Unsplash

Cuando hablamos de los efectos positivos de las drogas para la salud, es frecuente encontrarnos con un debate entre los que defienden su uso y los que no. 

Especialmente, cuando hablamos de sustancias que tienen un fin lúdico y recreacional, como es el caso de la marihuana.

Investigaciones sobre los efectos de la marihuana

En los último años son muchos los estudios que se han realizado respecto a esta droga, y algunos afirman que tiene beneficios para nuestro organismo. Los que defienden este argumento explican que esta sustancia debe ser tenida en cuenta por los efectos beneficiosos de su uso como medicina.

Seguramente existe un profundo debate moral sobre la legalización del cannabis, sin embargo, es claro que puede ser bueno para algunas personas. Pero... ¡Ojo, que también tiene consecuencias negativas! En este artículo trataremos este tema: repasaremos los beneficios de la marihuana que han sido científicamente probados y hablaremos de algunas consecuencias negativas de su uso.

No todo lo que se dice es cierto

En temas como el que vamos a tratar, en el que hay tanta gente que consume esta sustancia, es normal que la opinión pública se posicione a favor del consumo normalizado de la marihuana. Por poner un ejemplo, si eres un consumidor habitual de cannabis, lógicamente defenderás su uso y consumo, pues es una sustancia que te resulta placentera y con la cual disfrutas y pasas tu tiempo libre.

Esto hace que muchas veces escuchemos opiniones que no tienen ningún tipo de aval científico y hace que circule por la red una gran cantidad de información engañosa. Es por eso que los beneficios que vamos a contar a continuación son el resultado de algunas investigaciones.

Beneficios del cannabis según la ciencia

Cada vez son más los países en los que se está legalizando el consumo de esta droga. Fumarse un porro (también llamado coloquialmente: mai o peta) es posible de forma legal en 16 países. Gran parte de las razones de peso para el consumo de esta sustancia es su uso terapéutico y medicinal.

Es por eso que la Academia Nacional de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EEUU ha realizado una revisión de más de 10.000 investigaciones para conocer realmente cuáles son los beneficios médicos del cannabis. Los resultados han sido presentados en un informe de 400 páginas.

Este trabajo clasifica los beneficios del cannabis de estos estudios en diferentes categorías: evidencias concluyentes, evidencias moderadas y evidencias limitadas o nulas. Los resultados más concluyentes afirman que la marihuana es efectiva para el tratamiento del dolor crónico, la reducción de la náusea tras la quimioterapia y la reducción de los síntomas de la esclerosis múltiple.

La marihuana y el dolor

Las conclusiones, por tanto, parecen indicar que la marihuana es efectiva para el tratamiento del dolor. Especialmente en el caso del dolor crónico, se suelen emplear narcóticos opiáceos como la codeína, la morfina, la oxicodona y la metadon, que son altamente adictivos y a los que los pacientes pueden desarrollar tolerancia a sus efectos.

Aunque existen analgésicos sintéticos no adictivos (por ejemplo, el paracetamol), ´éstos no son lo suficientemente fuertes para aliviar este tipo de dolor, y algunos de estos medicamentos suponen un grave riesgo de daño hepático en dosis excesivas.

Parece ser que fumar marihuana puede eliminar por completo la necesidad de los fármacos más perjudiciales como los narcóticos opiáceos.

Otros beneficios de la marihuana

Además de estos beneficios, parece que consumir marihuana también ayuda a:

  • Relajarse: Fumar marihuana puede tener un efecto relajante, especialmente para aquellas personas que son altamente activas. Estos efectos pueden apreciarse a los pocos minutos y, por ejemplo, se hipotetiza que puede ser un fenómeno útil para personas con problemas de ansiedad.
  • Ser creativo: El lóbulo frontal es el director ejecutivo del cerebro. La memoria de trabajo, el lenguaje, el movimiento o la autoconciencia dependen del lóbulo frontal, así como la originalidad y la creatividad. A la media hora del consumo de esta sustancia esta región cerebral está totalmente activada, por lo que los estudios muestran que mejora la creatividad. Adicionalmente, el cannabis ayuda a conectar pensamientos abstractos.
  • A dormir mejor: Los cannabinoides como THC inducen el sueño y extienden el tiempo en el que se está en sueño profundo. El sueño profundo ocurre durante el tercer y cuarto ciclo de sueño, y es en el momento en que el organismo se repara. Por eso recibe el nombre de sueño reparador, en el que el sistema inmunológico se revitaliza y se recarga.
  • Comer: En ocasiones, las personas cuando no están bien tienen menos apetito. La marihuana, al estimular los receptores mejora el apetito. Aunque el mecanismo al completo se desconoce, se sabe que hay una densidad elevada de receptores CB1 en los núcleos paraventricular y ventromedial del hipotálamo, áreas cerebrales implicadas en la regulación del apetito.
  • Reducir las náuseas: Como afirma el estudio de la “Academia Nacional de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EEUU” el THC que se encuentra en la marihuana tienen un potente efecto antiemético (reduce náuseas y vómitos) y por eso es ideal para el tratamiento de pacientes que realizan quimioterapia.
  • Como anticonvulsivo: Cada vez se investiga más sobre los beneficios del cannabis como anticonvulsivo, y se aplica especialmente en enfermedades como el Parkinson y la esclerosis múltiple.

El secreto está en el principio activo

Aunque existan muchas organizaciones a favor de la normalización del uso del cannabis, hay que tener en cuenta que los posibles efectos positivos de este compuesto no implican ninguna medida política concreta ni que el consumo de la planta en cualquiera de sus formas sea deseable. De cara a la intervención clínica y farmacológica, investigar sobre el potencial terapéutico de la marihuana sirve para descubrir el principio activo útil para ciertos pacientes y, así, poder aislarlo y utilizarlo en forma de fármaco convencional, de modo que se controle la concentración y dosis.

Eso significa que el hecho de que la marihuana pueda ser muy útil para extraer de ella sustancias para tratar a personas enfermas no convierte su consumo por inhalación de humo una práctica deseable. Esta costumbre tiene varios efectos significativos comparables a los del alcohol, muchos de los cuales, seguramente, dejan secuelas irreversibles si se abusa de la sustancia.

Consecuencias negativas del cannabis

Parece haber, por tanto, grandes beneficios terapéuticos en el consumo de marihuana. Ahora bien, la marihuana también tiene una serie de efectos perjudiciales para el organismo, especialmente cuando es fumada y utilizada de forma frecuente.

En el caso de fumarla, las consecuencias entre las consecuencias nocivas podemos encontrar que empeora los problemas respiratorios, y puede desencadenar problemas igual de graves que el tabaco, con el que suele combinarse para su uso recreacional. La marihuana puede causar esterilidad temporal en los hombres y alterar el ciclo menstrual de una mujer.

Esta droga no solamente puede tener consecuencias en la salud física, pues puede provocar anormalidades del cerebro, especialmente con el consumo a largo plazo. Los cambios neuronales pueden afectar a la memoria, la atención y a la capacidad de aprendizaje.

Además, el cannabis puede incrementar la probabilidad de sufrir accidentes de circulación, puede contribuir al bajo peso de los bebés al nacer y aumenta la probabilidad de sufrir un brote psicótico (paranoia y esquizofrenia), tal y como explica el artículo del psicólogo Oscar Castillero: “El cannabis aumenta un 40% el riesgo de brote psicótico.”