Varias maneras de educar emocionalmente a niños y niñas.

La empatía es la capacidad que tenemos para ponernos en el lugar de la otra persona o ser, llegando a comprenderle y saber cómo se siente. Tiene una función muy importante, y es que, gracias a ella, podemos relacionarnos mejor con los demás y así favorecer las relaciones sociales.

Que nos mostremos empáticos no solo es beneficioso para las personas que nos rodean, también nos beneficia a nosotros mismos, ya que nos ayuda en nuestra adaptación al medio y desarrollo emocional. Es por eso que podemos decir que es la base de muchas otras habilidades, como las habilidades sociales, la inteligencia emocional, etc

Aunque los seres humanos nacemos con la capacidad de ser empáticos, esta es una cualidad que se va desarrollando a medida que crecemos. Es por ello que las personas cercanas al entorno del niño son fundamentales para que el desarrollo de la empatía se produzca adecuadamente.

¿Es importante tener empatía hacia los animales?

Todos estamos de acuerdo en que los niños deben desarrollar una buena empatía con sus iguales, pero sin embargo muchas personas no muestran interés en la relación que tienen los pequeños con los animales. Sin embargo, debemos plantearnos si conectar emocionalmente con otros seres vivos también es beneficioso para el desarrollo infantil, ya que hay estudios que han observado la relación entre la violencia y el maltrato animal como Ascione (1997-1998), que observó puntuaciones significativas en sus estudios en la relación entre violencia doméstica y maltrato animal.

De forma natural el niño siente atracción por los animales, es lo que se llama biofilia; sin embargo, la educación y el entorno hacen que el comportamiento que los pequeños hacia otras especies sea de una forma u otra; puede ser respetuosa, indiferente o agresiva. Por otro lado, hay estudios que nos llevan a pensar que inculcar el respeto y relación con los animales nos ayuda a mantener también relaciones positivas con los demás. Autores como Serpell (1999) exponen que la presencia de animales potencian en nosotros la actitud de atención, cuidado, compañerismo, seguridad, confort y diversión.

Lo que está claro es que la relación niño y animal crea una oportunidad para la expresión emocional sin ninguna consecuencia negativa.

¿Quieres fomentar la empatía hacia los animales en tus hijos?

Si te gustan los animales y quieres compartir el hogar con ellos, muy bien, pero no es necesario tener mascota para que tus hijos desarrollen el amor hacia ellos. Y tampoco es suficiente con tenerlos en casa, debes enseñarles. El simple hecho de tenerlos en casa no garantiza que ellos tengan los cuidados por parte de tus hijos. Si estás interesado puedes seguir estos pasos:

1. Sé su modelo

Esto es lo más importante. Recuerda siempre que los niños poseen una gran capacidad de aprender todo lo que ocurre en su día a día. Tienes que ser su modelo en esto como en todas las cosas importantes de la vida. Así como vea que tratas a los animales, ellos harán igual. Habla bien en su presencia, no grites ni castigues a los animales. Tus hijos deben ver que los respetas.

2. Leer cuentos animalistas

Fomentar la lectura en los niños es muy beneficioso, y si utilizamos libros sobre los animales conseguiremos cumplir dos valiosos objetivos: que lean y que aprendan sobre ellos. Es importante escoger bien el libro que se ajuste a su edad y compartir el momento con ellos. Leer el libro juntos es importante, pues le pueden surgir muchas preguntas que es necesario que puedas responder.

Te dejo algunos ejemplos de libros: Rescate animal (Patrick George), Salvemos a los animales (Frances Barry), Una sola cosa (Celeste Sánchez Demare).

3. Visita una protectora cercana

Seguramente tienes protectoras cerca en tu localidad. Puedes concertar una cita para que los pequeños vean el refugio y observen cómo viven los animales que son abandonados. También puedes acudir a charlas ofrecidas por las protectoras, o proponerles que les expliquen a tus hijos algunos temas en los que creas que tienen más dudas.

4. Comparte charlas con ellos

El mundo animal es muy extenso y tiene muchas cosas que conocer. Elije un tema en concreto para empezar a conversar con ellos. Las necesidades de los animales de compañía, el abandono, como ayudan las protectoras, los zoológicos….etc . Si hay temas que desconoces, es importante que antes te informes tú para poder responder bien sus dudas.