Pensamiento holístico: qué es, características y ejemplos

Veamos las características del pensamiento holístico y el modo en el que influye en la mente humana.

Pensamiento holístico

Existen diversos tipos de pensamiento, cumpliendo cada uno de ellas diversas funciones, siendo algunos de ellos los siguientes: pensamiento inductivo, deductivo, creativo, analítico, crítico o el pensamiento holístico, del que hablaremos con más detalle en este artículo.

El pensamiento holístico es un enfoque de percepción y de análisis de la realidad de forma integral o global, siendo considerado como un modo de pensamiento natural y muy característico del ser humano, ya que consiste realizar conexiones entre diversos fenómenos, llevar a cabo una abstracción de ideas y también obtener una visión global del conjunto de las partes de un complejo sistema.

En este artículo veremos en qué consiste el pensamiento holístico, así como su influencia dentro del ámbito de la psicología.

¿Qué es el pensamiento holístico?

El pensamiento holístico es un fenómeno que ha despertado bastante interés en los últimos años dentro del ámbito de la psicología. A veces es conocido como pensamiento complejo o pensamiento sistémico.

Se trata de un enfoque que desde ciertas concepciones teóricas ha sido considerado como un tipo de pensamiento opuesto al tipo de pensamiento analítico, en el que se hace un análisis de un fenómeno o de un sistema mediante su funcionamiento y de la suma de sus partes, un método diferente al del pensamiento holístico como podremos ver más adelante.

Según el Diccionario de la Real Academia Española (RAE), la palabra ‘holístico’ (a partir de la palabra griega “ὅλος” hólos, que significa ‘total’ en español), pertenece o se encuentra relacionada con el "holismo", una doctrina filosófica del pensamiento que está orientada hacia la concepción de la realidad como un todo diferente a la suma de las partes que la componen, por lo que una entidad sería considerada como más que la suma de las partes que la forman.

Esta doctrina se encuentra ligada a la psicología holística, un enfoque que abarca el estudio de los fenómenos psicológicos mediante el análisis de un fenómeno, considerándolo como una compleja entidad en sí misma.

Por lo tanto, el pensamiento holístico podría definirse como un enfoque de percepción y de análisis de la realidad que rodea al ser humano de una manera integral o global, siendo considerado por muchos teóricos como un modo de pensamiento natural y bastante característico del ser humano, ya que es capaz de realizar conexiones entre diversos fenómenos, llevar a cabo una abstracción de ideas y también obtener una visión global del conjunto de las partes de un complejo sistema.

Características del pensamiento holístico

Además, el pensamiento holístico es un tipo de pensamiento muy práctico en el día a día, ya que posibilita la resolución de muchas tareas, como puede ser a la hora de construir un sistema dentro de cualquier campo, porque aunque empecemos por una parte, seremos capaces de comprender que forma parte de un conjunto más amplio. Por ello, llevando a cabo un razonamiento holístico lograremos encontrar cómo podemos conectar esa parte que tenemos presente con otras partes para que su unión logre formar en conjunto el sistema que pretendemos formar o construir.

Un ejemplo en el que se aplica el pensamiento holístico es el que se aplica a la hora de construir una maqueta. Cuando tenemos en nuestra mano una de las piezas de la maqueta que pretendemos construir, somos conscientes de que es uno de los elementos que, en conjunto con otros, forman una estructura más grande, que es lo que sería la maqueta que queremos montar.

Por lo tanto, este tipo de pensamiento nos permitirá encontrar cómo deben encajar las piezas para que, estando relacionadas o interconectadas, poco a poco irán formando partes cada vez mayores, hasta formar la estructura completa de la maqueta.

El pensamiento holístico en Psicología

Como hemos visto, el pensamiento holístico posibilita el reconocimiento de la interconexión de una amplia variedad de factores que mantienen alguna relación por la que terminan formando una serie de patrones, objetos de mayor tamaño y/o sistemas de mayor complejidad.

Aunque haya llegado a ser considerado el pensamiento holístico como el opuesto al pensamiento analítico, debido a que el primero trata de mirar cada una de las partes como un conjunto, mientras que el segundo consiste en analizar de manera aislada cada una de las partes, lo cierto es que para llevar a cabo ciertas tareas de gran complejidad necesitaríamos llevar a cabo un procesamiento cognitivo empleando ambos tipos de pensamiento, ya que necesitaríamos comprender todo el sistema o estructura en su conjunto, así como también sería necesario analizar cada una de las partes que forman ese conjunto.

En el terreno de la psicología, un psicólogo sanitario o clínico puede emplear el pensamiento holístico para entender lo que necesita el paciente que tiene enfrente, dado su estado actual, que es el que le ha podido llevar a buscar ayuda; y también puede servirle de ayuda un tipo de pensamiento analítico para tratar de comprender una serie de factores relacionados con el paciente, su forma de vida o sus relaciones más cercanas, entre otros, para tratar de encontrar la posible relación que pudieran tener con el problema.

