Vivimos tiempos de continuos cambios por los cuales a veces nos podemos ver sobrepasados, ya que no conseguimos adaptarnos a ellos. Esto se ve reflejado sobre la gente más cercana a nosotros, no solo compañeros de trabajo o amigos, sino también en nuestra gente más cercana y que a veces, al tener más confianza, se lleva la peor parte de nosotros al final del día. Por ejemplo, nuestra pareja.

Ante este fenómeno, he elaborado un artículo con una serie de preguntas que debemos tener claras de cara a trabajar los problemas que nos vayan surgiendo; voy a explicar cómo empezar a cambiar tu situación de pareja.

Superando los principales problemas de pareja: preguntas a plantearnos

En nuestras relaciones de pareja nos vemos encasillados en base a tres focos o puntos de atención que son los que controlan el futuro de ese vínculo afectivo. Estos son:

  • En qué enfocamos nuestra atención cuando nos fijamos en nuestra pareja.
  • Las decisiones que tomamos sobre lo que significan para nosotros lo que hace nuestra pareja.
  • Los objetivos que tenemos como pareja y cómo nos enfocamos para conseguirlo.

Estos son los pilares de una relación. La forma de tratarlos hará que ese vínculo goce de una buena salud. Lo que determina aquello en lo que se convertirá no es lo que sucede en este momento, lo que importa son tus decisiones acerca de dónde enfocas tu atención.

Las fases de la verdad

Muchas veces discutimos y nos cuesta aceptar la verdad sobre cosas que hemos hecho mal. ¿Nunca te ha pasado que echas algo en cara a tu pareja y ella no acepta que es cierto? Pese a que sepas que sí lo es, seguramente después de hablarlo más podáis llegar a ese acuerdo, pero os costará mucho.

Te preguntarás el por qué de ello, y aparte de porque tu pareja pueda ser una persona de mente cuadriculada, me gustaría contarte los tres pasos que expuso en su día el filósofo alemán Arthur Schopenhauer, en los que nos explica que toda verdad pasa por tres fases:

  • Primero, se la ridiculiza.
  • Segundo, se le plantea una oposición violenta.
  • Finalmente, se la acepta como evidente en sí misma.

Teniendo esto en cuenta, vamos a fijarnos en el punto importante que nos concierne ahora, las preguntas que tenemos que hacernos para así poder enfocar nuestra atención de tal manera que consigamos lograr soluciones lógicas a nuestros problemas de pareja, con ellas lograremos un punto para cambiar y podremos trabajar en solucionarlos.

Preguntas desde las que fortalecer una relación en crisis

Me gustaría que para sacar provecho de estas preguntas, os sentéis juntos y penséis en ellas, las debatáis y argumentéis.

1. ¿Cómo vamos a acabar si no cambiamos?

La respuesta es clara. Vais a romper vuestra unión y todo lo que conlleva eso.

2. ¿Qué nos vamos a perder como pareja si no hacemos este cambio?

Una reflexión acerca del coste de oportunidad de determinadas decisiones.

3. ¿Qué nos está costando ya a nivel mental, emocional, física, financiera y/o espiritualmente hablando?

Estas discusiones y roces crean mal ambiente. Siempre creo en que la energía, ya sea positiva o negativa, va fluctuando y convirtiéndose, y por ello hay que darse cuenta que una mala discusión hoy sin resolver puede convertirse en una mala situación mañana, cuando estemos de vacaciones y por ello nos produzca un desequilibrio que amargará nuestra existencia.

4. ¿Cómo se sentiría nuestra familia y amigos de ver que acabamos nuestra relación?

La relación también influye y es influida por el entorno cercano; hay que ser conscientes de esa interrelación.

Los aspectos positivos del cambio

Con las preguntas anteriores ya habéis visto cuáles serían las consecuencias negativas de no cambiar en la dirección adecuada. Ahora me gustaría que os fijaseis en las preguntas relacionadas con el placer, para así conectar las ideas positivas con el cambio. Para ello también me gustaría que aprovechaseis para hablarlas.

  • Si cambiamos y tomamos decisiones, ¿cómo nos ayudará eso a sentirnos como pareja?
  • ¿Cómo afectará esto a nuestro día a día?
  • ¿Qué podríamos conseguir como pareja si cambiamos este mal ambiente?
  • ¿Cómo sería nuestro día de hoy si aplicásemos los cambios que queremos hacer?

La clave está en buscar razones de peso que apoyen el cambio que queréis hacer, darse cuenta de que ambos estáis equivocándoos en vuestros comportamientos y sobre todo que no sois los jueces el uno del otro, sino su compañero de vida, y la vida es un constante cambio y aprendizaje. Por esta razón tenemos que adaptarnos a los tiempos que vienen y sobre todo dar lo mejor de nosotros en el día a día.

¿Problemas de pareja? Te ayudo

Javier Ares

Si estás interesado o interesada en mejorar tu relación de pareja y contar con una ayuda externa de un especialista para así tener un opinión objetiva no dudes en contactar conmigo. Podremos empezar las sesiones sin moveros de casa y con un precio adecuado a los tiempos que corren.

Me llamo Javier Ares, soy Psicólogo General Sanitario y parte de prestar mis servicios a pacientes con problemas de ansiedad y depresión, mi especialidad también es la terapia de pareja. Con mi ayuda podréis conseguir solucionar las complicaciones surgidas por la convivencia y retomar la estabilidad y felicidad que os hizo estar juntos.

Si te parece bien podemos empezar a trabajar en vosotros, para ello no dudes en a través de esta página.