El trastorno bipolar es uno de los trastornos psicológicos más conocidos. Con todo, la nula o poca información a la que algunas personas han tenido acceso provoca que realmente no sepan qué es el trastorno bipolar o tengan una idea equivocada acerca de sus características. 

Por ejemplo, existe el mito de que la bipolaridad tiene que ver con mostrar múltiples personalidades a lo largo del tiempo, cambiar constantemente de gustos y aficiones o, en general, tener una conducta caótica. Por supuesto, el concepto de trastorno bipolar no tiene nada que ver con esta concepción tan ambigua de esta alteración mental.

Por eso, en el artículo de hoy, nos hemos propuesto elaborar una lista de 10 puntos característicos de esta patología que, de manera general, la gente desconoce o confunde.

Qué es el Trastorno Bipolar

El trastorno bipolar, como ya se ha dicho, es uno de los trastornos mentales más conocidos por la población (aunque solo sea por el nombre), y es una patología que afecta a cómo se siente, piensa y actúa un individuo. Su rasgo característico son los cambios exagerados en el estado de ánimo, pues, generalmente, una persona pasa por una fase maníaca y otra depresiva. Estos cambios se producen de manera cíclica, pasando por etapas de manía y depresión hasta el punto de dejar a la persona parcialmente incapacitada para ciertas cosas y/o con una calidad de vida seriamente comprometida.

Y es que el trastorno bipolar es un trastorno grave, que no tiene que ver con simples altibajos emocionales, como se suele oír habitualmente. Los ciclos de esta patología pueden durar días, semanas o meses, y perjudican seriamente a la salud, el trabajo y las relaciones personales de la persona que lo padece.

El Trastorno Bipolar es una psicopatología grave

Debido a su gravedad, esta patología raramente puede tratarse sin medicación, pues es necesario estabilizar el estado de ánimo del paciente. El tratamiento suele caracterizarse por la administración de Litio, aunque pueden emplearse otros fármacos para el tratamiento como el valproato, la carbamazepina o la olanzapina.

En la fase de manía,  la persona es capaz de endeudarse, dejar su trabajo, sentirse muy enérgico y dormir solos dos horas diarias. La misma persona, durante la fase depresiva, puede sentirse tan mal que ni siquiera pueda salir de la cama. Son varios los tipos de trastorno bipolar que existen, y su forma más leve recibe el nombre de ciclotimia.


10 características que no conoces del Trastorno Bipolar

Dicho esto, existen ciertas creencias sobre este trastorno que no son ciertas y que, para que comprendas mejor esta patología, puedes encontrar en las siguiente lista.

1. El trastorno bipolar no es inestabilidad emocional

Es posible que alguna vez, ante una pelea con tu pareja, te haya dicho que “eres un poco bipolar” porque has cambiado de humor de manera repentina. Pues debes saber que este comportamiento es bastante habitual, especialmente en las relaciones de pareja. En estas situaciones, las emociones están a flor de piel y, puesto que nadie es perfecto, puedes reaccionar de manera impulsiva.

También puede ocurrir que estés en un periodo de tu vida en que todo cambia de manera muy rápida y no sabes realmente lo que quieres. Así que es importante no confundir inestabilidad emocional con trastorno bipolar, porque este último es un trastorno realmente grave que debe ser tratado cuanto antes.

2. El trastorno puede ser genético… o no

Cuando un familiar padece trastorno bipolar, hay  mayores probabilidades de que otro miembro de la familia también lo sufra. Ahora bien, varios estudios llevados a cabo con gemelos idénticos han demostrado que si uno de los dos sufre trastorno bipolar no necesariamente lo sufre el otro también. Tanto los hombres como las mujeres pueden sufrir esta psicopatología, que es común que se diagnostique alrededor de los 20 años.

Como casi siempre pasa en los casos de alteraciones de la salud mental, ni todas las causas son ambientales, ni todas las causas son genéticas, y además incluso si nos centramos en el componente genético de la bipolaridad, no podremos encontrar un solo gen que sea el responsable de este fenómeno. Existen varios genes que, trabajando en conjunto, hacen que suban o bajen las probabilidades de tener trastorno bipolar. Quizás, en un futuro, conocer estos elementos genéticos permite ofrecer tratamientos más eficaces.