Por lo tanto, el modo de pensamiento holístico capacita a las personas a ampliar sus horizontes, alejando su foco de atención de lo simple, con el fin de poder comprender procesos y sistemas más complejos, que tal vez no se encuentren presentemente visibles y requieren un mayor trabajo a nivel de razonamiento. Además, este tipo de pensamiento requiere ir más allá de simples condicionamiento, siendo conscientes de que las personas forman parte de un todo más complejo, siendo necesario analizar una serie de interrelaciones que afectan a cada persona.

También ofrece la posibilidad de analizar patrones, en lugar de analizar cada problema como algo aislado o único, poniendo así los problemas en contexto para poder entenderlos con mayor profundidad y, por tanto, más detalladamente. Para ello, es necesario que un psicólogo trate de analizar los orígenes, los desencadenantes y las posibles interdependencias de los problemas con otros factores para tratar de identificar algún tipo de patrón que pudiera estar detrás de los problemas o dificultades que han traído a cada paciente a consulta.

Por otro lado, la psicología holística trata de buscar solucionar a las dificultades o problemas de las personas analizando su pasado, la manera de vivir el presente y cómo afrontan el futuro**, tratando también de analizar las posibles interrelaciones entre todas y cada una de las etapas que han ido transcurriendo a lo largo de la vida de cada persona, tratando de estudiar al individuo en su conjunto.

Existen diversas escuelas del pensamiento dentro del ámbito de la psicología que han adoptado un tipo de enfoque holístico, entre las que cabe destacar las siguientes: la psicología de la Gestalt, la psicología social y la psicología humanista.

Características de las personas que aplican el pensamiento holístico

A la hora de estudiar los rasgos de la personalidad de las personas, dentro del ámbito de la psicología se ha podido observar que algunas personas tienden a utilizar en mayor medida el tipo de pensamiento holístico, siendo sus características más comunes las que vamos a mencionar a continuación:

  • Saben sacar provecho de las ideas contradictorias, pudiendo incluso encontrar algún tipo de relación.

  • Tienen la capacidad de aceptar las contradicciones que se pudieran presentar en su día a día.

  • Cuando observan algo, se centran en la totalidad o el conjunto, en lugar de centrar su atención en detalles aislados.

  • Suelen tener una perspectiva global de las cosas.

  • Tienden a asumir que las cosas pasan por algo debido a qué todo se encuentra relacionado con otros factores.

  • Al utilizar el pensamiento holístico saben que para comprender un proceso complejo necesitan ser pacientes.

  • Usan un tipo de pensamiento que va más allá de la propia creatividad, teniendo en cuenta todo el contexto de alrededor.

  • Quizás te interese: "¿Qué es el pensamiento crítico y cómo desarrollarlo?"

La relación entre el pensamiento holístico y el pensamiento analítico

Ahora que hemos visto cuáles son algunas de las características más comunes de las personas que tienen una mayor tendencia a utilizar un modo de pensamiento holístico en su día a día, en lugar de un pensamiento analítico, cabe mencionar que todas las personas podrían llegar a utilizar ambos tipos de pensamiento, dependiendo de los requerimientos de la tarea que se esté llevando a cabo y de lo que se pretenda lograr.

Por ejemplo, el entrenador de un equipo de fútbol debería tener un pensamiento holístico, ya que para ganar partidos debe organizar a todo el equipo en su conjunto para llevar a cabo el sistema táctico y el método de juego que les ha enseñado; aunque, por otro lado, también necesita emplear un pensamiento analítico para entender el estado de forma y anímico de cada uno de los jugadores que forman el equipo, así como también sus aptitudes para poder encargar a cada uno el rol que mejor encaje con sus aptitudes.

  • Choi, I., Koo, M. & Choi, J. (2007). Individual Differences in Analytic Versus Holistic Thinking. Personality & social psychology bulletin, 33, pp. 691-705.
  • García-Rodríguez, J. F. & Rodríguez-León, G. A. (2009). Holística y pensamiento complejo. Nuevas perspectivas metodológicas para el abordaje de la salud. Salud en Tabasco, 15, (2-3), pp. 887-892.
  • López, S. (2015). Diccionario de Psicología y Psiquiatría. Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  • Real Academia Española (2014). Diccionario de la lengua española: 23ª edición (Edición del Tricentenario). Barcelona: Espasa Libros.
  • Sánchez-Elvira, A. (2005). Introducción al estudio de las diferencias individuales. Madrid: Editorial Sanz y Torres.
  • Santos, M. A. (2000). El pensamiento complejo y la pedagogía. Bases para una teoría holística de la educación. Estudios Pedagógicos, 26, pp. 133-148.
  • Zhang, X., Fung, H. H., Stanley, J.T. et al. (2014). Thinking more holistically as we grow older? Results from different tasks in two cultures. Cult. Brain, 2, pp. 109–12.

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados