Como todos sabemos, la convivencia se basa en una de serie de normas que consiste en que todos los integrantes la cumplamos para organizarnos como un equipo.

Ante la situación mundial actual e impuesta por los organismos responsables, la convivencia en cuarentena conlleva a realizar un nuevo contrato en el cual es necesario establecer nuevas normas, y con el que cada uno de los integrantes se comprometa a cumplir un rol, todo con el fin de que podamos alcanzar los objetivos conjuntos del equipo.

¿Cómo se consigue esto en el caso de las familias con hijos adolescentes, quienes tienden a valorar mucho su autonomía?

¿Cómo gestionar el confinamiento con adolescentes?

Lo primero es identificar los problemas. La convivencia en cuarentena implica modificar la rutina habitual que cada uno de los integrantes mantenía, y esto nos pone a prueba para poder identificar la mejor forma de enfrentarnos ante este reto tanto psicológico como emocional.

Existen muchas variables que pueden afectar en cómo decidamos afrontar este reto, tales como espacio físico, recursos económicos, integrantes de la familia, etc. Todas ellas tienen su impacto en nuestra decisión, pero el objetivo es el mismo para todos: superar el miedo.

En resumen, la familia es un sistema que se encuentra sostenido por los diferentes miembros, y todo cambio en la rutina implica una desestructuración, que podría conllevar a una posible situación de crisis. Por eso, es fundamental definir las nuevas pautas, normas, roles, y límites, para evitar que esta situación de crisis no prevista tenga un impacto negativo en nuestra convivencia.

Para esto, es primordial ser lo más trasparente y sincero posible entre todos los miembros del equipo, en especial con los niños que son los más vulnerables ante esta situación de confinamiento.

Comprendiendo al adolescente

Según la OMS, la adolescencia es el periodo de desarrollo humano que surge tras la niñez y antes de la edad adulta, entre los 10 y los 19 años. Se trata de una de las etapas de transición más importantes en la vida del ser humano, y se caracteriza por un ritmo acelerado de crecimiento y de cambios, superado únicamente por el que experimentan los lactantes.

Esta fase de crecimiento y desarrollo viene condicionada por diversos procesos biológicos. El comienzo de la pubertad marca el pasaje de la niñez a la adolescencia.

Es importante poder entender a los adolescentes, conocer cómo se sienten ante la situación actual en la que estamos viviendo. En esta etapa de la vida, es muy importante socializar, salir, relacionarse con sus amigos, tener privacidad. Ante la situación de la pandemia, todo esto se ve cancelado y conlleva a un aumento de malestar y frustración, y por ello a discusiones familiares en casa.

Con respecto a los adolescentes, hay una frustración importante, ya que durante estos días no pueden ver a sus amigos. Por eso, es importante como padres poder ser con ellos más flexibles sobre el tiempo dedicado a las redes sociales y video llamadas en privacidad, darles ese espacio a puertas cerradas, ya que esta es la única vía que tienen de comunicación con sus pares. Es primordial poder motivarlos desde su creatividad para la interacción con sus vínculos.

Para muchos adolescentes, la crisis más dolorosa son las actividades suspendidas a causa de la pandemia: deporte, graduaciones, salidas, viajes, etc. Es fundamental que tengan un espacio para ser escuchados, para compartir sus sentimientos y emociones sin ser juzgados, ya que en estos momentos es cuando se pueden expresar las emociones que vamos sintiendo, sin que estas nos atrapen, y más en este momento de la vida que es la adolescencia, en la cual los jóvenes son una explosión de emociones de por sí.

¿Qué hacer?

Desde PSiCOBAi, proponemos las siguientes recomendaciones.

1. Respetar su privacidad

Los adolescentes deben tener un momento de privacidad, ya sea para conectarse con sus amigos como también conectarse con ellos mismos.

2. Hacerles comprender

En esta etapa de la vida ellos tienden a no ver claramente situaciones abstractas de peligro, por eso es importante poder hablar con ellos de manera sincera y explicarles con palabras claras y ejemplos qué significa la Pandemia en la que estamos viviendo.

3. Crear un clima de libre expresión

Muy importante que los adolescentes se puedan expresar sin ser juzgados, ya que si guardamos las sensaciones de cómo nos vamos sintiendo, esto nos generara angustia

4. Crear regularidad

Hay que mantener horarios y rutina habitual, pero también tiempo para la desconexión y tiempo libre.

5. Prestar apoyo emocional

Hay que poder ayudar a manejar la situación de frustración por lo que están atravesando, pudiéndoles dar herramientas nuevas de conexión con otros pares.

6. Conocernos mejor a nosotros mismos, y a los que nos rodean

La convivencia nos puede ayudar a poder detectar virtudes, fortalezas, y miedos que antes no sabíamos que existían

7. Creatividad

Sería normal que nos encontremos ante una situación de aburrimiento, pero no debemos preocuparnos, ya que ante esta situación suele aparecer la creatividad dormida en nosotros, que nos ayudará a pasar esta cuarentena de una forma más armónica

8. Ojo con las expectativas

Es importante bajar nuestro nivel de expectativa ante el confinamiento, y centrarnos en lo que realmente vale la pena. Cuidarnos a nosotros mismos implica también cuidar a nuestra familia y a nuestros pares.

¿Buscas ayuda?

PsicoBAI

Si te interesa contar con ayuda profesional, te invitamos a ponerte en contacto con nuestros profesionales de PSICOBAi.