Las punzadas en la barriga son una sensación de dolor en la región abdominal causada muchas veces por una abusiva ingesta de comida o llevar unos malos hábitos de salud, como no hacer suficiente ejercicio o tener un alto consumo de grasas y carbohidratos.

Este tipo de hábitos pueden llevar a problemas en el tracto digestivo, dando como principales síntomas el estreñimiento y la diarrea, los cuales están muy relacionados con el dolor abdominal. También pueden deberse a varias condiciones médicas graves.

A continuación trataremos de responder a la pregunta que se hacen muchas personas en lo relativo a su digestión: ¿por qué me dan pinchazos en la barriga? Veamos sus causas posibles y qué es recomendable hacer en cada caso.

¿Por qué me dan pinchazos en la barriga? 12 explicaciones y causas

Suele pasar que notamos el estómago que nos molesta, dándonos la sensación de que algo desde dentro nos esté pinchando. Esta molestia puede ser de diversa gravedad y, por regla general, está relacionada con la haber comido demasiado, especialmente alimentos ricos en grasas, carbohidratos, con lactosa o con alguna sustancia que a nuestro cuerpo le cuesta digerir.

En principio, una dieta saludable que contenga una cantidad saludable de carbohidratos, proteínas, lípidos y vitaminas, como es el caso de la mediterránea, no debería darnos ningún problema intestinal. No obstante, cada persona tiene un cuerpo diferente y, a veces, aunque se tomen alimentos sanos pueden sentirse pinchazos en la barriga.

En estos casos será necesario acudir a un médico, especialmente a un gastroenterólogo, para que pueda estudiar si esto se debe a disfunciones orgánicas, digestivas, intestinales o a inflamación.

A continuación veremos las principales causas detrás de pinchazos en la barriga, qué tipos de tratamientos existen para cada una de ellas y algunas recomendaciones.

1. Gases intestinales

Los gases se producen en el estómago y en el intestino, a causa de la fermentación de alimentos ricos en carbohidratos y lactosa. Entre los principales alimentos que producen flatulencias tenemos legumbres como los garbanzos y las lentejas, verduras como el repollo y la coliflor y las bebidas carbonatadas.

En ciertos casos los gases intestinales se asocian con problemas de salud como pueden ser intolerancia a la lactosa, hipoclorhidria, el síndrome del intestino irritable y parásitos intestinales.

Si se producen gases en exceso y no se pueden liberar éstos pueden causar síntomas como pinchazos en la barriga, ardor en la garganta, dolores en el pecho y constantes eructos. Aunque no suelen implicar daños graves para la salud sí que es cierto ue las punzadas abdominales pueden llegar a provocar ansiedad.

El tratamiento para los gases suele ser comer de forma tranquila, asegurándose de masticar bien los alimentos para facilitarle el trabajo al tracto digestivo, además de consumir abundante agua.

2. Estreñimiento

El estreñimiento se da cuando se evacúan las heces con muy poca frecuencia o éstas se endurecen, haciendo que se necesite mucho esfuerzo para poderlas defecar. Las heces se van acumulando junto con los gases intestinales, haciendo que se den molestias en el bajo vientre.

Entre los factores detrás del estreñimiento tenemos no tomar suficiente agua, consumir pocas fibras y no realizar suficiente actividad física.

El tratamiento para el estreñimiento suele ser cambiar de hábitos alimenticios incorporando más alimentos ricos en fibras, como las frutas y verduras, tomar más líquidos y llevar un estilo de vida más saludable.

Se debe intentar mantener la regularidad de los horarios para evacuarse, dado que aguantarse las ganas de defecar puede empeorar la consistencia de los excrementos, además de provocar una pérdida progresiva del reflejo para evacuar.

Si el estreñimiento se da de forma muy frecuente y los hábitos intestinales no son regulares se debe buscar ayuda de un profesional para averiguar qué condición médica podría estar detrás. En el tratamiento se pueden indicar medicamentos laxantes que sirven para facilitar la expulsión de las heces.

3. Infección urinaria

La infección urinaria se produce cuando las vías urinarias se contaminan por patógenos, mayormente bacterias como la Escherichia colia y Staphylococcus saprophyticus además de hongos del género Candida sp.

