Existen cuantiosas curiosidades sobre el modo en que funciona nuestro cerebro y nuestra psique que la mayoría de personas aún no conocen, y seguramente se sorprenderían.

Los mecanismos que regulan nuestra cognición son complejos y dan lugar a muchas diferencias entre individuos.

Curiosidades psicológicas que probablemente no conocías

Aquí puedes encontrar una serie de curiosidades psicológicas sorprendentes.

1. Siempre que dormimos, soñamos

Es cierto que no siempre somos capaces de recordar los sueños que hemos tenido, pero varias investigaciones científicas han revelado que la actividad cerebral durante el sueño genera que soñemos al alcanzar la fase REM durante el descanso.

Los estudios muestran que no recordamos el 90% del contenido de nuestros sueños y que, aun si llegásemos a recordarlos, la mitad de este contenido lo olvidaríamos al cabo de cinco minutos de despertarnos, ya que el cerebro capta nuevos estímulos y tiende a desprenderse de esa información. Si quieres recordar más y mejor tus sueños, resulta bastante útil apuntar lo más detalladamente posible todos tus sueños en un bloc de notas que tengas sobre la mesilla de noche, cada día al despertarte.

2. ¿Cuánto pesa el cerebro?

El cerebro de los hombres es ligeramente más pesado que el de las mujeres. La cifra promedio entre los varones está en los 1.400 gramos, mientras que el cerebro femenino pesa 1.250 gramos.

Esto no significa que el hombre tenga una mayor inteligencia que la mujer, como pudimos ver en el artículo “¿Son más inteligentes las mujeres o los hombres?”. Aunque es cierto que, tiempo atrás, los primeros científicos que midieron el peso de los cerebros llegaron, equivocadamente, a la conclusión de que el hombre debía poseer mayores dotes intelectuales. La diferencia de tamaño se debe a un principio de proporcionalidad, y en tanto que el hombre suele ser más alto y pesado que la mujer, el tamaño del cerebro se ajusta a estas proporciones corporales, por lo que a mayor cuerpo, mayor será el cerebro.

3. Estamos programados para huir ante un peligro

Cuando nos enfrentamos a situaciones límite, de angustia, miedo o peligro, nuestro cuerpo activa unos mecanismos innatos que nos permiten huir para alejarnos del peligro. Dicho de otro modo, estamos diseñados para garantizar nuestra supervivencia, y así la de la especie humana.

En estas situaciones límite en las que corremos un peligro inminente, se activan drásticamente las glándulas suprarrenales y generan adrenalina, una hormona que incrementa la frecuencia cardíaca y que contrae los vasos sanguíneos, preparando al cuerpo para hacer un esfuerzo físico de alta intensidad. Es por esta razón que somos capaces de emprender acciones casi sobrehumanas cuando estamos en un estado de pánico, como por ejemplo se ha dado el caso de madres que han logrado levantar coches u objetos muy pesados para rescatar a un hijo atrapado.

4. Crecemos mientras dormimos

Cuando dormimos nuestro cerebro segrega la mayor parte de la hormona encargada del crecimiento de los músculos y los huesos. Por esta razón es absolutamente fundamental que los niños descansen y duerman las horas necesarias.

5. El “miembro fantasma”

Se han reportado muchos casos parecidos: a una persona le amputan una extremidad, y posteriormente comienza a tener la sensación que aquella extremidad sigue estando en su sitio. De hecho, muchos casos revelan haber sufrido dolores en las extremidades amputadas. Este fenómeno se conoce como el “síndrome del miembro fantasma”. Lo detallamos en el artículo “El miembro fantasma: terapia de la caja espejo“.

La razón por la cual esto sucede tiene su origen en el cerebro. Al parecer, el área cerebral encargada de regular la movilidad y el tacto del miembro sigue activa, y en ausencia de estímulos nerviosos reales, tiende a crearlos.

6. Existen personas incapaces de reconocer caras

Estos casos de personas que no pueden reconocer rostros están causados por un trastorno denominado prosopagnosia (del griego prosopon, que significa “rostro” y agnosia, que refiere a “falta de conocimiento”), y esto les imposibilita reconocer las caras.

