Estas son las características principales de los TCA.

A lo largo de la historia, la imagen corporal ha estado determinada por la sociedad y la cultura. En el mundo occidental, esta imagen ha adquirido un valor tan fundamental que desde las últimas décadas del siglo XX se viene practicando un total culto al cuerpo.

Es en este contexto en el han surgido algunas de las patologías más devastadoras de finales del siglo XX y de inicios del XXI, como son los trastornos de la conducta alimentaria (TCA).

La conducta alimentaria

La conducta alimentaria se moldea desde el inicio de la vida. Es a través de las interacciones del niño y la comida con el medio como se van creando unos hábitos alimenticios determinados.

Es importante que el niño aprenda a distinguir las diferentes señales fisiológicas como, hambre, saciedad o autorregulación de la ingesta, creando una conducta alimentaria adecuada, definida como, el comportamiento normal relacionado con los hábitos de alimentación, alimentos ingeridos, cantidades, frecuencia…

Los niños suelen integrar hábitos y prácticas de alimentación alrededor de los 5 años de edad, creándose diferentes modos y preferencias de alimentarse. Madres, padres y cuidadores llevan a cabo un papel fundamental en la educación de pautas alimentarias sanas, que funcionen como factores de protección ante futuros riesgos.

Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA)

Los trastornos de la conducta alimentaria están caracterizados por un comportamiento patológico relacionado con un patrón anormal de ingesta alimentaria, por un lado, y una obsesión por mantener bajo control el peso corporal, por el otro.

Implican complejos trastornos mentales, afectando principalmente a adolescentes y mujeres jóvenes. Estas patologías se caracterizan por la gravedad de la sintomatología asociada, elevada resistencia al tratamiento y riesgo de recaídas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha ubicado a los TCA entre las enfermedades mentales de prioridad para los niños y adolescentes dado el riesgo para la salud que implican. Los TCA más conocidos son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, pero también existen otros, como el trastorno por atracón, o la drunkorexia.

Tipos de TCA

Los principales tipos de trastornos de la conducta alimentaria son los siguientes.

1. Anorexia Nerviosa

Es un trastorno caracterizado por una pérdida de peso inducida o mantenida por el mismo enfermo. Aparece un miedo intenso a subir de peso o engordar.

La persona percibe un sobrepeso a pesar de tener un peso por debajo de lo considerado normal. Los métodos usados para adelgazar son la manipulación de la dieta, el ejercicio (75%), y los vómitos inducidos (20%).

2. Bulimia Nerviosa

Está caracterizado por una preocupación exagerada por la imagen corporal y por repetidos episodios de ingesta excesiva de alimentos; a raíz de esto la persona adopta medidas drásticas para compensar la ingesta compulsiva.

El paciente presenta atracones recurrentes, sensación de pérdida de control, y conductas compensatorias inapropiadas (vómitos autoinducidos; laxantes, diuréticos, enemas u otros medicamentos; ayuno; ejercicios excesivos…).

3. Trastorno por Atracón

Al igual que la bulimia nerviosa, este trastorno se caracteriza por la ingesta compulsiva y recurrente. La principal diferencia es que la persona no realiza conductas compensatorias (laxantes, ayuno, vómitos…).

Una de las consecuencias más habituales es el aumento de peso u obesidad, junto con los riesgos asociados (diabetes, colesterol, etc).

4. Drunkorexia

La drunkorexia o ebriorexia surge como un nuevo problema alimentario; las personas que lo padecen dejan de comer para tratar de compensar las calorías que ingieren con el alcohol. A los peligros de la anorexia se suman los del consumo de esta droga.

La gravedad del trastorno dependerá, por un lado del grado de adicción al alcohol, y por otro, de la severidad de la anorexia.

Factores de Riesgo

Los factores de riesgo facilitan la aparición de cualquier tipo de trastorno, incluido un TCA.

  • Factores individuales: antecedentes familiares; rasgos de personalidad; baja autoestima; imagen corporal negativa, etc.
  • Factores familiares: falta de estructura familiar; ambiente controlador y exigente; experiencias vitales estresantes, etc.
  • Factores sociales: irreal canon de belleza; exigencia mediática; deportes o actividades, etc.

Factores de Protección y Tratamiento

Según la psicóloga del gabinete Psicólogos Málaga PsicoAbreu, Isabel Sánchez Montero, fomentar una imagen corporal positiva y una buena autoestima es uno de los objetivos principales para la prevención y el tratamiento de un TCA. Además, hay varios factores a tener en cuenta.

1. Los medios de comunicación

Los medios de comunicación son un instrumento de gran influencia en aspectos relacionados con la salud de la población y, muy especialmente, con los trastornos de la conducta alimentaria.

Por ello, algo muy importante en la prevención de este tipo de trastorno es la colaboración con los medios de comunicación con el objetivo de promover una imagen realista y saludable.

2. El empoderamiento personal

Hay autores que proponen que un punto importante en la prevención, pasaría por realzar las influencias socioculturales y por reconocer la trascendencia de la autoestima, el autocontrol y la fortaleza de estas personas.

3. El trabajo en equipo

El tratamiento que los TCA exigen se desarrolla dentro de un equipo multidisciplinar, formado por diferentes especialistas: médicos, psicólogos, enfermeros, educadores, etc. Los objetivos del tratamiento psicológico pasan por:

  • Ayudar en la normalización del peso.
  • Asesoramiento familiar.
  • Aprender hábitos alimenticios saludables.
  • Educar en emociones (reconocer, regular y expresar las emociones de manera adecuada).
  • Aprender a contactar y transitar eventos privados dolorosos (pensamientos, emociones, sensaciones físicas).
  • Reconocer patrones evitativos y desarrollar pautas de afrontamiento efectivas.
  • Prevenir recaídas.

Cómo buscar ayuda ante los trastornos de la conducta alimentaria

Psicoabreu

El equipo de Psicólogos Málaga PsicoAbreu está especializado en el tratamiento psicológico eficaz de los trastornos de la conducta alimentaria. Todos sus profesionales trabajan para proporcionar una atención individualizada que se adapte a las características de cada persona, poniendo especial énfasis en la calidad de la relación terapéutica, el acompañamiento y las garantías de la intervención. Para ver los datos de contacto de este centro de psicología, haz clic aquí.