Las mujeres son más susceptibles a esta infección porque la uretra es más corta, haciendo que los microorganismos tengan más fácil llegar a la zona y generar la patología.

Los síntomas más frecuentes en la infección urinaria son pinchazos en la barriga especialmente cuando se orina, ardor y, en caso de que la infección haya afectado a los riñones, dolor en la parte inferior de la espalda.

El diagnóstico debe ser realizado por un urólogo, ginecólogo o médico en general estudiando la sangre y la orina del paciente. El tratamiento para esta condición médica se centra en aliviar el dolor y eliminar los patógenos de las vías urinarias usando antibióticos.

4. Intoxicación alimentaria

La intoxicación alimentaria se da cuando se consumen alimentos o líquidos en mal estado, que contienen algún tipo de patógeno. Este patógeno, que puede ser un ser vivo como una bacteria o virus o una sustancia, como un tóxico, ataca de forma directa al organismo causándole daño.

En general, los síntomas más comunes que se dan en la intoxicación alimentaria, además de los pinchazos en la barriga, están las náuseas, los vómitos, la diarrea, dolor corporal, gases y fiebre.

5. Cólicos menstruales

Los cólicos menstruales se producen por espasmos del útero durante la menstruación, ocasionando dolores en el abdomen. Durante la ovulación se liberan óvulos para que sean fecundados por espermatozoides y es durante este proceso que se pueden sentir algunos pinchazos en la parte baja del abdomen.

En caso de que esos cólicos menstruales duren más de 72 horas y son muy intensos se debe acudir al ginecólogo para que pueda ver si se trata de alguna enfermedad grave, como lo es la endometriosis.

6. Embarazo ectópico

El embarazo ectópico es un tipo de gestación poco frecuente, que se da cuando el óvulo fertilizado se implanta fuera del útero, normalmente en las trompas de Falopio.

A medida que el embarazo va progresando se pueden dar varios síntomas, además de dolor en la parte inferior del abdomen, como sangrado vaginal anormal y cólico leve en un lado de la pelvis. El dolor puede comenzar de manera repentina y los pinchazos en la barriga suelen ser punzadas agudas y persistentes.

En caso de que la zona alrededor del embarazo presente ruptura y sangre los síntomas pueden ir a peor. Es por esto que es muy importante acudir al médico dado que, en caso de que no se trate a tiempo, este embarazo puede dañar gravemente la salud de la mujer e incluso ocasionar su muerte.

7. Síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable es una condición médica que afecta al intestino grueso. No se sabe exactamente cuáles son las causas de este síndrome, aunque se relaciona con desarrollar hipersensibilidad en el intestino ante la ingesta de diferentes alimentos.

Entre los síntomas que se dan en esta enfermedad tenemos cólicos abdominales, distensión, gases, cambios en los hábitos intestinales y eliminación del moco intestinal por el recto. También puede producirse estreñimiento y/o diarrea, habiendo personas que sufren los dos síntomas de forma intercalada.

El síndrome del intestino irritable se trata cambiando la alimentación introduciendo una dieta diseñada adecuadamente por un nutricionista. Además, se recetan medicamentos probióticos para mantener la flora intestinal, antiespasmódicos para aliviar el dolor, y medicamentos como los antiflatulentos para reducir la hinchazón y los gases.

Para que el paciente pueda manejar mejor su problema médico se aconseja que reciba terapia psicológica, sobre todo para ser consciente de los cambios que implica esta enfermedad en su vida.

8. Apendicitis

El apéndice vermiforme es un pequeño órgano supuestamente vestigial que se proyecta desde el colon al lado inferior derecho del abdomen. En caso de que se inflame se producirá la apendicitis, una enfermedad en la que se produce dolor abdominal, empezando desde alrededor del ombligo y luego desplazándose.

La inflamación se da a causa de la obstrucción del apéndice con restos de heces. El dolor suele ser difuso al principio, pero puede pasar de leve a severo, acompañado de aumento de la temperatura, vómitos, náuseas e hinchazón abdominal.

