Son muchas las personas que tienen mascotas, y existe el dicho de que el perro es el mejor amigo del hombre. En realidad, aquellos que han convivido con un can sabrán que las personas crean una relación profunda con estos animales.

Los perros y los humanos suelen tener una conexión especial, y los canes incluso están ahí para sus dueños en los malos momentos. En este sentido existe un tipo de psicoterapia llamada terapia asistida, en la que los perros son el animal estrella.

La terapia con perros permite potenciar las habilidades relacionales y de comunicación de los pacientes, estimula la realización de actividades motrices, mejora las habilidades sociales, reduce el estrés o la ansiedad y permite mejorar la autoestima de los pacientes.

Los perros nos entienden más de lo que pensamos

Tener un perro puede cambiarnos la vida, porque nos hacen pasar buenos momentos, nos aportan compañía, son compañeros fieles e incluso podemos llegar a conversar con ellos porque pueden mostrar un comportamiento inteligente. De hecho, a nivel cerebral parece haber más similitudes de las que creíamos.

Estos animales han sido empleados en muchos estudios que pretendían saber más sobre aprendizaje o sobre inteligencia. Un claro ejemplo son los experimentos de condicionamiento clásico de Iván Pavlov o los experimentos de Edward Thorndike.

Nuestra relación con los perros es muy distinta a la que tenemos con los gatos, que suelen ser animales más solitarios y para algunos incluso ariscos e insensibles. Según un estudio, los gatos dominan a sus dueños; sin embargo parece ser que aman a las personas más de lo que pensábamos. Al menos esto es lo que indica otra investigación.

Los resultados de una encuesta de II Análisis Científico de la Fundación Affinity sobre el Vínculo entre Personas y Animales de Compañía indican que un 71% de los dueños de perros se comunican de manera regular con su mascota. Seguro que los que tienen perros han podido comprobar que parece que nos escuchen cuando les hablamos. Esto es lo que parece indicar una investigación llevada a cabo por la Universidad de Sussex en el Reino Unido.

Cómo funciona el cerebro de un perro cuando nos comunicamos con ellos

Los perros son muy conocidos por tener un olfato muy fino, pero también un oído espectacularmente eficaz. De hecho, cuando hablamos con ellos, suelen prestar atención a los que les decimos, especialmente cuando quieren algo, por ejemplo, comida.

El grupo de investigadores de la Universidad de Sussex afirma que los canes nos comprenden cuando les hablamos. No solamente escuchan nuestra voz, sino que diferencian las palabras. En este sentido, estos animales parecen tener un cerebro que elabora el lenguaje de manera similar a los humanos.

Los perros utilizan distintas partes del cerebro para procesar la información. Por un lado, el hemisferio izquierdo es meramente verbal y realiza un análisis de la voz, el contenido emocional del mensaje, los idiomas, sonidos y contenidos fonéticos conocidos para ellos. Además, los perros utilizan el hemisferio derecho para procesar ritmos, idiomas y sonidos que no les son familiares. Esta investigación contó con una muestra de 250 perros, y los resultados parecen indicar que éstos entienden el contenido de los mensajes. Los investigadores lo tienen claro: “la domesticación ha sido clave para que el cerebro de los perros haya evolucionado para ser similar al nuestro.

Sin embargo, este estudio deja preguntas abiertas y sin responder, pues no sabemos cuánto y hasta qué punto los perros comprenden realmente lo que sentimos y el lenguaje no verbal que transmitimos.

La memoria de los perros también parece ser similar a la de los humanos

Los investigadores han comprobado que los perros tienen una capacidad de recordar similar a la de los humanos, y recuerdan más y mejor cuando existen lazos emocionales en dichos recuerdos.

Ahora bien, una investigación afirma que la competencia emocional de un perro es como la de un niño de tres años de edad. Pueden sentir emociones similares a las de los humanos: felicidad, amor, enfado y, por supuesto, miedo. No obstante, según un estudio de la Universidad de British Columbia, los perros puede que no experimenten emociones de un nivel superior, como por ejemplo la vergüenza.

Es importante tener en cuenta esto, porque frecuentemente tendemos a interpretar las acciones de los animales de compañía bajo una perspectiva que nos lleva a humanizar casi todo lo que hacen. Es cierto que los perros no son simples robots que se limitan a reaccionar a lo que hacemos a través de unos procesos relativamente mecánicos y previsibles, pero tampoco se puede decir que experimenten su vida y sus relaciones tal y como lo hacemos los seres humanos.

Es muy posible que los perros tengan un cierto grado de consciencia de sí mismos y de los demás, pero eso no hace que estén preparados para sentir o socializar interpretando lo que se les dice de un modo tan exacto y lleno de matices como nosotros.

Los beneficios de tener un perro

Los perros son el animal de compañía preferido por muchos, y su presencia puede hacernos realmente felices. Esto es lo que quedó demostrado en el II Análisis Científico de la Fundación Affinity sobre el Vínculo entre Personas y Animales de Compañía, en el que se llevó a cabo una investigación que contó 6.000 sujetos.

El 74% de los encuestados afirmó que tener un can como mascota aumentaba su bienestar. Además, el 31% dijo que su perro o gato es más importante para ellos que sus amigos.

Ahora bien, ¿cuáles son los beneficios de tener un perro? Un perro aporta las siguientes ventajas:

  • Ayuda a hacer ejercicio: Un perro puede ser un compañero ideal para salir a pasear.
  • Mayor vida social: Tener un can como mascota no solamente te hace salir de casa, sino que te permite conocer gente nueva.
  • Es una buena herramienta terapéutica: mejora el bienestar de las personas gracias a la terapia asistida con perros.
  • Mejora la salud cardiovascular: Al favorecer la práctica de ejercicio físico mejora la salud del corazón.
  • Reduce el estrés: Esto demuestran los estudios científicos.
  • Te hace sentirte más seguro: La compañía de un perro también ofrece seguridad.
  • Te hace responsable: Cuidar a una mascota exige responsabilidad.
Si quieres saber más sobre los beneficios de un perro, puedes leer nuestro artículo: “10 beneficios de tener un perro (según la ciencia)