Basado en la Médico Geriatra Ana Urrutia y el nuevo manifiesto de la Plataforma Nacional sin sujeciones.

Las contenciones en personas mayores, concretamente las contenciones mecánicas como las químicas y farmacológicas, implican una limitación, retención o impedimento en las personas.

El término contención suscita un sentido más favorable que "sujeción". Es por esto que a continuación definiremos qué son las contenciones mecánicas, cómo afectan y las diferencias entre contención, sujeción y restricción.

Así mismo explicamos qué implica el nuevo manifiesto de la Plataforma Nacional sin sujeciones, cuyas entidades firmantes son el Comité Español de Representantes de personas con discapacidad (CERMI) y la Fundación Cuidados Dignos liderada por la Doctora Ana Urrutia, entre otras.

¿Qué son las contenciones?

Las contenciones son retenciones químicas o farmacológicas, físicas y mecánicas. Existen generalmente dos criterios para clasificarlas según la revisión teórica de la Fisioterapeuta experta en Geriatría Sandra Márquez: la “aceptación de la persona a la que se le aplica” o el “carácter temporal con el que se aplique”.

Contenciones Mecánicas CCMM

La contención mecánica es todo material o instrumento mecánico utilizado para evitar que una persona pueda moverse con tal de prevenir movimientos de daño a una persona de alrededor o de riesgo de caída.

Sin embargo, desde el modelo internacional de la Atención Integral y Centrada en la Persona (AICP) y desde la perspectiva de la Gerontología Social Intervencionista dicha creencia es errónea puesto que las contenciones mecánicas provocan daños difícilmente reversibles; utilizar pues las contenciones para evitar caídas se considera una mala praxis, pues las mismas contenciones pueden ocasionar úlceras o caídas de alto riesgo también, además de invadir la autoestima y el autoconcepto de la persona.

Contenciones químicas o farmacológicas

La contención química o farmacológica es el uso de medicamentos que sobre todo tienen repercusión en el Sistema Nervioso Central disminuyendo la necesidad de deambular, de agredir verbalmente.

Dichas contenciones generan la inhibición de las conductas consideradas ‘’disruptivas’’ en un entorno residencial o domiciliar, por lo que se consideran desde la AICP actuaciones de mala praxis dado que son restrictivas, no facilitan la funcionalidad y la autonomía de la persona y tienen graves y complejos efectos adversos. Tal y como defiende Burgueño (2005) citado por Márquez (2017) se trata del “uso de fármacos (psicotrópicos o no) para tratar un problema para el que no existe un tratamiento mejor”.

Contenciones físicas

La contención física se refiere a un espacio en el que se utilizan materiales restrictivos del contexto. A menudo se utilizan en residencias y también en domicilios para reducir el espacio en el que la persona pueda deambular.

Hace referencia a muebles, sillas, mesas o cualquier otro material del contexto en el que reside la persona que pueda restringir su movimiento en el espacio.

Diferencia entre contención y sujeción

Según Rodríguez (2011) citado por Márquez (2017) y basado en su revisión en el Grupo de Trabajo del Comité de Ética de Servicios Sociales de la Generalitat de Catalunya, contención es “todo aquello que limita, retiene o impide a una persona que transgreda un límite físico, psíquico o emocional’’. Por otro lado, según el autor, el término sujeción implica directamente la restricción equivalente a atar físicamente.

Manifiesto de la Plataforma Nacional sin sujeciones

El Manifiesto de la Plataforma Nacional sin sujeciones es expuesto por la Fundación Cuidados Dignos, liderada por la reconocida Geriatra Ana Urrutia.

Dicho manifiesto cuenta con la firma de importantes entidades como son Helpage International, Fundación Pilares, Dignitas Vitae, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, UPD y la Fundación LARES. Su objetivo es erradicar la práctica de sujeciones físicas y químicas en las personas mayores, personas con discapacidad y/o con problemas de salud mental siendo su misión sensibilizar a la sociedad, a los profesionales que se dedican al cuidado y a las organizaciones.

Estrategias para erradicar las contenciones

Alineado con las BBPP Buenas Prácticas que todo Recurso Gerontológico debe ejercer respecto a la sexualidad en personas mayores y/o en situación de dependencia o vulnerabilidad, la Plataforma Nacional sin sujeciones busca garantizar la Atención Integral y Centrada en la Persona luchando por la toma de acción de estrategias basadas en la Geriatría y en la Gerontología que eviten pues el uso de sujeciones físicas y químicas.

Las estrategias son desarrolladas por profesionales de la Gerontología y/o Geriatría (Psicólogos/as, Directores/as, Terapeutas Ocupacionales, etcétera.) siempre considerando la Historia de Vida de la persona, así como sus motivaciones y habilidades relativamente preservadas.

Planes de Cuidado, ¿qué son?

El Manifiesto de la Plataforma Nacional sin sujeciones expone que “todas las entidades y organizaciones que atienden a personas mayores en situación de dependencia o similares, en los distintos niveles y sectores asistenciales del cuidado (entre los cuales centros residenciales como también los recursos de atención domiciliaria) deberán estar obligadas a ofrecer a las personas a quienes cuidan la posibilidad de optar por “planes de cuidado” libres de sujeciones físicas y farmacológicas.

Los Planes de Cuidado son programas de atención individualizada comúnmente conocido en gerontología como PIAI (Plan Integral de Atención Individualizado). Debemos considerar además que en Home Care (Servicio de Atención a Domicilio) dichos planes se consideran en desarrollo y susceptibles de mejora.

  • Artículo relacionado: "La Sexualidad en el Envejecimiento: las personas mayores también tienen relaciones sexuales."

Contenciones y maltrato en personas mayores

Todo comportamiento profesional, familiar o personal que vulnere los derechos de las personas mayores se considera un trato inadecuado, por lo tanto un maltrato. Incluimos en dicho maltrato no solamente la vulneración de la intimidad o la vulneración psicológica sino también la vulneración de la libertad.

Las contenciones en personas mayores se consideran un maltrato, así como otros tipos como pueden ser las situaciones de negligencia psicológica o física, la agresión física o verbal, el abandono, etcétera.

Referencias bibliográficas:

  • Colegio Oficial de Enfermería de Barcelona. Comisión Deontológica. (2006). “Consideraciones ante las contenciones físicas y/o mecánicas: aspectos éticos y legales’’. Barcelona.
  • “Cómo se eliminan las sujeciones. Guía para la eliminación de sujeciones físicas y químicas en centros de atención sociosanitaria y domicilios’’. Basada en la Norma Libera-Ger de la Fundación Cuidados Dignos. Adaptado de Rein Tideiksaar, PH. D. President of Fall Prevent, LLC (2005) i Antonio Burgueño, Coordinador del Programa Desatar al Anciano y al Enfermo de Alzheimer de CEOMA.