Hace ya varias semanas que la pandemia por coronavirus ha pasado a ser el tema que ocupa las noticias de prácticamente todos los países del mundo, y por buenos motivos.

Lo cierto es que resulta esperable; es una situación para la cual no existen precedentes en las últimas décadas, y la primera vez que se da una situación de confinamiento global en el que además millones de personas tienen la oportunidad de crear y consumir información en televisión, Internet, etc.

Sin embargo, a medida que avanzamos hacia el final de esta situación de cuarentena a través de la desescalada y la vuelta a las calles, surge un fenómeno que muchos no habían tenido en cuenta: para algunas personas, cuesta regresar a los hábitos de vida de antes. Por eso, aquí veremos varias ideas clave para adaptarse a la nueva normalidad tras el confinamiento, a modo de recomendaciones a aplicar en el día a día.

¿Cómo adaptarse a la nueva realidad al terminar el confinamiento?

Como psicólogos expertos en salud mental, creemos que a la hora de volver a la vida normal tras el periodo de cuarentena impulsado por el estado de alarma, es recomendable seguir estas pautas.

1. Aprovecha para hacer ejercicio al aire libre

Si has hecho las cosas bien durante el confinamiento, no habrás dejado de practicar ejercicio usando como excusa que no puedes salir de tu hogar. Ahora, sin embargo, es momento de aprovechar que puedes salir, dado que tendrás la posibilidad de ir a zonas con aire más puro.

Esto último es tan bueno para tu salud que, a largo plazo, incluso se puede notar en tu agilidad mental, dado que está demostrado que exponerse de manera frecuente a aire no contaminado ayuda a mantener en buen estado la memoria de trabajo, encargada de realizar operaciones mentales complejas como por ejemplo el razonamiento y el cálculo.

2. Si te estresa la vuelta a la normalidad, practica Mindfulnes

El Mindfulness es un conjunto de ejercicios inspirados en la meditación tradicional que ayudan a combatir la ansiedad y a experimentar el momento presente sin arrastrar pensamientos generadores de estrés; por eso, muchos psicólogos utilizamos esta herramienta en nuestro trabajo con pacientes. Afortunadamente, es muy fácil aprender algunos de estos ejercicios y aplicarlos al día a día a nivel usuario.

3. Reajusta tu horario

Es importante que tu día a día no pierda su estructura. Hay que tener en cuenta que el cambio de hábitos puede llevar al caos a la hora de repartir nuestras responsabilidades entre las horas de las que disponemos, de manera que perdamos el tiempo cuando deberíamos estar trabajando y trabajemos cuando deberíamos estar descansando o, peor aún, durmiendo. Para evitarlo, dedica un momento específicamente a rediseñar tu horario, y ponlo en un lugar de tu cada en el que lo tengas a la vista de manera frecuente, como por ejemplo la nevera.

4. Comprueba que duermes lo suficiente

Con el cambio de dinámicas de la vuelta a la normalidad, puede ser que tu reloj biológico experimente algunos cambios y notes que tienes ganas de dormir en momentos diferentes a los de hace unas semanas. Evita que esto se convierta en un problema por efecto bola de nieve: mantén la disciplina para irte a dormir siempre a la hora adecuada, sin postergar el sueño ni el momento en el que te levantas de la cama.

5. Retoma el contacto con quienes son importantes para ti

Este es un contexto en el que puedes hacer quedadas improvisadas con personas a las que durante semanas solo has visto a través de una pantalla... eso sí, manteniendo la distancia de seguridad hasta que sea necesario. De esta manera fortaleceréis estos vínculos, que han podido verse debilitados por la situación de confinamiento (sobre todo en el caso de personas ajenas a tu entorno familiar).

6. Considera modificar tu dieta

Ahora que saldrás más, tu cuerpo gastará más energía. Por eso, es posible que necesites consumir más nutrientes para aguantar el ritmo. Eso sí, en el caso de que durante el confinamiento no hayas modificado significativamente el tipo de comida y la cantidad que consumes a diario, no añadas nada más. Recuerda que el buen estado físico se plasma en tu salud mental, y que no cuidarse lleva a sentirse peor y adoptar hábitos más nocivos que nos afectan en lo psicológico.

¿Te interesa contar con el apoyo profesional de psicólogos?

Logo Psicotools

Si estás pasando por momentos complicados y crees que necesitas ayuda psicoterapéutica, te invitamos a ponerte en contacto con nuestro equipo de profesionales.

En Psicotools ofrecemos terapia tanto presencial en nuestro centro de Barcelona como en formato online, formamos en prácticas de Mindfulness, y atendemos a personas de todas las edades. Disponemos de muchos años de experiencia interviniendo en problemas de tipo emocional, afectivo, cognitivo y comportamental. Puedes ver más información sobre nosotros, así como nuestros datos de contacto, en esta página.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Panamericana.
  • Organización Mundial de la Salud. CIE 10. (1992). Décima Revisión de la Clasificación Internacional de Las Enfermedades. Trastornos Mentales y del Comportamiento: Descripciones Clínicas y pautas para el Diagnóstico. Madrid: Meditor.
  • Stephan WG, Stephan CW (1985). Intergroup Anxiety. Journal of Social Issues.