Una técnica de neuroimagen muy utilizada.

Las evaluaciones neurológicas son diversas. Existe un gran abanico dentro de los métodos que pueden ser empleados para determinar si nuestro cerebro se encuentra funcionando de forma conservada, o si por el contrario existe alguna anomalía.

La técnica denominada spect cerebral es un método el cual permite ver imágenes referentes al funcionamiento de partes específicas del encéfalo por medio de sustancias que son inyectadas en el organismo del sujeto.

En este artículo revisaremos las características principales de esta técnica de evaluación, veremos en qué casos es aplicable y su contribución en el campo farmacológico.

¿Qué es el spect cerebral? Características

El spect cerebral es una herramienta de evaluación neurológica que consiste principalmente en inyectar una sustancia por medio endovenoso, la cual se adhiere a estructuras cerebrales específicas dependiendo de su composición química, y le permite observar al evaluador cómo está funcionando dicha área en particular.

Esto es posible gracias a que la sustancia inyectada en el organismo posee un mecanismo de detección por medio de isótopos radioactivos, los cuales son añadidos al organismo del paciente por vía endovenosa. Previo a esto se debe aplicar al sujeto una fuente de radiación gamma. Una vez que dicha sustancia se encuentra en el organismo del evaluado, se mezcla con su sangre hasta llegar al encéfalo, y es ahí donde se adhiere a la estructura que el especialista necesite evaluar. Como ya hemos mencionado antes, la composición química de la sustancia será lo que determine a qué estructura específica del cerebro se adhiere.

Este método, también conocido como tomografía computarizada de emisión monofotónica, es sumamente práctico de realizar, teniendo en cuenta que no necesita de ninguna preparación compleja. Es únicamente la aplicación de radiación gamma al paciente para posteriormente realizar la inyección endovenosa en el organismo. Luego la sustancia se encarga de hacer el recorrido y mostrar las áreas de interés

La duración estimada de este método es de aproximadamente una hora, calculando todo el proceso de asepsia previo a la aplicación.

¿Qué evalúa?

Básicamente, son tres los aspectos que esta prueba permite evaluar. Se trata del estudio de la perfusión cerebral de la viabilidad tumoral y de los receptores cerebrales.

1. Perfusión cerebral

Se evalúa mediante los radioisótopos, los cuales según sea el nivel de flujo sanguíneo del paciente se fijarán en el tejido encefálico. Dicho procedimiento dota de información significativa sobre patologías vasculares difíciles de detectar con otros exámenes.

Aparte de eso también es eficaz para mostrar de manera indirecta como está la actividad de las neuronas. Este aspecto es de gran importancia en el campo de la psiquiatría.

2. Viabilidad tumoral

Se hace empleando trazadores que no perforan la red de vasos sanguíneos, la cual permanece intacta. Estos trazadores se incorporan activamente al organismo del sujeto como sustancias análogas del potasio.

La importancia de esta evaluación radica en determinar afecciones tumorales o cambios naturales en el organismo consecuencia de una intervención quirúrgica.

3. Neuro-receptores

Por último este análisis permite evaluar la densidad y distribución de los diferentes receptores que posee el Sistema Nervioso Central (SNC). Se consigue gracias a isótopos emisores marcados especialmente para el procedimiento.

Este aspecto es el más reciente en cuanto a las evaluaciones del spect cerebral. A pesar de ello ha mostrado un grado de eficacia bastante bueno cuando se le ha requerido.

¿En qué casos se aplica?

Esta forma de evaluación ha mostrado que es extremadamente útil en una gran variedad de casos; incluso es capaz de llegar a detectar anomalías a nivel neurológico y psiquiátrico que otras técnicas pasan por alto.

Algunos de sus usos más frecuentes son en los casos donde se precisa evaluar el alcance una enfermedad cerebro vascular (ECV), la enfermedad de Parkinson, las demencias en todas sus formas, y la epilepsia. En estas valuaciones, el spect cerebral resulta de suma eficacia. También es capaz de reconocer las áreas del cerebro que presentan una irrigación de sangre por debajo de lo normal, lo que se traduce en una forma muy efectiva de prevención para la enfermedad cerebro vascular.

En lo referente a la epilepsia, esta técnica de evaluación puede capturar por medio del fotograma el foco irritativo durante la convulsión, lo que contribuye a saber exactamente cuál es el área cerebral afectada y se pueda proceder a la intervención necesaria.

Por lo que respecta a las enfermedades psiquiátricas, es de gran ayuda para establecer el diagnóstico diferencial entre trastornos, y esclarece en gran medida cuándo se trata de alguna demencia en particular. También aporta información en el reconocimiento de múltiples patologías neuropsiquiátricas más complejas.

Aportaciones a la farmacología

En el campo de la farmacología el spect cerebral ha sido de mucha utilidad, ayudando a determinar qué fármacos resultan más eficientes en el momento de su iteración con el sistema nervioso, sobre todo de los fármacos inhibidores de neurotransmisores.

Teniendo en cuenta que esta técnica permite ver claramente cómo es el recorrido del fármaco en el organismo, el nivel de bloqueo hacia una determinada sustancia y cuando puede durar su efecto antes de ser necesaria una nueva dosis.

Referencias bibliográficas:

  • Dougall NJ, Bruggink S, Ebmeier KP (2004). "Systematic review of the diagnostic accuracy of 99mTc-HMPAO-SPECT in dementia". Am J Geriatr Psychiatry. 12 (6): 554 - 570.
  • Scuffham J. W. (2012). A CdTe detector for hyperspectral SPECT imaging. Journal of Instrumentation. IOP Journal of Instrumentation. 7: P08027