El fascículo uncinado es un tracto cerebral que se lo relaciona con el sistema límbico, pese a que a día de hoy se desconoce con exactitud qué función tiene.

De lo que sí se sabe es que si se ve dañado puede provocar varios problemas a nivel psiquiátrico y problema de memoria, además de cambios en la personalidad.

Se trata de una de las estructuras que más tiempo tardan en desarrollarse plenamente y, a continuación, descubriremos más a fondo cuál es su trayectoria anatómica y qué síntomas se relacionan con su lesión.

¿Qué es el fascículo uncinado?

El fascículo uncinado, clásicamente llamado fascículo frontotemporal, es un tracto de asocaición de sustancia blanca en el cerebro humano, que conecta diferentes partes del sistema límbico tales como el parahipocampo, la amígdala en el lóbulo temporal, porciones del lóbulo frontal y la corteza orbitofrontal. Recibe su nombre por la forma de gancho que tiene, y no debe confundirse con el fascículo uncinado del cerebelo o tracto de Russell.

No se sabe exactamente cuál es su función, pero sí que se ha visto que su afectación estaría detrás de varias condiciones psiquiátricas, como trastornos del estado anímico, fallos de memoria y trastornos como la esquizofrenia. Se sabe que es uno de los últimos tractos en madurar del cerebro humano, lográndose la madurez plena a finales de la adultez joven.

Recorrido y partes

El fascículo uncinado se extiende desde la cara basal del lóbulo frontal hasta la cara lateral del polo temporal, pasando por la porción M1 de la arteria cerebral media en el limen de la ínsula. Este fascículo está constituido por fibras que se unen en el extremo de las circunvoluciones temporal superior, media e inferior con la corteza frontoorbitaria. Las fibras también se conectan con los núcleos corticales de la amígdala y el hipocampo con el giro recto y el área septal.

El fascículo uncinado puede ser dividido en tres segmentos: temporal, insular y frontal. El segmento temporal surge a partir de los núcleos de la amígdala, concretamente en las áreas 28, 34 y 36, la zona perrinal del mesocórtex (área 35) y de la parte anterior de las tres circunvoluciones temporales (áreas 20 y 38), enlazándose con el segmento frontal en la zona de la circunvolución subcallosa (área 25), el giro recto (área 11) y la corteza orbital posterior en sus áreas 47, 13 y 14

El fascículo es un tracto sólido de fibras de entre 3 y 7 mm de anchura y entre de 2 y 5 mm de altura, que viaja a lo largo de la parte lateral de la cápsula extrema y externa en la circunferencia ventral del putamen hacia la corteza retroorbital. La parte frontal se orienta horizontalmente en la circunvolución recta, corteza retro-orbital y el área subcallosa.

Dentro del fascículo uncinado podemos distinguir dos tipos de fibras, habiendo unas dorsales o laterales, que ocupan la parte más externa del tracto y que son más sencillas de disecar y separar, y otras fibras mediales o ventrales, más compactas y unidas. Las fibras dorsolaterales se vinculan al polo de la primera y segunda circunvolución temporal en la corteza retroorbitaria lateral. Las fibras ventromediales conectan el uncus, los núcleos corticales de la amígdala y la punta de la tercera circunvolución temporal con el giro recto y el área subcallosa.

Cerca del fascículo uncinado se encuentran las cápsulas o estratos de sustancia blanca que separan diferentes formaciones nucleares de la gris. El claustro se encuentra separado del estriado por la cápsula externa, y se relaciona lateralmente con la corteza de la ínsula, que son separadas por la cápsula extrema. Las fibras que circulan por estas dos cápsulas tienen un recorrido longitudinal, e interconectan diversas partes de la corteza entre sí. En algunos puntos concretos de los segmentos algunas fibras del fascículo uncinado pueden alojarse dentro de estas cápsulas.

Las fibras uncinadas mediales se filtran a través de la cápsula externa, mientra que los filamentos más laterales atraviesan la cápsula extrema. La parte más lateral del fascículo forma parte de la cápsula extrema y la porción más medial de la cápsula externa. El claustro se encuentra como si fuera una lámina de sustancia gris entre ambas cápsulas.

Función

No se sabe todavía cuál es la función exacta del fascículo uncinado, aunque se considera tradicionalmente parte del sistema límbico. Se ha propuesto que este fascículo permite almacenar representaciones mnemónicas en el lóbulo temporal, además de guiar la toma de decisiones en el lóbulo frontal.

Mediante imaginología con tensor de difusión se ha encontrado que esta estructura presenta una mayor actividad en el lado izquierdo que en el derecho. Esto se ha relacionado con la especialización en el lenguaje del hemisferio izquierdo. De todas formas, el uso de estimulación eléctrica en el cerebro, concretamente encima de el fascículo uncinado, no entorpece la capacidad de comunicativa, con lo cual se pone en duda que tenga relación alguna con el lenguaje.

Lo que sí se cree es que podría tener un rol en algunos tipos de aprendizaje y memoria, aunque no en todos. Parece estar especialmente implicado en el aprendizaje por medio de estímulo-recompensa,. También se le ha relacionado con el aprendizaje de nombre-objeto/persona, dado que lesiones en esta región implica déficits en el recuerdo de los nombres.

Desarrollo

El fascículo uncinado es de las regiones del cerebro que más tardan en completar su desarrollo, llegando a su plena madurez a los 30 años. Problemas en el recuerdo de nombres, aprendizaje por recompensas y tener una toma de decisiones impulsiva se ha desarrollado con tener un fascículo uncinado pobremente desarrollado.

Es una región muy vulnerable. En niños varones de 12 años que fueron prematuros se han encontrado anormalidades en el fascículo anterior izquierdo uncinado. En niños de 10 años con depravación socioemocional el fascículo uncinado izquierdo se ha observado anisotropía fraccional reducida comparada con la de otro niño, lo cual se relaciona con problemas conductuales, cognitivos y socioemocionales.

Importancia clínica

Malformaciones y un pobre desarrollo en el fascículo uncinado se han relacionado con varios trastornos neuropsiquiátricos, incluyendo ansiedad social, depresión y esquizofrenia. También se ha relacionado con demencias, como la enfermedad de Alzhéimer, demencia semántica y epilepsia del lóbulo temporal.

También se ha relacionado con la psicopatía y la conducta violenta, algo visto en una investigación del 2009 en el que se relacionó daños en el fascículo uncinado con mayores puntuaciones en el Psychopathy Checklist.

Uno de los casos más famosos de daño cerebral en la historia de la neurología lo tenemos en Phineas Gage. Este hombre era un trabajador de vías de ferrocarril, quien tuvo un accidente en el que una barra de acero le atravesó el lóbulo frontal izquierdo. Probablemente, en este accidente su fascículo uncinado quedara destrozado, junto con otras regiones. Esto hizo que padeciera cambios de personalidad y conducta, volviéndose una persona impulsiva, que tomaba malas decisiones y no seguía las normas sociales.

Referencias bibliográficas:

  • Karnath, H.O.; Hartje, W. & Ziegler, W. (2006). Kognitive Neurologie. Thieme, Stuttgart, ISBN 3-13-136521-8, S. 58.
  • Förstl, H.; Hautzinger, M.; Roth, G. (2006.). Neurobiologie psychischer Störungen. Springer: Berlin. ISBN 3-540-25694-6.
  • Piquer-Belloch, J.; Llacer-Ortega, J.L. & Riesgo-Suárez, P. (2013). Anatomía del fascículo uncinado y frontooccipital inferior como vías de diseminación de los gliomas límbicos. Neuroanatomía, 39-43.