7 creencias falsas sobre el consumo de marihuana

Un resumen de varias de las creencias erróneas más extendidas sobre el consumo de marihuana.

Creencias falsas sobre el consumo de marihuana

El cannabis, también conocido con los nombres de marihuana o hachís en función de la forma en que se presente, es una sustancia depresora del sistema nervioso central (SNC), que posee varias moléculas con efectos psicoactivos, entre ellos un compuesto molecular conocido con el nombre de “tetrahidrocannabinol” (THC).

Por otro lado, otra de las características de la marihuana es el alto grado de aceptación del que goza, y su uso es muy habitual en países de todo el mundo, sobre todo entre adolescentes y gente joven. Sin embargo, que sea relativamente popular no significa que esta droga sea inocua.

La combinación de intereses económicos que hay tras el cannabis, por un lado, la complejidad del funcionamiento de las drogas, por el otro, y el hecho de que el consumo de estos productos sigue siendo tabú en muchos aspectos, ha propiciado la aparición de una gran cantidad de mitos acerca de la marihuana, lo cual expone a las personas a la desinformación y a la asunción de riesgos al consumir esta sustancia desde el más puro desconocimiento. Por eso, en este artículo haremos un repaso a las principales falsas creencias sobre la marihuana.

Creencias erróneas sobre el consumo de marihuana

A continuación explicaremos las falsas creencias sobre el consumo de marihuana que suelen llegar a darse con mayor frecuencia.

1. La marihuana es un producto natural

El concepto de “natural” es muy usado como adjetivo en el mundo del marketing, ya que esta es una idea difusa a la que, sin embargo, se le asocian cualidades positivas. En este caso, tanto en los países en los que la venta de marihuana es legal como en los que no lo es, se ha implantado un sistema de publicidad en favor del cannabis según el cual este es un producto natural porque no es creado en laboratorios mediante la síntesis de moléculas, sino que se obtiene a partir de realizar cambios mínimos en las partes de una planta.

Pero hay que tener en cuenta que la naturaleza está llena de elementos altamente tóxicos y dañinos para la salud. Que la marihuana sea llamada "producto natural" (es decir, que pueda ser consumida sin haber sido procesada artificialmente) y provenga de una planta no quiere decir que no pueda causar problemas para la salud, ya que en ese sentido el tabaco y el opio son también naturales (más allá de que el tabaco suela llevar bastantes productos químicos añadidos, ya que el tabaco natural también puede provocar problemas para la salud a largo plazo).

Y, por otro lado, las plantas de cannabis utilizadas para crear el producto distan mucho de ser los organismos que podemos encontrar en la naturaleza; en la gran mayoría de los casos son el fruto de la selección artificial durante generaciones, de manera que se selecciona aquellas en las que la cantidad de THC es mayor para aumentar el potencial adictivo de la droga. Así pues, la intervención humana está en el mismo ADN de la planta que se usa para vender marihuana.

2. La marihuana es inofensiva para la salud

Una de las principales falsas creencias sobre el consumo de marihuana es el pensamiento que alguna gente piensa acerca de que la marihuana es inofensiva para la salud debido a que es una sustancia “ecológica” y natural, lo cual se deriva del mito que hemos visto antes.

Uno de los problemas más destacables del consumo prolongado de marihuana son las alteraciones que diversos estudios han demostrado que provoca a nivel cerebral. Además, puede provocar un sinfín de problemas físicos y psicológicos, como los que vamos a mencionar a continuación.

Cabe destacar que los hallazgos de varios estudios publicados en 2022 destacaron que si se consume marihuana durante el embarazo esto podría llegar a causarle al bebé ansiedad e hiperactividad.

En la edición más reciente del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-5 que fue publicada por la Asociación de Psiquiatría Americana (APA) aparece reflejado el “trastorno por consumo de cannabis” y la “intoxicación por cannabis”, siendo los principales síntomas de la intoxicación los siguientes: cuando se da un consumo recurrente puede llegar a causar un comportamiento problemático e incluso cambios a nivel psicológico bastante significativos (por ejemplo, euforia, descoordinación motora, ansiedad, alteración del juicio, etc.).

Creencias erróneas sobre el uso el cannabis

Además, cuando se produce una intoxicación por cannabis pueden darse dos o más de los siguientes síntomas: aumento considerable del apetito, taquicardia, boca seca e inyección conjuntival.

Para poder diagnosticar un trastorno por consumo de cannabis debe haberse consumido de manera frecuente durante un tiempo prolongado y a haber aparecido al menos durante 1 año síntomas como los siguientes: que exista un deseo o esfuerzos persistentes por dejar de consumir marihuana, invierte demasiado tiempo en actividades que sean necesarias para conseguir la marihuana, existe un poderoso deseo de consumir marihuana, ese consumo frecuente provoca que la persona incumpla con sus obligaciones en el trabajo o los estudios, cada vez consume más cantidades, etc.

3. Al tener algunos efectos terapéuticos, por fumarse un porro no pasa nada

Entre las falsas creencias sobre el consumo de marihuana podemos encontrar que hay quienes creen que al poseer algunos efectos terapéuticos no pasa nada por fumarla. Sin embargo, los usos médicos que se llevan a cabo bajo supervisión de profesionales distan mucho del consumo recreativo, por lo que no se puede decir que sea terapéutica si no ha sido recetada por un médico, en cuyo caso no se deberían exceder las cantidades recomendadas.

