Pixabay

Es muy frecuente que a lo largo de nuestras vidas conozcamos directa o indirectamente a personas capaces de captar toda nuestra atención. 

Hay seres humanos que simplemente atraen nuestros pensamientos hacia ellos, ya sea por su propia personalidad y características o por las situaciones que hemos vivido con ellos. Sin embargo, hay veces en las que esto supone un problema. Llegados a ese punto, ¿cómo dejar de pensar en una persona?

Artículo relacionado: "¿Por qué no puedo dejar de pensar en mi ex-pareja?"

Posibles causas

Los motivos por los que podemos querer dejar de pensar en alguien son muy variados. 

Por ejemplo, podemos intentar dejar atrás los pensamientos intrusivos y constantes sobre una antigua relación que saltan a nuestra consciencia todo el rato y sin que podamos evitarlo, o también puede ser que intentemos evitar pensar en alguien con quien nunca tendremos la relación que desearíamos, o puede darse el caso de que intentemos dejar atrás la tristeza producida por la muerte de una persona.

La mente humana es tan compleja justamente porque hay una cantidad infinita de experiencias que pueden dejar una huella en ella, y esto se aplica también a las relaciones personales.

Hacer que esos pensamientos desaparezcan

No, soñar muchas veces con la misma persona no significa que tengamos un conflicto interno relacionado con ella. Sin embargo, si cuando estamos despiertos esos pensamientos vinculados a alguien que ha sido importante en nuestras vidas no desaparecen y se entrometen constantemente en nuestra consciencia a pesar de que nos produzca malestar, sí que tenemos un problema. Uno que puede afectar a nuestra capacidad para concentrarnos, y que en caso de prolongarse durante mucho tiempo puede llegar a incrementar los niveles de ansiedad.

Pero... ¿cómo solucionar este problema? ¿Qué hacer para dejar de pensar en alguien todo el rato, si justamente esto parece ser algo independientemente a nuestra voluntad? Aunque no lo parezca, sí hay estrategias que, una vez implementadas, pueden ayudarnos a "desengancharnos" de esta costumbre inconsciente y tan molesta. 

La idea es evitar que nuestra mente quede atrapada en un mismo tipo de recuerdos, dejar de darle vueltas a lo mismo constantemente. Aquí tienes una serie de estrategias y pautas a seguir para adoptar unos hábitos psicológicos más sanos.

1. "No pensar en ello" es un método poco eficaz

Independientemente de lo variados que puedan llegar a ser nuestros motivos, lo cierto es que hay un método que, simplemente, no funciona. Y, además, se trata del método más simple e intuitivo, el que trataríamos de implementar todos en el caso de no saber nada acerca de cómo funcionan los pensamientos intrusivos. Se trata de la opción de intentar suprimir estos pensamientos voluntariamente, es decir, esforzarnos por que desaparezcan.

La supresión de pensamientos es conocida por ser una opción que resulta totalmente improductiva. De hecho, hará que pensemos más en esa persona. Al respecto, son famosas las investigaciones de Daniel Wegner en las que pedía a una serie de voluntarios que pensasen en un oso blanco. Luego, naturalmente, se les pidió que evitasen que este pensamiento se volviese a repetir. El resultado fue que todos los participantes empezaron a pensar en algo tan inusual como osos blancos mucho más que antes.

Así pues, intentar suprimir estos pensamientos y recuerdos de manera voluntaria no solo no funciona, sino que hace que sigamos pensando en eso que queremos mantener lejos de nuestra mente, lo cual hace que nos sintamos más estresados. Se trata de un efecto rebote en toda regla: el mismo hecho de evitar pensar en esa persona hace que sigamos reproduciendo el modo en el que pensamos en ella.

2. Aceptando los pensamientos intrusivos

Una de las estrategias a seguir puede ser practicar la aceptación de estos pensamientos, es decir, no luchar por hacer que desaparezcan de la consciencia. Existen evidencias de que las personas que siguen estas estrategias de aceptación experimentan menos problemas que aquellas que intentan suprimir estos pensamientos.

Sin embargo, los beneficios de este método tienen más que ver con el modo en el que nos hacen sentir estos pensamientos que con la frecuencia con la que aparecen. Es decir, que la aceptación de los recuerdos y las fantasías relacionadas con ciertas personas no hace que dejemos de pensar en ellas a corto plazo, pero sí hace que no sintamos tanto estrés por ello.

3. Gestionando la atención

Así pues, tenemos un método que no funciona y otro que funciona parcialmente. Pero... ¿cuál es la mejor manera para dejar de pensar en una persona definitivamente?

Por lo que se ha investigado al respecto, el modo más eficaz para deshacerse de los pensamientos intrusivos es focalizar la propia atención en una serie de acciones y pensamientos en los que nos podamos perder y que, por supuesto, no tengan ninguna relación con esa persona sobre la que queremos dejar de pensar. Sacarse a alguien de la cabeza, pues, tiene que ver más con proponer alternativas a esos pensamientos obsesivos que con intentar eliminarlos.

4. Fantaseando con quien no se debe

Uno de los ejemplos de la eficacia de esta estrategia la encontramos en un experimento cuyos resultados fueron publicados en el año 2008 en Evolution and Human Behavior. En este experimento se querían explorar las mejores alternativas a la hora de hacer que personas que se encontraban en una relación de pareja estable dejasen de fantasear sobre una persona que consideraban atractiva y que se encontraba fuera de la pareja.

Para ello, el equipo de investigadores presentaron una serie de imágenes de gente atractiva a cada uno de los participantes en el experimento y les pidieron que eligiesen a aquella que consideraban más atrayente. Luego, se les indujo a que imaginasen cómo sería vivir una serie de situaciones con esas personas, ya que se les pidió que explicasen por escrito por qué consideraban que esa persona era atractiva y que describiesen cómo creen que sería la cita perfecta con ella.

Luego, a algunos voluntarios se les pidió que dejasen de pensar en esa persona. Por supuesto, no lo consiguieron: no podían quitarse a la otra persona de la cabeza y, de hecho, pensaban más en ella que los participantes a los que no se les había pedido que dejasen de tener esos pensamientos.

5. La solución a estas fantasías

Lo que sí funcionó fue centrar la atención en la pareja: pensar en ella, por qué se esta con ella, y, especialmente, por qué se la ama. Este tipo de pensamientos, que tienen la capacidad de atrapar la atención, fueron la causa de que de que los participantes pudieran dejar de pensar en la otra persona. Además, los pensamientos más eficaces a la hora de "atrapar" la atención de los voluntarios no fueron aquellos relacionados con el atractivo sexual de la pareja, sino los que tenían que ver con el amor que se sentía por ella.

Después de haber practicado esta estrategia, los voluntarios fueron olvidando los detalles sobre las personas sobre las que antes no habían podido dejar de pensar.

Te puede interesar leer: "Tipos de amor: ¿qué clases de amor existen?"

Quitarse a alguien de la cabeza

Así pues, el truco para dejar de pensar en alguien está en encontrar algo que sea capaz de hacer que nuestra atención vaya hacia ello de manera natural, sin esfuerzo, para que poco a poco los pensamientos que queremos evitar vayan haciéndose más borrosos hasta que puedan llegar a no invadir nuestra consciencia constantemente.