Este impedimento provoca que no puedan reconocer los rostros familiares, por lo que son incapaces de reconocer a sus allegados mediante su imagen y deben recurrir a observar algunas características concretas, como la forma de andar, el tono de voz, o algún otro rasgo distintivo exceptuando el rostro para poder ser conscientes de quién tienen enfrente. En casos más severos, los afectados pueden no ser capaces de reconocerse ellos mismos delante de un espejo o viéndose en una fotografía.

7. Un antidepresivo que provoca orgasmos incontrolables

El componente químico esencial de ciertos fármacos contra la depresión es la clomipramina. Este tipo de medicamentos no se utilizan únicamente para remediar la depresión, sino que también se emplea en crisis de ansiedad, fobias y otro tipo de trastornos.

Algunas de las personas que son tratadas con este tipo de fármacos suelen reportar que, al inicio del tratamiento, experimentan orgasmos incontrolables en el momento de bostezar. Fue calculado que hasta el 5% de los pacientes notaron este extraño efecto, tanto hombres como mujeres.

A pesar de que podríamos pensar en esto como un efecto secundario positivo del fármaco, la verdad es que las personas que lo padecieron tuvieron problemas y incomodidades en su vida diaria.

8. La amnesia sí permite recordar

Aunque es cierto que siempre se transmite la idea de que la amnesia elimina los recuerdos pasados de la persona que la ha sufrido después del trauma, en realidad esta tipología de amnesia, denominada “retrógrada”, es muy poco habitual.

El tipo de amnesia más común es la llamada amnesia anterógrada. Se trata de una amnesia en que la persona es capaz de recordar prácticamente todo lo pasado con normalidad, pero en cambio no puede recordar nada de lo que va viviendo, no es capaz de recordar lo que le ocurrió ayer, o incluso es incapaz de recordar lo que hizo diez minutos atrás. Esta forma de amnesia es la más habitual entre las personas que sufren demencia.

9. El efecto Halo lo impregna todo

Uno de los fenómenos psicológicos que influyen más en las relaciones sociales es lo que se conoce como efecto Halo. Este término describe una propensión a realizar valoraciones globales y positivas acerca de las personas físicas o jurídicas, a partir del hecho de conocer una de sus características más destacables.

Por ejemplo, se ha observado que las personas que encajan mejor con los cánones de belleza tienden a generar mejores impresiones también en lo relativo al resto de sus características por parte de quienes las conocen poco.

10. Los recuerdos siempre cambian

Otra de las curiosidades psicológicas más interesantes tiene que ver con la memoria. Y es que a pesar de que muchas veces utilicemos la metáfora de los archivos llenos de documentos para referirnos a cómo son los recuerdos contenidos en nuestro cerebro, lo cierto es que todos nuestros recuerdos cambian constantemente, hagamos lo que hagamos. Es imposible que los contenidos de nuestra memoria permanezcan siempre igual.

11. El límite de la memoria de trabajo

En la mayoría de las personas, la memoria de trabajo funciona sin demasiados problemas a no ser que los elementos que debemos conservar o manipular en ella sean más de siete.

12. Dos tipos de inteligencias

La inteligencia puede ser dividida en dos categorías principales: inteligencia fluida, basada en la agilidad mental, e inteligencia cristalizada, basada en la habilidad a la hora de usar la información memorizada.

13. La importancia del contexto en las adicciones a drogas

Las adicciones a drogas no surgen solo a partir de la interacción del cerebro con las sustancias consumidas, sino también a partir del contexto. Mudarse a un lugar muy diferente y dejar de tener contacto con los amigos de antes que también consumían hace que, en muchos casos, la adicción desaparezca.

14. Recordamos mejor lo primero y lo último

Ante una serie de elementos a memorizar (por ejemplo, la lista de la compra), recordamos mejor lo primero y lo último.

Curiosidades psicológicas

15. El efecto tercera persona

El fenómeno psicológico llamado "efecto tercera persona" consiste en que, como norma general, tendemos a creer que somos menos susceptibles a creer informaciones falsas en comparación a la mayoría de las personas, y que aquellas personas con las que tenemos contacto habitual y que apreciamos también son menos crédulas que el ciudadano promedio.

16. El sistema de percepción de caras

La mente humana es especialmente buena reconociendo pequeños detalles en las caras a través del sentido de la visión; no somos tan sensibles a los matices del resto de partes del cuerpo que vemos.