Dado que es una enfermedad grave, nada más manifestar síntomas se debe acudir con urgencia al hospital. En caso de no hacerlo, se corre el riesgo de que el apéndice se rompa y se contaminen los órganos del abdomen con microorganismos de la infección. En caso de que esto sucediera, ocurriría apendicitis supurativa.

Se ha investigado sobre la utilidad real del apéndice, habiendo estudios que sugieren que podría tener función inmune o de mantenimiento de la flora intestinal. No obstante, el consenso científico es el de que se trata de un órgano vestigial motivo por el cual, en caso de darse la apendicitis, se extirpa el apéndice quirúrgicamente.

9. Pancreatitis

El páncreas es una glándula que se encuentra detrás del estómago, en la parte más alta del abdomen. Cuando esta glándula se inflama se produce la pancreatitis, que da una sensación de ardor y dolor en la parte superior o media del estómago.

Además del dolor opresivo se da como principal síntoma múltiples episodios de vómitos. Otros síntomas de esta enfermedad son dolor al tocar el abdomen, dolor que empeora tras comer, taquicardia, fiebre y dolor abdominal que se extiende hacia la espalda.

10. Diverticulitis

Los divertículos son pequeñas protuberancias que se forman en el revestimiento interno del sistema digestivo y suelen aparecer con mayor frecuencia en la parte inferior del intestino grueso, es decir, el colo. Generalmente no dan problemas pero, a veces, pueden inflamarse o infectarse.

Cuando se inflaman estas protuberancias hablamos de diverticulitis, que es más probable que se dé en personas mayores de 50 años. Entre los síntomas que pueden aparecer tenemos dolor abdominal intenso, fiebre, náuseas y cambios en los hábitos intestinales.

El tratamiento suele consistir en reposo, cambios en la dieta y consumo de antibióticos. Sin embargo, en los casos más graves es posible que se requiera de una intervención quirúrgica.

11. Endometriosis

El endometrio es el tejido que reviste el interior del útero. Cuando este tejido crece fuera del útero hablamos de la endometriosis, la cual se trata de una de las enfermedades ginecológicas más comunes y entre sus síntomas encontramos dolores pélvicos y, en algunos casos, infertilidad. No hay cura pero sí tratamiento, centrado en aliviar el dolor.

12. Colelitiasis

La colelitiasis es una condición médica en la que se forman piedras o cálculos en la vesícula biliar. Este órgano ayuda en la digestión de las grasas y, cuando se obstruye, se dan síntomas como náuseas, vómitos y dolor tipo punzada en el abdomen. Los cálculos biliares se producen cuando la bilis se sobrecarga de grasa proveniente del hígado.

El tratamiento de las piedras biliares implica intervención quirúrgica para retirarlas, combinada con el uso de antibióticos para prevenir la aparición de infecciones y que estas se trasladen a todo el cuerpo.

Recomendaciones

Si se sienten pinchazos en la barriga lo que se debe hacer es acudir a un médico, preferiblemente a un gastroenterólogo que se asegure de que las causas de estas molestias no se deben a una enfermedad grave, como lo son la apendicitis, la pancreatitis o la endometriosis. Igualmente, para evitar sentir estas molestias se deben seguir las siguientes recomendaciones.

  • Masticar lentamente la comida para facilitar la digestión.
  • Evitar irse a dormir al sentir dolor estomacal. Es mejor reposar sentado un rato.
  • Evitar comidas grasas o demasiado condimentadas.
  • Hacer ejercicio un mínimo de tres veces a la semana.
  • Evitar el tabaco y el alcohol.
  • Hacer cinco comidas al día.
  • Tomar mínimo dos litros de agua.

Referencias bibliográficas:

  • Fishman MB, Aronson MD (2012). Differential diagnosis of abdominal pain in adults. In: UpToDate, Basow DS (Ed), UpToDate, Waltham, MA.
  • Fishman MB, Aronson MD (2012). History and physical examination in adults with abdominal pain. In: UpToDate, Basow DS (Ed), UpToDate, Waltham, MA.
  • Manterola C, Vial M, Moraga J, Astudillo P (2011). Analgesia in patients with acute abdominal pain. Cochrane Database of Systematic Reviews, Issue 1. Art. No.: CD005660. DOI: 10.1002/14651858.CD005660.pub3