La escuela es un lugar en el que las relaciones sociales nos afectan mucho. Unsplash.

Si hay algo que caracteriza a la raza humana es que somos animales sociales y nuestro desarrollo personal está muy condicionado por el grado de socialización que logremos conseguir. Esto no tiene por qué implicar el logro de un gran número de relaciones, sino más bien las habilidades que desarrollamos para conseguirlas.

El proceso que tiene como objetivo la integración en la sociedad y la interacción satisfactoria con otros es conocido como socialización. Este proceso puede verse dividido en dos fases según la etapa vital de la persona: socialización primaria y socialización secundaria.

¿Qué es la socialización?

El proceso de socialización hace referencia al contacto entre personas mediante el cual aprendemos e aceptamos e integramos una serie de pautas de comportamiento y nos adaptamos a ellas. Este proceso tiene el objetivo de inculcar en la persona los elementos socioculturales propios de su entorno, estos elementos son moldeados por las experiencias personales y por los agentes sociales, e integrados en la personalidad del individuo.

Mediante la socialización, la persona desarrolla y potencia las habilidades necesarias para la correcta integración y contribución a la vida social, generando patrones de conducta y comportamiento organizado acorde con la sociedad.

Pero todo este proceso de socialización no sería posible sin los agentes sociales. Se consideran agentes sociales todas aquellas personas o instituciones con las que la persona se relaciona. Sin ellos no existe ningún tipo de socialización.

La familia, la escuela, los amigos e iguales, así como las instituciones y personas influyentes pertenecen a la categoría de agentes sociales; siendo los más importantes la familia, debido a que es el primer contacto social de la persona y la escuela, puesto que es la principal emisora de conocimiento.

Pero esta socialización no se da en un solo momento de la vida, si no que se alarga durante años. Por lo tanto, dependiendo de la etapa en la que se encuentre la persona podremos hablar de socialización primaria o secundaria.

La socialización primaria y sus agentes

Esta primera fase de socialización tiene lugar en el contexto familiar de la persona. A continuación pasa a darse en las instituciones educativas en las cuales el individuo comienza a generar otras relaciones con amigo y iguales, fuera del núcleo familiar.

No existe un evento o señal concreta que sirva de punto de finalización de esta etapa, ya que esto puede cambiar según la persona, el contexto social y la cultura en la que esta se desarrolle. Los agentes sociales propios de esta etapa y que ocasionan las primeras relaciones con la persona son: la familia, la escuela y los medios de comunicación.

1. Familia

La familia, sobre todo el núcleo familiar más íntimo y cercano, tiene la responsabilidad de atender tanto las necesidades físicas del individuo, como las necesidades psicológicas. Asimismo, las dinámicas familiares determinarán la evolución de persona tanto a nivel de personalidad, como a nivel cognitivo y de conducta.

Las relaciones con padres y hermanos, aportan una información esencial para el niño sobre cómo interactuar con otras personas, generando así patrones de comportamiento básicos que le permitirán en un futuro adaptarse mejor a la sociedad.

2. Escuela

Por otra parte, una vez que el niño comienza la etapa académica, la escuela se convierte en otro agente social primordial. La escuela otorga la oportunidad de relacionarse diariamente con amigos e iguales, haciendo consciente al niño de que pueden existir diferencias en la manera de proceder, actual y pensar de los otros.

Además, la relación entre el cuerpo de profesores y los alumnos proporciona el conocimiento de que también existen jerarquías institucionales y cómo interactuar con ellas.

3. Medios de comunicación

Finalmente, un agente socializador que cada vez adquiere más importancia son los medios de comunicación. Además de los medios tradicionales como la televisión, la prensa o la radio; el avance de Internet y las redes sociales está ejerciendo un importante efecto sobre la manera de socializar las personas.

Es imposible ignorar el cambio que se ha producido en la manera de socializar, influenciados por las redes sociales. Las cuales han conseguido alterar las dinámicas y patrones de comportamiento de las personas en relación con la interacción con otros.

La socialización secundaria

Esta segunda fase se da durante la última etapa de la adolescencia, después de la cual la persona se inicia en la adultez y pone en práctica todo lo aprendido en el hogar y en el contexto educativo. En esta socialización posterior, la persona (que ya posee habilidades sociales anteriores) se incorpora en otros sectores de la sociedad, lo cuales le permiten un aprendizaje de nuevos recursos en otros ámbitos en principio desconocidos.

Mediante este proceso, la persona asimila que existen otros contextos y realidades que difieren de lo conocido durante la socialización primaria. En este caso, la universidad, los organismos laborales y las instituciones políticas y gubernamentales ejercen un fuerte poder en la socialización.

Además, a diferencia de la socialización primaria, en la etapa secundaria la persona tiene un amplio margen de actuación, en el cual es libre de decidir cómo actuar.

¿Existe una socialización terciaria?

Efectivamente existe una socialización terciaria, con la diferencia de en que en lugar de una etapa se trata de un nivel de diferente de socialización en la cual aquellas personas que han experimentado una desviación de lo que se considera la norma social tienen la oportunidad de reintegrarse en la sociedad.

Estos casos se dan en personas con conductas delictivas, criminales o punibles; las cuales mediante un proceso de resocialización readaptan su comportamiento. En este último caso los agentes socializadores se vinculan a las autoridades e incluso a la prisión.