Resumen de los sistemas del organismo del ser humano. Unsplash.

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha tratado de entender los misterios detrás del funcionamiento de su propio cuerpo y qué mecanismos estaban implicados.

No son pocos los órganos que nos constituyen, los cuales interactúan entre ellos para llevar a cabo sus funciones y mantenernos con vida.

En este artículo vamos a abordar los sistemas del cuerpo humano, sus funciones, sus características y cuales son los principales órganos que los constituyen.

¿Qué son los sistemas del cuerpo humano?

La unidad más pequeña que forma un organismo es la célula. Esta estructura se agrupa junto con otras células formando los tejidos que, a su vez, forman los órganos. Estos órganos interactúan entre ellos, llevando a cabo funciones de forma conjunta y formando los sistemas y aparatos del cuerpo humano.

Para poder coordinarse de forma eficiente y llevar a cabo sus funciones, los órganos reciben impulsos nerviosos procedentes del encéfalo y la médula espinal además de ser la llegada de las hormonas que inician diferentes procesos biológicos.

La medicina se ha encargado del estudio de los órganos y los sistemas que constituyen, especializándose en diferentes ramas que los abordan con mayor profundidad. Por poner algunos ejemplos, tenemos la cardiología, la oftalmología, la hepatología, entre otras muchas.

Una primera clasificación

Antes de entrar con más detalle sobre los diferentes tipos de sistemas, cabe explicar un poco cómo se clasifican. Aunque todos los sistemas son imprescindibles para mantener con vida al organismo, presentan cierto grado de jerarquía en función del papel que ejercen.

Grupo I: Sistemas somáticos

Son aquellos sistemas que dan forma al cuerpo humano, lo protegen y realizan funciones biomecánicas.

Grupo II: Sistemas viscerales

Realizan las funciones vegetativas como, por ejemplo, el metabolismo, la reproducción, la digestión...

Grupo III: Sistema circulatorio

Se encarga del transporte de fluidos como la sangre y la linfa.

Grupo IV: Sistema nervioso

Regula los impulsos nerviosos.

Sistemas del cuerpo humano: funciones y características

Veamos ahora cuáles son los sistemas del cuerpo humano y sus características.

1. Sistema nervioso

Se encarga de enviar impulsos nerviosos por todo el organismo, lo cual permite ejercer funciones como el control voluntario del movimiento, la toma de decisiones consciente, el pensamiento, la memoria y otros aspectos cognitivos.

Además de ser el responsable de que seamos conscientes de nuestro entorno exterior y de nosotros mismos, el sistema nervioso también se encarga de acciones que no se pueden controlar de forma voluntaria como lo son los reflejos, el mantenimiento de funciones biológicas básicas como el latido del corazón y la transmisión de la propia información nerviosa.

Este sistema se divide en dos subsistemas. Uno es el sistema nervioso central, constituido por la médula espinal y el cerebro, y el otro es el sistema nervioso periférico, constituido por nervios repartidos por todo el organismo.

Sus unidades más pequeñas son las células nerviosas, que son las neuronas y las células de la glía.

Sistema nervioso

2. Sistema endocrino

Se encarga de la regulación del organismo mediante las hormonas, las cuales son unas sustancias químicas que permiten controlar procesos de regulación del organismo, dándoles inicio, manteniéndolos o finalizándolos.

Entre las funciones que lleva a cabo el sistema endocrino está el metabolismo, el crecimiento del organismo, la producción de hormonas y células sexuales...

Por otro lado, el sistema endocrino está constituido por todas las glándulas del cuerpo humano: testículos, ovarios, hipófisis, hígado...

3. Sistema circulatorio

Se trata de una estructura hecha a base de venas y arterias, por las cuales viaja la sangre. Este líquido es de fundamental importancia para mantener vivo al organismo, dado que por él viajan nutrientes extraidos de la comida y el oxígeno captado del aire.

Estas sustancias van a parar a las células, donde se dan reacciones químicas que les otorgan energía para poderlas mantener vivas.

Sistema circulatorio

El principal órgano de este sistema es el corazón, que trabaja como si fuera un motor permitiendo a la sangre fluir por todo el cuerpo. Este órgano tiene unas cavidades especiales que impiden que la sangre que se encuentra en las venas se mezcle con la que está en las arterias.

4. Sistema digestivo

Se encarga de recoger y aprovechar nutrientes. Mediante procesos físicos y quimicos, este sistema asimila nutrientes de la comida, con los cuales se podrán mantener las funciones biológicas.

La digestión empieza en la boca, donde se mastica la comida y se mezcla con la saliva. Luego pasa al esófago para llegar hasta el estómago. Allí, mediante la acciones de los ácidos gástricos, la comida es descompuesta y reducida en elementos más simples.