Cabe destacar que existen estudios que han hallado que la marihuana podría ayudar a combatir el dolor, siempre y cuando sea consumida bajo supervisión médica y sin sobrepasar las cantidades recetadas. Sin embargo, los datos sobre su efectividad terapéutica a día de hoy son todavía insuficientes, por lo que serían necesarios más estudios que pudieran demostrarlo.

4. La marihuana no provoca adicción

Otra de las falsas creencias sobre el consumo de marihuana que se da con bastante frecuencia es el hecho de que algunas personas piensen que el consumo de marihuana no puede causar adicción, por lo que también tienen la creencia de que podrían dejar de consumir drásticamente sin consecuencias. Existen numerosas investigaciones que han podido demostrar que el consumo prolongado suele provocar adicción, sobre todo si comienza a consumirse durante la adolescencia.

Cabe mencionar que en el DSM-5 aparece reflejado el “síndrome de abstinencia al cannabis”, siendo los principales síntomas: cuando se cesa de manera brusca el consumo de marihuana, tras haber estado consumiendo con frecuencia durante un largo periodo de tiempo pueden llegar a producirse 3 o más síntomas como agresividad, rabia o irritabilidad, ansiedad o nerviosismo, insomnio, pérdida del apetito notable e incluso también de peso, intranquilidad, estado de ánimo deprimido e incluso puede que algún síntoma a nivel fisiológico (temblores, sudoración, fiebre, escalofríos, dolor abdominal o cefaleas.

5. La marihuana es mucho menos perjudicial para la salud que el tabaco

Una de las falsas creencias sobre el consumo de marihuana que suele encontrarse con bastante frecuencia es el pensamiento acerca de que la marihuana no es tan perjudicial para la salud como lo es el tabaco.

Lo que ocurre en realidad es que se ha demostrado que el cannabis contiene un alto porcentaje de los carcinógenos del tabaco y además en una cantidad superior (hasta un 50% más). Por otro lado, cuando se fuma un porro de marihuana sin filtro y se aspira el humo profundamente, se aumenta considerablemente el riesgo de sufrir cáncer.

Asimismo, al fumar marihuana, se produce un efecto broncodilatador, de manera que aumenta la absorción de varias sustancias tóxicas, igual que ocurre con el tabaco. Por lo tanto, el humo de los porros de marihuana también puede ser perjudicial para los fumadores pasivos.

6. La marihuana no puede llegar a causar trastornos mentales

Una de las falsas creencias sobre el consumo de marihuana más peligrosas es ese pensamiento acerca de que su consumo no puede llegar a provocar enfermedades mentales.

La realidad es que en cualquier momento de la adicción al cannabis, incluso habiendo consumido muy poca cantidad durante poco tiempo, pueden desencadenar se diversos trastornos psiquiátricos, siendo los más comunes los trastornos depresivos, los brotes psicóticos o incluso se pueden llegar a desarrollar cuadros de esquizofrenia, por lo que se debería tener mucha precaución a la hora consumir marihuana de manera recreativa, ya que las graves consecuencias que pueden desencadenarse podrían llegar a ser irreversibles.

7. No es peligroso conducir si se acaba de consumir marihuana

Entre las principales falsas creencias sobre el consumo de marihuana hay una que es muy peligrosa para la seguridad vial y es ese pensamiento que tienen algunas personas que creen que si han fumado un porro no corren peligro si conducen después un vehículo.

La verdad es que si se conduce un vehículo bajo los efectos del cannabis, no solamente se pone en riesgo la propia vida, sino que también la de las personas y sus acompañantes que se encuentran en los vehículos que circulan alrededor, por lo que esta podría ser la falsa creencia sobre el consumo de cannabis más peligrosa.

Es peligroso conducir un vehículo cuando se ha consumido marihuana debido a que esta sustancia produce una disminución considerable de la atención, provoca que aumente el tiempo de reacción, por lo que las respuesta y los reflejos serán más lentos, puede distorsionar considerablemente la realidad y también impide que la persona pueda calcular correctamente las distancias, lo que podría causar que choque contra otro vehículo.

Otro problema que se da con bastante frecuencia es cuando una persona conduce un vehículo habiendo consumido marihuana y alcohol, no siendo nada extraño leer o ver en la televisión varias noticias en las que se informa de un accidente provocado por un conductor que había dado positivo en alcohol y cannabis u otras sustancias.

¿Buscas tratamiento para las adicciones?

Si quieres disponer de apoyo terapéutico para superar una adicción, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales.

En Forum Terapéutico Sevilla trabajamos interviniendo tanto en trastornos adictivos con sustancias como con aquellos en los que no hay consumo de sustancias (juego patológico, etc.), y atendemos tanto a adultos como a adolescentes. Contamos con servicios ambulatorios, intervención mediante ingresos, programas de psicoterapia y acompañamiento y asesoramiento a familias.

  • American Psychiatric Association. (2014). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM - 5. Madrid: Panamericana.
  • Galván, G., Guerrero-Martelo, M. & Vásquez, F. (2017). Cannabis: una ilusión cognitiva. Revista Colombiana de Psiquiatría, 46(2), pp. 95-102.
  • Plan Nacional sobre Drogas (s.f.). Mitos y realidades sobre el cannabis. Gobierno de España. Ministerio de Sanidad: Plan Nacional Sobre Drogas.
  • Ruiz, J. M. & Pedrero, E. J. (2014). Neuropsicología de la Adicción. Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  • Wallis, C. (2019). ¿Ayuda el cannabis a aliviar el dolor? Mente & Cerebro, 98, pp. 36-37.

Artículos relacionados