Este medicamento puede causar un fuerte síndrome de abstinencia.

El uso de las benzodiazepinas como fármaco de elección en terapia psiquiátrica o psicológica es más que conocido. Sus propiedades ansiolíticas y sedantes, entre muchas otras, le han dado la fama; convirtiéndolo en uno de los psicofármacos más consumidos.

Entre ellas se encuentra el clonazepam, del cual se hablará a lo largo de este artículo. En él se describe de manera detallada qué es y qué propiedades terapéuticas tiene. Así como los posibles efectos secundarios y las precauciones que se deben tener en cuenta antes de consumirlo.

¿Qué es el clonazepam?

El clonazepam es un medicamento integrado dentro del grupo de las benzodiazepinas. Su principal foco de acción es el sistema nervioso central (SNC), sobre el cual tiene la capacidad de disminuir la actividad eléctrica de este, ejercerciendo los siguientes efectos:

  • Sedante.
  • Ansiolítico.
  • Anticonvulsionante.
  • Miorrelajante.
  • Estabilizador del estado de ánimo.

Debido a todas estas propiedades, el clonazepam se receta como antiepiléptico, sobre todo, en tratamientos de crisis de ausencias o ausencias atípicas. Asimismo, también se prescribe, bien solo o juntos con otros medicamentos, para suavizar los ataques y crisis de pánico.

Su acción como estabilizador del estado de ánimo es capaz de provocar en la persona, de forma temporal, el olvido de ciertos episodios con una gran carga emocional,

No obstante, el clonazepam puede llegar generar una adicción, así como a provocar una alta tolerancia a la medicación, por lo que es recomendable que su administración durante cortos períodos de tiempo o solamente en casos de urgencia cuando el paciente presenta un trastorno bipolar.

Trastornos en los que se usa como psicofármaco

Algunos de los trastornos o afecciones en los cuales puede el clonazepam puede ser de utilidad son:

  • Trastornos de ansiedad (fobias y trastornos de pánico)
  • Trastornos del sueño.
  • Ausencias de tipo epiléptico.
  • Crisis convulsivas.
  • Trastorno bipolar.
  • Síndrome de abstinencia al alcohol.

Forma de administración y dosis

El clonazepam se presenta en formato tableta para ingerir por vía oral. Existen dos variantes de clonazepam: pastillas para tomar con líquidos y pastillas solubles en boca. La dosis que se recomienda de forma habitual es la de una pastilla tres veces al día, siendo recomendable que la persona la ingiera todos los días a la misma hora aproximadamente, y su consumo siempretiene que depender de la indicación de un médico.

Es aconsejable seguir las instrucciones del medicamento y del facultativo que la haya recetado. Habitualmente, el tratamiento se inicia mediante la toma de dosis más bajas, las cuales se van aumentado de manera progresiva cada tres días.

Como se menciona anteriormente, el clonazepam es susceptible de generar adicción y tolerancia en la persona, por lo que está altamente contraindicado que la persona se aumente la dosis, la tome por más tiempo del necesario o desobedezca las instrucciones indicadas por el personal médico.

Los efectos del clonazepam pueden ayudar a la persona a manejar los síntomas producidos por el trastorno o enfermedad que padece; sin embargo, esta no remitirá íntegramente o de manera completa, para ello será necesario acompañar el tratamiento farmacológico con otras medicaciones y algún tipo de psicoterapia.

Es posible que la persona no comience a percibir los efectos del clonazepam hasta pasadas unas semanas tras la primera dosis. Sin embargo, es necesario que el paciente no aumente su dosis o deje de tomar esta benzodiazepina a no ser que así lo indique el médico.

Tanto si no percibe ninguna mejora, como si se siente completamente recuperado o experimenta efectos secundarios indeseados, el paciente debe continuar tomando la dosis prescrita. En el caso contrario éste podría sufrir una serie de síntomas relacionados con la abstinencia. Entre estos síntomas se incluye:

  • Convulsiones.
  • Alucinaciones.
  • Alteraciones en el comportamiento.
  • Sudoración.
  • Temblores.
  • Calambres musculares.
  • Problemas gástricos.
  • Ansiedad.
  • Alteraciones del sueño.

En los casos en los que la medicación resulte más perjudicial que beneficiosa para la persona o cuando se tenga que poner al fin al tratamiento por cualquier motivo, el procedimiento más recomendable consistirá en ir disminuyendo las dosis de forma gradual.

Efectos secundarios del clonazepam

Debido a sus efectos depresores del sistema nervioso central, el clonazepam puede provocar una serie de reacciones adversas relacionadas con estos efectos. La persona puede experimentar sensación de cansancio, somnolencia o debilidad provocados por este fármaco.

Por otra parte, se han registrado casos en los que esta benzodiazepina ha ocasionado efectos paradójicos en las personas. Estos síntomas van desde una mayor sobreexcitación, inquietud o sensación de nerviosismo; hasta efectos tan adversos como conductas violentas o agresivas, crisis de pánico o trastornos del sueño.

El listado de efectos secundarios se puede dividir en dos subgrupos: efectos secundarios leves o efectos secundarios graves.

1. Efectos secundarios leves

Pueden experimentarse con mayor o menor intensidad, pero suelen ser temporales y rara vez interfieren con el desarrollo del tratamiento.

  • Somnolencia.
  • Vértigo.
  • Altibajos emocionales.
  • Alteraciones de coordinación.
  • Problemas de memoria.
  • Aumento de la salivación.
  • Dolor muscular o articular.
  • Incremento de la necesidad de orinar.
  • Problemas de visión.
  • Alteraciones en el deseo o el rendimiento sexual.

2. Efectos secundarios graves

Si la persona percibe cualquiera de estos síntomas tras el uso de clonazepam, es recomendable que se ponga en contacto con su médico para cambiar la dosis o cambiar a otro tipo de medicación.

  • Erupción cutánea.
  • Urticaria.
  • Inflamación o irritación de los ojos, labios, lengua o garganta.
  • Problemas respiratorios.
  • Dificultades en la deglución.
  • Ronquera o afonía.

Es necesario saber que tanto los pacientes de la tercera edad, como los niños o las personas con salud débil o trastornos hepáticos son mucho más susceptibles a los efectos de las benzodiazepinas y por lo tanto es más probable que sufran cualquiera de estas consecuencias no deseadas.

Precauciones

El clonazepam está contraindicado en personas con antecedentes de alergia o hipersensibilidad a las benzodiazepinas, así como en pacientes con afecciones hepáticas graves, insuficiencias respiratorias severas o con glaucoma agudo.

Debido a los efectos depresores del clonazepam, las personas que operen o manipulen maquinarias pesadas o vehículos deben conocer los posibles riesgos de esta medicación; al igual que todos aquellos pacientes que en su día a día precisen de un grado de reflejos o alerta.

El tratamiento con clonazepam es incompatible con el consumo de bebidas alcohólicas, de grandes cantidades de bebidas que contengan cafeína o teína; o con otros depresores del sistema nervioso central.

A diferencia de otros tipos de benzodiazepinas, los efectos del clonazepam en embarazadas no están del todo determinados. Existen investigaciones que apuntan a una mayor frecuencia de anomalías o carencias desde el nacimiento en hijos de mujeres en tratamiento de medicación antiepiléptica. Sin embargo, esta relación ha sido ampliamente cuestionada.

En los casos en los que la paciente se encuentra durante el período de lactancia, solamente se administrará la medicación en momentos de urgencia, suspendiendo la alimentación de pecho. El motivo es que la medicación es capaz de transferirse a la leche materna, causando posibles efectos adversos en el bebé como el síndrome de abstinencia.