17. El efecto nocebo

Las personas que creen que deberían estar siendo tratadas y no están recibiendo esa atención sanitaria, son más propensas a desarrollar problemas de salud. Esto se conoce como efecto nocebo.

18. La relación entre el dormir y la memoria

Cada vez que dormimos, contribuimos a que la información recopilada durante la jornada quede consolidada en nuestra memoria.

19. Diferencias en teoría de la mente entre hombres y mujeres

La teoría de la mente es la capacidad de inferir estados emocionales y cognitivos en otras personas, sin confundir lo que creen, sienten o piensan con lo que nosotros creemos, sentimos o pensamos. Se ha visto que las mujeres, en promedio, tienden a tener estas habilidades más desarrolladas.

20. Las ideologías difusas

A pesar de que mucha gente tenga preferencias muy marcadas en cuanto a qué partidos políticos son buenos y cuáles son malos, en realidad solo una pequeña minoría presenta ideologías coherentes y estables en el tiempo.

21. Los atracones sin hambre

Muchas personas comen sin darse cuenta de que no tienen hambre, simplemente para aliviar su malestar.

Curiosidades psicológicas

22. El límite de 150 en los grupos

Los grupos de más de 150 personas (aproximadamente) necesitan de una serie de normas y roles claramente asignados que permitan crear sub-grupos para funcionar bien y no generar conflictos. Esto es lo que se conoce como el número de Dunbar.

23. La ansiedad y el sistema inmunitario

Se ha comprobado que el hecho de mantenernos en un estado ansioso durante largos periodos hace que el sistema inmunitario quede debilitado mientras se mantenga ese estado de angustia o estrés.

24. Las pupilas y lo atractivo

Cuando miramos algo o a alguien que nos resulta atractivo, las pupilas se dilatan más.

25. La falta de sueño lleva al autoengaño

Las personas que duermen poco tienen una capacidad de concentrarse y de razonar mucho menor que el resto de personas (por el hecho de dormir poco) pero no solo eso, sino que además tienen tendencia a no darse cuenta de ello.

26. Los puntos ciegos de la visión

El ojo humano está hecho de un modo que en nuestro campo visual hay un punto en el que no captamos estímulos visuales, dado que en ese lugar la retina se fusiona con el nervio óptico. Sin embargo, no nos damos cuenta de ello, porque nuestro cerebro "se inventa" esa información.

27. La capacidad de crear imágenes en la mente tiene fundamentos cerebrales

El grado en el que somos capaces de crear imágenes en nuestra imaginación depende del nivel de actividad neuronal aleatoria de una parte del cerebro conocida como corteza visual.

28. Los amigos importan más que los padres

A pesar de que la familia influye mucho en el desarrollo de los niños y niñas, aún son más influyentes los grupos de amigos de su edad.

29. El efecto Forer

Los seres humanos estamos predispuestos a identificarnos con descripciones ambiguas de personas, rápidamente damos por supuesto que encajamos con lo que se explica.

30. Los polos opuestos no se atraen

Las parejas formadas por personas con intereses o personalidades muy diferentes tienden a pasar por más problemas que aquellas formadas por personas similares.

Referencias bibliográficas:

  • Balaban C.D., Thayer J.F. (2001). Neurological bases for balance-anxiety links. J Anxiety Disord. 15 (1–2): pp. 53 - 79.
  • Gross, R. (2010). Psychology: The Science of Mind and Behaviour. Londres: Hachette UK.
  • Mestre, T.A. (2020) Nocebo and lessebo effects. International Review of Neurobiology 153, pp. 121 - 146.
  • Papalia, D. y Wendkos, S. (1992). Psicología. México: McGraw-Hill.
  • Ramachandran, V. & Zeve, M. (2017). Synesthesia and McCollough Effect. i-Perception, 8(3), pp. 201 - 211.
  • Roeckelein, J.E. (2006). Elsevier's Dictionary of Psychological Theories. Amsterdam: Elsevier Science & Technology.
  • Sherman, R.A.; Sherman, C.J. & Parker, L. (1984). Chronic phantom and stump pain among American veterans: results of a survey. Pain, pp. 83 - 95.
  • Tavris, C., & Aronson, E. (2007). Mistakes Were Made (But Not by Me): Why We Justify Foolish Beliefs, Bad Decisions, and Hurtful Acts. Orlando, FL: Harcourt.