. Sleep Med Rev.