En algún momento de nuestras vidas, todos hemos tenido malas experiencias o no nos ha tocado vivir situaciones traumáticas que nos han causado un gran sufrimiento emocional. Cuando estamos inmersos en una de estas situaciones delicadas y difíciles puede que pensemos que no nos vamos a recuperar, que hemos tocado fondo.

Sin embargo, podemos llevar a cabo acciones que nos permitan minimizar el dolor y recuperarnos, aunque sea poco a poco, de los momentos complicados que nos toca vivir.

En este artículo te presentamos algunas claves que te ayudarán a superar el sufrimiento emocional.

El dolor emocional y sus características

El dolor emocional duele igual que el dolor físico. Esto es lo que demuestran muchas investigaciones de neuroimagen (Jaffe, 2013), que afirman que las regiones implicadas en procesamiento del dolor físico son las mismas que las dolor emocional y la angustia social.

Este tipo de dolor es una experiencia subjetiva, y a diferencia del dolor físico, la herida no se ve. Existen distintos motivos que causan gran sufrimiento emocional o psicológico: el desamor, dejar atrás una ciudad y amigos, perder el trabajo, etc. Sea cual sea la causa, es necesario saber gestionar correctamente el cambio y poseer las herramientas y recursos que ayuden a superar el sufrimiento de manera apropiada.

Consejos para superar el sufrimiento emocional

El sufrimiento emocional puede aparecer en cualquier momento de nuestras vidas, y puede durar más o menos en función de cómo lo afrontemos. En las siguientes líneas te dejamos una serie de consejos que te ayudarán a superar el dolor que aparece en los momentos difíciles de nuestras vidas.

1. Reconoce el sufrimiento

No es fácil reconocer que lo estamos pasando mal o que no estamos en nuestro mejor momento, en parte porque vivimos en una sociedad muy exigente y en la cual el sufrimiento emocional es sinónimo de persona débil. Pero para poder superar este dolor es necesario reconocerlo antes y no evitar nuestras propias emociones, pues pese a no ser positivas, pueden avisarnos de que algo no va bien.

Cuando no queremos afrontar la realidad, lo que estamos haciendo es cronificar el sufrimiento y esquivando nuestra recuperación.

2. Trátate con compasión

Cuando las cosas nos van mal, solemos ser muy críticos con nosotros mismos. Este comportamiento no favorece para nada nuestra recuperación. Tratarnos a nosotros mismos con cariño es, sin duda, una de las mejores maneras de reducir el sufrimiento emocional.

No somos personas perfectas y la vida tiene sus momentos buenos y momentos malos. Aceptar esto es la mejor manera de avanzar hacia el bienestar mental. La compasión no solamente se refiera a tratar a los demás con cariño, sino también a tratarnos bien a nosotros mismos a pesar de que las cosas no salgan como deseamos. Si nos aceptamos como somos y nos tratamos con cariño, podremos aprender de las experiencias negativas de la vida y sufriremos menos.

3. Acepta que hay gente que no te comprende

Es fácil creer que los demás van a empatizar con tu sufrimiento, pero no siempre es así, por lo que debes aceptarlo. Sin embargo, hay individuos sensibles que si que te comprenderán pues son sensibles o han pasado por situaciones similares. Además, hay personas con inteligencia emocional alta y otras que no.

4. Sé sincero contigo mismo

Cuando nos engañamos a nosotros mismos, estamos evitando hacer frente al problema. Como he dicho en el punto anterior, para superar el dolor emocional es necesario reconocerlo y aceptarlo, y para ello, antes de nada, hay que ser sincero con uno mismo.

Pero no solamente es posible auto sincerarse para mejorar el bienestar mental, sino que contar con el apoyo de gente cercana con la que poder conversar y verbalizar los pensamientos también ayuda.

5. Valora a la gente que está ahí para ti

En los momentos difíciles es cuando realmente podemos ver quién está ahí para nosotros y quién está a nuestro lado. Por eso, cuando seamos conscientes de las personas que realmente se preocupan por nosotros, debemos conservarlas. Hay que estar agradecidos, porque no todo el mundo nos prestará su hombro de manera incondicional cuando las cosas no van bien.

6. Busca el motivo de tu sufrimiento

Cuando ya hayas aceptado la situación y estés listo para afrontar la situación y seas consciente de que la gente a tu alrededor está ahí para ti, averigua qué es lo que te está causando malestar y piensa en la causa de tu sufrimiento. Quizás el problema tenga solución, por lo que es posible remediarlo.

7. Asiste a un curso de inteligencia emocional

La inteligencia emocional es uno de los paradigmas de la psicología que está más de moda en la actualidad. Este término, que se puso de moda gracias a Daniel Goleman, ha demostrado que aporta muchos beneficios para las personas. Puedes conocerlos si le echas un vistazo a nuestro artículo: “ Los 10 beneficios de la inteligencia emocional”.

La inteligencia emocional se compone de cinco elementos: autoconocimiento emocional, regulación emocional, empatía, habilidades sociales y automotivación. Por suerte, puede aprenderse. En nuestro artículo: “Los 6 mejores cursos de Inteligencia Emocional y Desarrollo Personal”.

8. Haz Mindfulness

El Mindfulness o atención plena es una práctica ancestral que está muy de moda en la actualidad, puesto que las investigaciones científicas han demostrado que incrementa el bienestar de las personas y reduce el sufrimiento emocional. Consiste en la aplicación de unos principios básicos, como son: estar en el momento presente, tratarse a uno mismo con compasión, adoptar una mentalidad no enjuiciadora, etc.

9. Acude al psicólogo

Si tienes dificultades para superar el sufrimiento emocional a pesar de poner de tu parte, puedes acudir a un psicólogo. Este profesional de la salud mental te ayudará a encontrar el motivo del problema y te aportará herramientas que podrás emplear para mejorar bienestar.