Te explicamos cómo funciona este importante elemento de la neurona. Wikimedia Commons.

El funcionamiento de nuestro sistema nervioso alberga procesos de transmisión de impulsos nerviosos y sustancias químicas sumamente complejos, siendo la neurotransmisión el principal fenómeno que permite que los neurotransmisores viajen a lo largo de nuestro sistema nervioso permitiendo desde el correcto funcionamiento de los órganos hasta la regulación emocional.

Unos de los principales componentes implicados es este neurotransmisión son los receptores neuronales o neuroreceptores. A lo largo de este artículo hablaremos de sus principales características y funcionamiento, así como de las diferentes clasificaciones y principales tipos.

¿Qué son los receptores neuronales?

Dentro de todo el entramado que posibilita la transmisión de las sustancias químicas propias de los procesos de neurotransmisión encontramos a los receptores neuronales o neuroreceptores. Estos pequeños elementos son complejos proteicos, es decir, están formados por proteínas, y están ubicados en las membranas celulares de la neurona.

Durante la neurotransmisión los productos químicos que se encuentran en el espacio intercelular, como los neurotransmisores, se encuentran con la membrana de la célula, a lo largo de la cual se encuentran los receptores neuronales. Cuando un neurotransmisor se tropieza con su receptor correspondiente, se unirán y generarán una serie de cambios en el interior de la célula.

Por lo tanto, un receptor de membrana es una pieza esencial de la maquinaria molecular que permite la comunicación química entre las células. Es necesario especificar que un receptor neuronal es un tipo específico de receptor que solamente se une de manera exclusiva con una serie de neurotransmisores y no con otro tipo de moléculas.

Podemos encontrar neuroreceptores tanto en células presinápticas como en células postsinápticas. En las primeras, se encuentran los llamados autoreceptores, los cuales están destinados a recaptar los neurotransmisores liberados por esa misma célula, proporcionando retroalimentación y mediando en la cantidad de neurotransmisores liberados.

Sin embargo, cuando estos se encuentran en células postsinápticas, los receptores neuronales reciben señales que pueden disparar un potencial eléctrico. Esto regula la actividad de los canales iónicos. La afluencia de iones a lo largo de los canales iónicos abiertos debido a la neurotransmisión química, puede cambiar el potencial de la membrana de una neurona, lo que da como resultado una señal que viaja a lo largo del axón y se transmite entre neuronas y incluso a toda la red neuronal.

¿Es igual a un receptor sensorial?

La respuesta es no. Mientras que los receptores neuronales son pequeños agentes que se encuentran en las membranas de las células y cuya misión es transmitir la información mediante la recaptación de neurotransmisores específicos, los receptores sensoriales hacen referencia a las terminaciones nerviosas especializadas que se encuentran en los órganos sensoriales.

A lo largo de todo nuestro cuerpo (piel, ojos, lengua, oídos, etc.) encontramos miles de terminaciones nerviosas cuya misión principal es la recibir los estímulos del exterior y transportar esta información hacía el resto de sistema nervioso, provocando así todo tipo de respuestas y sensaciones corporales.

Tipos de receptores neuronales según forma de acción

Existen dos tipos principales de neuroreceptores los cuales pueden clasificarse según su funcionamiento. Estos son los receptores ionotrópicos y los receptores metabotrópicos.

1. Receptores ionotrópicos

Por receptores ionotrópicos entendemos aquellos receptores a través de los cuales pueden pasar los iones. Son considerados como un grupo de canales transmembrana que se abren o se cierran en respuesta a la unión de un mensajero químico, es decir un neurotransmisor, al cual se le llama “ligando”.

El lugar de unión de estos ligandos en los receptores se localiza, de manera habitual, en una porción diferente de la proteína. La unión directa entre el receptor y el ligando, provoca la apertura o el cierre que esta característico de los canales iónicos; en comparación con los metabotrópicos que utilizan los llamados segundos mensajeros.

El funcionamiento de los canales iónicos también será diferente en función del voltaje, es decir, se abren o se cierran dependiendo del potencial de la membrana. De la misma manera, existen canales iónicos que activan por estiramiento, lo que significa que realizan una función u otro dependiendo de la deformación mecánica de la membrana celular.

2. Receptores metabotrópicos

En contraposición a los receptores ionotrópicos que realizan la transmisión de manera directa, los receptores metabotrópicos no tienen canales, por lo que usan un segundo mensajero que se encuentra dentro de la célula. Es decir, realizan una neurotransmisión química indirecta.

Estos receptores suelen estar acoplados a proteínas G y, mientras que los receptores iónicos pueden excitar o inhibir una respuesta, los receptores metabotrópicos no poseen funciones ni inhibitorias ni excitatorias, sino que ejercen un amplio grupo de funciones.

Entras las principales funciones de los receptores metabotrópicos encontramos las de modular la acción de los canales iónicos excitadores e inhibidores, así como la activación de una cascada de señales que libera el calcio almacenado en las reservas de la célula.

Tipos según el neurotransmisor

Además de la clasificación de los neurotransmisores según la manera en la que realizan la transmisión de la información, estos también pueden clasificarse en función del neurotransmisor al que van a acoplarse.

Estas son algunas de las principales clases de receptores neuronales:

1. Adrenérgico

Son activados por las catecolaminas adrenalina y noradrenalina.

2. Dopaminérgico

Ejercen un importante papel en el control de las emociones al estar vinculados a la dopamina.

3. GABAérgico

Asociado al neuroreceptor GABA, es esencial en la acción de algunos fármacos como las benzodiacepinas, algunos epilépticos y barbitúricos.

4. Glutamatérgico

Se pueden dividir en receptores ionotrópicos de N-metil-daspartato (NMDA) y receptores no-NMDA.

5. Colinérgico

Son receptores de la acetilcolina (ACh) y se subdividen en nicotínicos (N1,N2) y muscarínicos.

6. Opioide

Se unen a los neurotransmisores opioides tanto endógenos como exógenos y su activación puede ocasionar desde sensación de euforia hasta sedación o efectos analgésicos

7. Serotoninérgico

Son receptores de serotonina (5-HT) y existen al menos 15 subtipos dentro de esta clasificación.