Una vez la comida ha sido descompuesta esta pasa a los intestinos, primero al delgado y después al grueso, en donde las vellosidades de estos órganos absorben los nutrientes que pasan al torrente sanguíneo.

Lo que no se ha podido aprovechar de la comida pasa a las partes finales del intestino, las cuales son el colon, el ciego y el recto, esperando para recibir la señal para ser defecado.

5. Sistema respiratorio

Se encarga de captar oxígeno y eliminar dióxido de carbono. El oxígeno es introducido en el torrente sanguíneo para que la sangre lo lleve a las células y se pueda producir la respiración celular y el metabolismo.

El dióxido de carbono, el cual es el resultado de estos procesos celulares, es extraído de la sangre y expulsado a través de los pulmones y el resto del sistema respiratorio.

Las partes del cuerpo que participan en la respiración son los pulmones, los bronquios, la faringe, la tráquea, la nariz, el diafragma y la laringe.

La respiración es un proceso semirreflejo, es decir, podemos controlarla en parte, sin embargo, cuando estamos durmiendo por ejemplo, seguimos respirando.

6. Sistema excretor

Se encarga de eliminar del organismo aquellas sustancias que puedan ser perjudiciales, las cuales han sido introducidas mediante la comida o son el resultado de los procesos metabólicos.

Para eliminar las sustancias no aprovechables, el sistema excretor dispone de dos vías. Por un lado, mediante las glándulas sudoríparas, puede eliminar los patógenos y los residuos a través del sudor. Por el otro lado, mediante los riñones, los cuales filtran la sangre y extraen lo que puede ser tóxico, se forma la orina, a través de la cual se elimina lo que no es beneficioso para el cuerpo.

7. Sistema reproductor

Se encarga de la procreación de la especie. Hay diferencias en la morfología de este sistema en función del sexo.

El sistema reproductor masculino consta de testículos, los cuales se encargan de producir espermatozoides.

En el coito, primero se endurece el pene enviándole sangre y poniéndolo erecto. Una vez hecho esto, se introduce este órgano en la vagina de la mujer para poder expulsar semen, un líquido en el que se encuentran espermatozoides y sustancias nutritivas para mantenerlos con vida.

En el caso del sexo femenino, las principales glándulas sexuales son los ovarios, los cuales se encargan de producir óvulos.. Estos descienden por las trompas de Falopio una vez al mes, esperando ser fecundados. En caso de que no se dé la fecundación son eliminados durante la menstruación.

Si un espermatozoide logra llegar hasta el óvulo se da la fecundación. Se formará un cigoto que nueve meses después será un bebé plenamente formado.

8. Sistema muscular

Lo forman unos 600 músculos, divididos en tres tipos:

Músculos esqueléticos

Se unen al hueso y están implicados en el movimiento voluntario.

Músculos lisos

Se encuentran el los órganos, como el intestino y el estómago, permitiendo el desplazamiento de sustancias.

Músculos cardíacos

Permiten el transporte de la sangre mediante el movimiento del corazón.

9. Sistema esquelético

Lo compone unos 200 huesos y, junto con el sistema muscular, forma el sistema locomotor, implicado en el movimiento voluntario.

Los huesos, además de servir de soporte para el organismo, fabrican células sanguíneas y son un importante almacén de calcio.

Sistema esquelético

10. Sistema inmunológico

Se encarga de la defensa del organismo frente a patógenos, es decir, virus, bacterias y otros elementos nocivos para el cuerpo.

Su objetivo es identificar a los intrusos, perseguirlos, atacarlos y eliminarlos mediante los glóbulos blancos, los cuales son producidos en los ganglios linfáticos, el timo, el bazo y la médula ósea.

Cuando se detecta un patógeno, se activan varios procesos biológicos a modo de alarma, como lo son inflamaciones y producción de mucosidades y pus.

11. Sistema linfático

Lo constituye los ganglios linfáticos, además de los conductos y vasos por donde viaja la linfa.

La linfa es una sustancia en la cual se encuentran los glóbulos blancos implicados en la defensa del organismo.

12. Sistema integumentario

Está constituido por el órgano más grande del cuerpo humano: la piel. Además, lo conforman las uñas y el vello.

Su función es la de proteger el cuerpo de los agentes externos, además de permitir mantener constante la temperatura. Mediante la transpiración, en verano permite bajar la temperatura, mientras que en invierno evita la pérdida de calor.

Referencias bibliográficas:

  • Moore, K.L. (1992). Clinically Oriented Anatomy. Baltimore: Williams & Wilkins.