Recomendaciones sobre la gestión del estrés al tener un bebé. Unsplash.

La llegada al mundo de un hijo es un momento lleno de alegría y felicidad, de ternura, de numerosas e intensas emociones. Esto viene unido a tener más responsabilidades, ya que un niño viene al mundo indefenso y totalmente dependiente las veinticuatro horas del día.

Ser padre o madre implica que la vida cambie por completo, y junto con las innumerables alegrías de la llegada de un hijo, aparecen numerosas inseguridades, tales como miedos sobre la capacidad de ser buenos cuidadores, las comparaciones con otros padres, etc. Todo esto unido a situaciones estresantes como no saber qué le ocurre (sobre todo en la etapa más temprana en la que aún no saben hablar), los cambios de horario, la falta de sueño...

Estas situaciones, junto a las inseguridades descritas, pueden llevar al límite a los padres y producir que el estrés que sufren afecte seriamente a su estabilidad emocional y a su desempeño en cualquier actividad.

La importancia de la gestión del estrés en la paternidad y maternidad

Aunque haya muchos libros de ayuda y tutoriales sobre crianza de bebés y sobre cómo afrontar este momento, la realidad es que cuando un padre o una madre tienen a su bebé en sus brazos, todo lo leído puede ayudar, pero no será un manual de instrucciones con todas las respuestas.

Aparecen la preocupación constante por nuestro hijo, el cansancio físico y mental, la falta de tiempo en pareja, la disminución del tiempo de ocio, etc. Son muchos cambios de manera casi inmediata que si no aprendemos a afrontar pueden acarrearnos muchos problemas debido al estrés.

Por eso, es importante tener en cuenta una serie de recomendaciones, que nos pueden ayudar a atravesar este momento de felicidad e incertidumbre a la vez.

1. Expresar las emociones y pensamientos que están generando ese estrés

Verse expuesto a la comparación y al juicio social provoca mucho sufrimiento en padres con dudas, con miedos, porque no se atreven a exponerse al mundo.

Apóyate en los tuyos, en tu pareja, en familiares que tengan hijos, en amigos, en personas de confianza con las que no tengas miedo de ese juicio y puedas expresarte libremente.

2. Trata de descansar

Sobre todo en la etapa más temprana de los bebés, el sueño del adulto se verá alterado y reducido. Esto provoca irritabilidad, debido al cansancio y al aumento de actividad. Es importante descansar las horas que se duerma, para que el sueño sea lo más reparador posible.

3. Cuida tu alimentación

La alimentación y la seguridad del bebé son una prioridad. Sin embargo, muchos padres tienden a comer cualquier cosa y habitualmente no en las cantidades que necesitan. Por eso es importante prestarle atención a lo que se va a comer; no se trata de realizar de recetas muy elaboradas, sino de llevar una alimentación sana.

4. Incorpora actividad física que te resulte agradable

La liberación de dopamina durante cualquier actividad deportiva ayudará a equilibrar los niveles de estrés.

Ya que se dispone de mucho menos tiempo, se puede combinar por ejemplo media hora de ejercicio aeróbico fuera de casa y alguna actividad que se pueda realizar en el hogar.

5. Tiempo para ti

Si tú te sientes bien, tu bebé lo sentirá. Dedicarte tiempo no te va a convertir en peor padre, ni vas a ser egoísta.

Necesitas estar bien para poder lidiar con las frustraciones que puedan aparecer en este momento de cambio constante. Es importante buscar un momento para ti, para hacer algo que te guste, una recompensa.

6. No te compares

No intentes ser el mejor, porque sentimos decirte que no existen instrucciones para mejor padre o madre. Céntrate en tu hijo y no en lo que hacen otros padres.

Se trata de ser lo mejor que puedas para tu bebé y aceptar que eso no implica ser perfecto, que es un proceso de aprendizaje en el que también puedas disfrutar.

7. Volver a un estado de calma cuando te tensiones

La práctica de Mindfulness o de la atención plena es una gran ayuda para “el piloto automático” y ser más conscientes de todo lo que nos genera la paternidad.

Con esta práctica, además de mejorar tu bienestar, podrás estar más atento, navegar mejor tus emociones, evitando reacciones impulsivas y descontroladas, y aprenderás a flexibilizarte y a ser un padre o madre que valora la compasión y la conexión emocional.

8. Apoyo psicológico

Si anteriormente no has acudido a terapia, la llegada al mundo de un hijo es un buen momento para poder solventar ciertas necesidades.

Ir al psicólogo ayuda a ver qué cargas tenemos que no queremos que pasen a nuestros hijos, qué hay en nosotros que queremos que permanezca, qué necesitamos reparar y qué queremos soltar. Del trabajo que nosotros realicemos se beneficiará nuestro hijo, porque no estaremos condicionados por nuestro pasado; será una experiencia nueva, una relación que se construye desde otra base.

Taller de Mindfulness para padres en Cepsim Madrid

En el Centro Psicológico Cepsim realizamos un taller formativo en Mindfulness para padres y madres que te ayudará en tu paternidad o maternidad. Se realizará el 2 de marzo.

Puesto que la maternidad y la paternidad conllevan innumerables responsabilidades, hay que adaptarse rápidamente a la vida cotidiana. Además, a medida que el bebé crece, las necesidades cambian; es un proceso evolutivo de cambio que puede agotarnos, y a través de este curso aprenderás herramientas para poder lidiar con toda esa ansiedad y disfrutar. Este curso del Centro Psicológico Cepsim está indicado para personas que han sido recientemente padres o que están pensando en serlo.

Mediante la práctica del Mindfulness aprenderás a educar de manera responsable. Como decíamos anteriormente no se trata de ser los mejores, sino de ser conscientes de cómo se educa y desde dónde lo estamos haciendo, si desde nuestra experiencia, desde el cansancio del momento, o desde el poder reflexionar y parar. Todo ello prestando atención a lo que le pasa a nuestro hijo, por qué le pasa y cómo podemos ayudarle.

Puedes conocer sobre nuestros talleres de Mindfulness en nuestra web www.psicologiamadrid.es.

Apoyo psicológico para mujeres embarazadas y padres primerizos

Además, desde el Centro Psicológico Cepsim ofrecemos apoyo psicológico para mujeres embarazadas, como también para padres y madres primerizos, para afrontar el estrés y los problemas que puede acarrear esta etapa de la vida.