Se acerca el buen tiempo y con él las ganas de pasar tiempo fuera de casa, bien en la playa, la montaña, el parque o en alguna terraza de la ciudad. Sin embargo, en ocasiones sucede que tras quedar con nuestra pareja o cualquier amigo llegamos allí y no tenemos la menor idea de en qué invertir nuestro tiempo.

Para evitar que esto ocurra a continuación presentamos una gran cantidad de juegos para jugar en pareja al aire libre. A lo largo del artículo podemos encontrar todo tipo de juegos y actividades con los que pasar el tiempo con otra persona.

10 juegos para dos personas

En este listado se citan y explican 10 juegos para dos jugadores. Entre ellos encontramos tanto juegos para los que será necesario una baraja de naipes o un dominó, como otros en los que tan solo tendremos que recurrir a nuestra imaginación.

1. Rummy

Rummy es un juego de naipes en el que nuestro objetivo es eliminar lo antes posible todas las cartas de nuestra mano. Necesitaremos un baraja estándar de 52 naipes que podemos adquirir en cualquier tienda especializada en juegos de mesa.

Repartimos entre 7 y 10 cartas a cada jugador y una vez repartidas colocamos la siguiente boca arriba, con esta carta iniciamos una pila de cartas descartadas. El resto de cartas las colocamos boca abajo. Los jugadores tienden tres maneras diferentes de eliminar las cartas del contrincante: fusionar, despedir y desechar.

  • Fusionar: coger tres o más naipes de la propia mano y colocarlos boca arriba en el centro. Pueden fusionarse aquellas cartas que vayan en secuencias o escaleras (5,6,7) o en grupo (8,8,8).
  • Despedir: añadir una carta o cartas de la propia mano a una fusión propia o del adversario.
  • Descarte: solo se puede hacer al final de cada turno, colocando las cartas sobrantes en la pila de descartes.

En cada mano, el jugador tiene la opción de coger una carta de la pila de descartes o de la pila de cartas boca abajo. Además, cuando la coja podrá decidir si le sirve o no. Si no le sirve debe dejarla boca abajo y pasar el turno al oponente.

El juego continúa hasta que uno de los dos se queda sin cartas y gana la partida.

2. La escoba

La escoba es otro juego de naipes en el cual resulta ganador aquel jugador que logre sumar 15 puntos antes que el contrincante.

Para ello se reparten 3 cartas a cada uno y, a continuación se colocan 4 cartas boca arriba sobre la mesa. Cada posee un valor diferente, por lo que las cartas con número suman su propio valor mientras que el resto suman las siguientes puntuaciones:

  • Sota: 8 puntos
  • Caballo: 9 puntos
  • Rey: 10 puntos

Además, aquel jugador que posea una carta con el número 7 puede sumarse un punto más. En cada turno el jugador solamente puede utilizar una carta de su mano, quedándose así dos naipes para el siguiente y una para el siguiente hasta que se quede sin cartas.

Cuando se quedan sin cartas se reparten otras tres a cada jugador y así hasta que se acabe la baraja.

Junto con la carta utilizada de la mano se escoge del centro el naipe, o naipes, que se deseen para sumar 15 y se colocan boca abajo en un montoncito delante del jugador, ya que luego se utilizaran para hacer el recuento.

En la última mano, el jugador deberá llevarse las cartas que queden en la mesa (si es que quedan).

Finalmente, los jugadores harán un recuento de las “escobas” (grupos con puntuaciones de 15) que ha hecho cada jugador. Quien más escobas tenga será el ganador del juego.

3. Dominó para dos

Se trata de una variante para dos del juego del dominó. Los objetivos básicos del juego son los mismos (quedarse sin fichas) pero este se desarrolla de una manera diferente. Cada jugador conje seis fichas puestas boca abajo y tirará primero aquel que tenga el seis doble o, en su defecto, el doble mayor. Este pondrá una ficha que coincida con los puntos de la ficha que esté sobre la mesa; si no tiene ninguna puede robar del montón hasta que consiga una que case.

La partida finaliza cuando uno de los dos jugadores haya colocado todas sus fichas sobre la mesa, o bien cuando ninguno de los dos pueda ya tirar.

4. Asociar palabras

Para jugar a este juego solo se necesita la imaginación. En él un jugador deberá escoger una palabra al azar y verbalizar. A continuación, el segundo jugador deberá buscar mentalmente una palabra que comience con la misma sílaba con la que acaba el anterior.

Se establecerá un tiempo máximo para pensar la palabra y perderá aquel que consuma todo este tiempo sin verbalizar una palabra correcta.

5. Asociar canciones

Es juego es una variante del juego anterior, pero usando canciones en lugar de solamente palabras. Uno de los jugadores deberá cantar un fragmento de la primera canción que le venga a la cabeza y el siguiente tiene que cantar otra cuya primera palabra coincida con la última del anterior.

De la misma manera, se establece un tiempo para pensar y pierde aquel que sobrepase este tiempo.

Juego de canciones

6. Dos mentiras, una verdad

En este juego de conversación ayuda además a conocer mejor a la otra persona. En él, uno de los jugadores realizará tres declaraciones pero tan solo una de ellas debe ser verdad. El otro jugador deberá adivinar cuál es la verdadera y a continuación tocará al otro jugador verbalizar las declaraciones.

Se pueden establecer una serie de “manos” a ganar y quien más manos gane ganará el juego.

7. Echar un pulso

Este famoso juego consiste en una competición física entre dos personas. En ell cada uno de los jugadores se sienta a un lado de una mesa, ambos deben de apoyar un brazo sobre esta y agarrar firmemente la mano del competidor.

Una vez dada la orden que da paso al inicio de la competición, cada uno de los jugadores debe de empujar hacia su lado sin mover el codo que se encuentra apoyado en la mesa. Resulta ganador aquel que consiga que la mano de su contrincante toque la pesa.

8. ¿Qué prefieres?

En este juego de conversación no existen ganadores, más que aquel que consiga elaborar las preguntas más originales. En él cada jugador deberá exponer dos situaciones radicalmente diferentes pero con un peso o importancia similares.

La clave del juego consiste en averiguar hasta qué punto nos llevan los temas e, incluso, el tono de las preguntas. Algunos ejemplos son:

  • ¿Qué prefieres: viajar por todo el mundo pero sin poder volver nunca a tu país o no salir nunca de tu país?
  • ¿Saber siempre cuándo una persona te está mintiendo o que nunca nadie pueda saber cuando tú mientes?
  • ¿Ganar 10.000 euros ahora mismo o ganar 100.000 dentro de 10 años?

9. Delinear mensajes

En este juego tampoco hay ni ganadores ni perdedores. En él uno de los participantes debe pensar un mensaje con varias palabras que quiera transmitir al segundo jugador. A continuación, el otro participante se sienta delante de espaldas al otro.

Entonces deberá escribir el mensaje o la palabra letra por letra sobre la espalda del otro jugador, el cual solo podrá adivinar el mensaje una vez esté completo.

10. Inventar historias

En este último juego los participantes deberán observar a las personas y situaciones que tienen a su alrededor. Cada uno de los jugadores deberá inventar una historia relacionada con alguna de las personas que les rodeen, explicando qué cree que está sucediendo o puede suceder.

Aunque ganará aquel a quien se le atribuya la historia más original esta debe resultar relativamente coherente con lo que está ocurriendo en la realidad.