3. Distintas sustancias pueden provocar que se desarrolle este trastorno

El punto anterior muestra la importancia de los factores genéticos como una de las causas del trastorno bipolar. Pero los factores ambientales, como el uso de sustancias psicoactivas y farmacológicas pueden provocar que este trastorno se desarrolle. Entre el uso de los medicamentos y drogas que pueden provocar el trastorno bipolar se encuentran:

  • Drogas como la cocaína, el éxtasis, las anfetaminas o la marihuana
  • Medicamentos para el tratamiento de la tiroides y los corticoesteroides

4. Las personas con trastorno bipolar son más propensas a sufrir otras enfermedades

Problemas con la tiroides, dolores de cabeza, migrañas,  diabetes, problemas del corazón y la obesidad son algunas de las consecuencias negativas asociadas al trastorno bipolar. Enfermedades que, además de los síntomas de manía y depresión característicos de este trastorno, pueden incrementar el sufrimiento del paciente.

Sin embargo, no está claro si estos problemas de salud son consecuencia de las mismas variaciones genéticas que favorecen la aparición de bipolaridad, o si son consecuencia del estilo de vida de la media de personas con trastorno bipolar. Es muy posible que se deba a una combinación de ambos factores.

5. Existen distintas variaciones del trastorno bipolar

Existen distintos tipos de trastorno bipolar. Son los siguientes:

  • Ciclotimia: La versión menos severa de este trastorno. Sus síntomas persisten durante al menos dos años, y se caracteriza por fases leves de depresión e hipomanía.
  • Trastorno bipolar Tipo I: Se caracteriza por la presencia de episodios de manía o mixtos. No es imprescindible que el sujeto sufra episodios depresivos, aunque aproximadamente el 90 % de los casos el paciente cursa ambas fases.
  • Trastorno bipolar de Tipo II: Este tipo de trastorno bipolar se define por la existencia de episodios depresivos e hipomanía (menos graves).
  • Trastorno bipolar no especificado: Se caracteriza porque existen trastornos con características bipolares que no cumplen los criterios para ningún trastorno bipolar de Tipo I o II, como por ejemplo: episodios hipomaníacos recidivantes sin síntomas depresivos intercurrentes o un episodio maníaco o mixto superpuesto a un trastorno delirante, una esquizofrenia residual o un trastorno psicótico no especificado.

También existe un subtipo de trastorno bipolar de ciclado (o ciclo) rápido, en el que las personas presentan cuatro o más episodios de depresión mayor, hipomanía, manía o estados mixtos en un periodo de un año.

6. Los estados de manía y depresión pueden ocurrir simultáneamente

Los estados de manía y depresión pueden ocurrir de forma simultánea, lo que recibe el nombre de “episodio mixto”, por lo que no es necesario que aparezcan por separado para realizar el diagnóstico. Por ejemplo, una persona puede tener episodios de lágrimas y tristeza durante una fase maníaca.

7. Una persona con trastorno bipolar puede ser feliz

El trastorno bipolar es una patología grave, y la persona que lo padece puede ver su calidad de vida disminuida como consecuencia de ello. Pero a pesar de ello, gracias al correcto tratamiento, es posible vivir una vida plena y feliz. La administración de estabilizadores de humor y un control del estilo de vida del individuo, pueden ayudar notablemente a su bienestar general.

8. El trastorno bipolar no es el trastorno de identidad disociativo (o trastorno de personalidad múltiple)

Estos dos trastornos se pueden confundir por el elemento de “distintas personalidades”. Pero lo que caracteriza al trastorno de identidad disociativo de la personalidad es que existen dos o más identidades o personalidades diferentes en la persona que padece esta patología.

Puedes conocer más a fondo este trastorno en nuestro artículo: "Trastorno de Identidad Disociativo de Personalidad (TIDP)"

9. El trastorno bipolar puede empeorar seriamente si no se trata

Puede que en ocasiones sea el propio individuo el que busque ayuda, pero puede ser complicado que éste lleve a cabo el tratamiento farmacológico durante la fase maníaca, pues suele sentirse lleno de energía. Se suele internar al paciente cuando está en fase aguda para tenerlo controlado. Si la persona con trastorno bipolar no es tratada, sus síntomas empeorarán.

10. Famosos que han sufrido trastorno bipolar

Los personajes famosos no están exentos de sufrir este trastorno. De hecho, son varias las celebridades han hecho pública su bipolaridad. Por ejemplo, Catherine Zeta Jones, Demi Lovato, Jim Carrey o Macy Gray.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association. (2000). Diagnostic criteria from DSM-IV-R. Washington, D.C., American Psychiatric Association.
  • Altshuler, L., L. Kiriakos, et al. (2001). The impact of antidepressant discontinuation versus antidepressant continuation on 1-year risk for relapse of bipolar depression: a retrospective chart review. J Clin Psychiatry 62(8): 612-6.
  • Mondimore, F. M. (1999). Bipolar disorder: a guide for patients and families. Baltimore, Johns Hopkins University Press. 
  • Torrey, E. F. and  Knable, M. B. (2002). Surviving manic depression : a manual on bipolar disorder for patients, families, and providers. New York, Basic Books.