Un resumen de esta teoría de la emoción. Unsplash.

Las emociones son reacciones psicofisiológicas que todos experimentamos en nuestro día a día: alegría, tristeza, rabia… En gran parte, éstas gobiernan nuestras decisiones y nos llevan a escoger caminos y a desechar otros. También influyen en nuestra conducta y pensamientos.

La génesis de las emociones se ha explicado desde muchos puntos de vista: biológicos, fisiológicos, psicológicos… Aquí conoceremos la teoría de Cannon-Bard, una teoría psicofisiológica que propone que la emoción prepara al individuo para actuar y adaptarse al entorno.

Bradford Cannon y Philip Bard

A principios del año 1900, Walter Bradford Cannon (1871-1945), un fisiólogo y científico de la Universidad de Harvard, propuso una teoría que explicaba el origen de las emociones. Además, realizó una serie de críticas a la teoría precedente y dominante del momento, la teoría periférica de James-Lange.

Por otro lado, Philip Bard (1898 - 1977), fisiólogo estadounidense, también se unió a la teoría de Cannon, y juntos formularon la teoría de Cannon-Bard.

Teoría de Cannon-Bard: características

La teoría de Cannon (1927) y Bard (1938) parte de un enfoque psicofisiológico. Según los autores, la emoción antecede a las conductas y prepara al organismo para realizar una respuesta de lucha o huida frente a situaciones ambientales de emergencia. Por ejemplo, “lloramos porque nos sentimos tristes”.

Es decir, la emoción se produce antes que las respuestas fisiológicas. Después de la emoción y partir de ahí, se desencadena una reacción de alarma ante tales situaciones límite.

Por otro lado, Cannon y Bard plantean que el sujeto tenderá siempre a buscar el equilibrio y a adaptarse al medio a las situaciones.

Cannon y Bard, a través de sus experimentos, hicieron énfasis en el papel del cerebro en la producción de respuestas y sentimientos fisiológicos. Dichos experimentos apoyaron sustancialmente su teoría de la emoción.

Además, consideraron la emoción como un acontecimiento cognitivo. Plantearon que todas las reacciones físicas son iguales para diferentes emociones, y por lo tanto, que sobre la base de las señales fisiológica (únicamente) no podríamos distinguir unas emociones de otras.

Precedentes: teoría periférica de James-Lange

Antes de la teoría de Cannon-Bard, prevalecía la de James-Lange. Se trata de la teoría periférica de James-Lange. Según esta, la percepción de los cambios corporales genera la experiencia emocional (es decir, siguiendo el ejemplo anterior, sería “estar tristes porque lloramos”.

Según James-Lange, la secuencia sería la siguiente: observamos un estímulo (por ejemplo, una cara triste), esta información se envía a la corteza, entonces aparecen las respuestas fisiológicas viscerales y motoras (lloramos). Entonces la corteza percibe las sensaciones de llorar y genera el sentimiento (en este caso, tristeza).

Experimentos de Cannon-Bard

A través de sus experimentos, Cannon y Bard determinaron que la percepción de la emoción que despiertan los estímulos origina dos fenómenos: la experiencia consciente de la emoción y cambios generales fisiológicos. Todo ello se origina porque el tálamo envía sus impulsos al córtex cerebral y al hipotálamo.

Efectos de las emociones

Por otro lado, la teoría de Cannon-Bard afirma que las experiencias emocionales conscientes, las reacciones fisiológicas y la conducta son eventos relativamente independientes.

Así, según los autores, los estímulos emocionales tienen dos efectos excitatorios independientes: por un lado provocan el sentimiento de la emoción en el cerebro, y por el otro, la expresión de la emoción en los sistemas nerviosos autónomo y somático.

Críticas de Cannon y Bard a James-Lange

La teoría de Cannon-Bard hace una serie de críticas a la teoría de James-Lange. Estas son las siguientes:

1. Los cambios corporales no son imprescindibles para percibir la emoción

Además, Cannon y Bard sostienen que cortando las vías aferentes no se producen cambios en las respuestas emocionales.

2. No existen patrones específicos de emociones

Según Cannon y Bard, en realidad lo que ocurre es que determinados cambios corporales son similares para diferentes emociones.

3. A veces las sensaciones corporales ocurren después de la emoción

Es decir, que las sensaciones corporales, al ser más lentas, a menudo se manifiestan posteriormente a experimentar la emoción (que puede ser inmediata).

4. Activación voluntaria del organismo

Cuando el organismo se activa de forma voluntaria, no aparece una auténtica emoción.

5. Activación difusa y general

La teoría de Cannon-Bard plantea una activación autónoma difusa y general (se trata pues de una teoría central con un substrato en el tálamo); en cambio, la teoría de James-Lange, que es periférica, y defiende que cada estado emocional provoca cambios fisiológicos específicos.

Referencias bibliográficas:

  • Aguado, L. (2005). Emoción, afecto y motivación. Cap. 1: Introducción al estudio de la emoción (17-48). Alianza: Madrid.
  • Díaz, A. (2010). Teorías de las emociones. Innovación y experiencias educativas, 29.
  • Fernández, E.G.; García, B.; Jiménez, M.P.; Martín, M.D. y Domínguez, F.J. (2010). Psicología de la emoción. Editorial Universitaria Ramón Areces: Madrid.
  • The Psychology Notes, HQ. (2013). Cannon–Bard Theory of Emotion. Online Resources for Psychology Students.