Una prueba psicológica proyectiva fundamentada en dibujar una familia.

Las técnicas proyectivas pretenden aflorar el material reprimido o inconsciente de la persona, a través de dibujos, imágenes, palabras, etc. En este artículo conoceremos una de ellas, el test de la familia, creado por Maurice Porot (1952) y aplicado en la infancia y adolescencia.

En esta técnica se le pide al niño que dibuje a una familia, y a partir de ahí se le hacen una serie de preguntas para posteriormente analizar sus respuestas, así como el dibujo en sí. Se trata de una técnica expresiva que pretende explorar cómo se ubica el niño en su entorno familiar.

Las técnicas expresivas o gráficas

En evaluación psicológica, las técnicas expresivas o gráficas son un tipo de prueba proyectiva (psicodinámica) donde la consigna que se le da al sujeto es que dibuje ciertos elementos; a través de el dibujo, se supone que el sujeto manifiesta su forma personal de organizar el mundo y de intentar reproducirlo. Además, según la teoría psicodinámica, la conducta gráfica (el dibujo) está más libre de control consciente que la conducta verbal.

Sin embargo, existen pocos estudios empíricos para las técnicas expresivas. Además, la interpretación se caracteriza por un alto nivel de subjetividad.

Según Machover (1949), con los dibujos se obtienen datos útiles para formular hipótesis clínicas, pero es imprescindible realizar estas hipótesis desde la convergencia de los indicios psicopatológicos hallados dentro de la prueba con los datos obtenidos por otros métodos.

Test de la familia: características

El test de la familia (o test del dibujo de la familia) es una prueba proyectiva tipo expresiva o gráfica, creada por Maurice Porot (1952). La consigna que se le da al sujeto examinado es que dibuje una familia, sin restricciones o concreciones. Existen otras versiones en cuanto a esta consigna, como por ejemplo pedirle que dibuje su familia. Después del dibujo el examinador interroga al sujeto sobre su producción.

El test de la familia está fundamentado en la técnica del dibujo libre; este tipo de dibujo es muy practicado por los niños, y les gusta. Concretamente, el test se trata de una prueba de personalidad que puede administrarse a niños a partir de 5 años y hasta la adolescencia.

Se trata de una de las pruebas de exploración de la afectividad infantil con mayor popularidad y uso, que enfatiza los aspectos proyectivos. Además, evalúa clínicamente cómo el niño percibe subjetivamente las relaciones entres los miembros de la familia y cómo se incluye él en este sistema familiar.

Por otro lado, el test de la familia también permite investigar sobre aspectos de la comunicación del niño con otros integrantes de la familia y de los integrantes restantes entre sí.

Interpretación

El uso y la interpretación del test de la familia se basan en los principios psicoanalíticos de la proyección, ya que posibilita la libre expresión de los sentimientos de los menores hacia sus familiares, especialmente de sus progenitores.

Además, el test pretende reflejar la situación en la que se colocan los mismo sujetos en su medio doméstico.

Modificaciones

Un autor importante para la prueba también fue Louis Corman, quien introdujo importantes modificaciones a las instrucciones impartidas por Porot. Mientras que Porot le pedía al niño “dibuja tu familia”, la consigna de Corman era “dibuja una familia, una familia que tu imagines”.

Por otro lado, Bums y Kaufman (1972) presentan una versión modificada del test de la familia, llamada “La Prueba Kinética del Dibujo de la Familia”, para la cual proponen criterios de evaluación. En esta versión, utilizan las consignas: "Haz un dibujo de tu familia, incluyéndote a ti haciendo algo" y "Trata de hacer personas completas, no dibujos animados, ni figuras de palitos. Recuerda que debes dibujar a cada uno haciendo algo, ocupado en algún tipo de acción".

Aplicación

Después de dar la consigna al niño o adolescente, el examinador realiza una breve entrevista, la cual refuerza mucho la interpretación que efectuará el psicólogo.

Así, después de reforzar al niño por su dibujo, se le formulan una serie de preguntas acerca de su familia imaginada y de los integrantes de esta. Para hacerlo, se incluirán todas las preguntas necesarias, considerando las circunstancias de cada uno y estimulando en todo momento la libre expresión del niño o adolescente.

¿Qué explora?

El test de la familia es considerada una prueba con un importante valor diagnóstico en círculos vinculados a terapias psicodinámicas. A través de él se pretende conocer las dificultades de adaptación del medio familiar y los conflictos edípicos y de rivalidad fraterna.

Además, es un test pensado para reflejar el desarrollo intelectual del niño, ya que a través de diferentes elementos del trazo y del dibujo se puede determinar en cierta medida el desarrollo madurativo del niño (en cada etapa de la infancia el dibujo es de un tipo u otro, como estableció Luquet).

Sin embargo, es importante mencionar que el test de la familia se utiliza más para evaluar o apreciar aspectos emocionales en el niño que para evaluar su desarrollo intelectual y madurativo, aunque se utilice incluso para evaluar ciertos aspectos de los problemas de aprendizaje.

Enfoques

El creador del test de la familia, Maurice Porot (1952), considera que decirle al niño que dibuje su familia, permite conocerla tal como él se la representa, lo cual es más importante que saber cómo es en la realidad.

Por otra parte, Louis Corman (1961) considera que la proyección se da con mayor facilidad si la indicación es más vaga, algo así como: “Dibuja una familia que tú imagines”. Según él, esta consigna permite que las tendencias inconscientes se expresen con mayor facilidad.

Otro autor, Korbman, mencionó en una serie de estudios que en la práctica clínica con niños pequeños, la consigna más adecuada en el test de la familia es la de “Dibuja tu familia”; esto se fundamenta en el supuesto de que el niño es un sujeto en formación, donde la represión es menor, y se considera que no se defiende tanto como el adulto. Es decir, que se proyecta abiertamente.

Referencias bibliográficas:

  • Buela-Casal, G.; Sierra, J.C. (1997). Manual de evaluación psicológica. Ed. Siglo XXI. Madrid.
  • Cohen, R.J., Swerdlik, M.E. (2002) Pruebas y evaluación psicológicas. McGraw-Hill. Madrid.
  • Corman, L. (1967). El Test del Dibujo de la Familia en la práctica médico-pedagógica. Kapelusz, Buenos Aires, 1-27