Medidas prácticas para combatir el estreñimiento. Unsplash.

El sistema digestivo es uno de los más importantes de nuestro organismo, dado que nos permite obtener los suficientes nutrientes como para que el organismo siga funcionando y sobreviva. Pero nuestro cuerpo no absorbe la totalidad de los alimentos, generandose tras la digestión una serie de residuos que posteriormente expulsaremos en forma de heces.

Sin embargo es posible que en algún momento y por diversas circunstancias no somos capaces de excretar dichos residuos, los cuales se acumulan en la parte final del tubo digestivo, o bien pese a poder hacerlo se realiza con dificultad. Se trata del conocido como estreñimiento, que puede provocar grandes molestias e incluso resultar peligroso si se produce una acumulación de heces en nuestro interior. Es por ello que a lo largo de este artículo veremos diferentes remedios para el estreñimiento.

¿Qué es el estreñimiento?

Con el fin de tener en cuenta sobre qué problema queremos actuar, resulta relevante hacer una breve mención con respecto a qué es o qué supone el estreñimiento.

Damos el nombre de estreñimiento a la condición médica en la cual la defecación y expulsión de los residuos fecales no se produce con la frecuencia habitual, debido generalmente a la existencia de un endurecimiento y excesiva deshidratación de las heces. Suele considerarse como tal la existencia de dificultades para defecar al menos una de cada cuatro veces o bien la ausencia de evacuación durante tres o más días.

El estreñimiento puede tener gran cantidad de orígenes, desde una dieta baja en fibra a diferentes problemas funcionales de los órganos excretores o incluso la existencia de diversas enfermedades de las cuales puede ser síntoma. También la existencia de activación nerviosa como el estrés y la ansiedad pueden contribuir a su aparición.

Si bien por lo general el estreñimiento suele ser un problema temporal (si bien hay personas que tienen estreñimiento crónico), lo cierto es que suele a generar molestias tales como dolor si se consigue defecar, sensación de estar lleno o molestias gástricas. En aquellos casos en que no se produce la expulsión de heces va a ser necesario algún tipo de intervención, sea a nivel farmacológico, a través de la alimentación o incluso en casos extremos mediante procedimientos de tipo quirúrgico, dado que puede acabar acarreando problemas serios para la salud.

Diferentes remedios para el estreñimiento

A continuación os indicamos una serie de diferentes remedios recomendados para favorecer la expulsión de las heces y aliviar o eliminar el estreñimiento.

1. Hidrátate

Uno de los problemas que suele generar el estreñimiento es la deshidratación de los residuos fecales y la del propio sujeto. Beber suficiente agua no es garantía absoluta de no padecer estreñimiento, pero resulta esencial el mantenerse hidratado de cara a que el cuerpo no busque el agua que necesita en elementos como las heces: ello las endurece y dificulta su paso.

2. Consume fibra

Otro de los elementos que con mayor regularidad nos hace ir al baño es el consumo de alimentos ricos en fibra, como los cereales, legumbres, frutos secos y fruta.

3. Emplea técnicas de relajación

La existencia de estrés y ansiedad pueden dificultar en gran medida la excreción, siendo por ello de utilidad realizar diferentes técnicas de relajación. Entre ellas podemos encontrar técnicas de respiración, relajación muscular progresiva o alternativas como el mindfulness.

4. Hazte masajes

Otra manera de favorecer la motilidad de nuestros intestinos es mediante la estimulación mecánica, a través de diversas técnicas de automasaje abdominal. Se debe aplicar una presión suave a lo largo del tubo digestivo, y resulta recomendable aplicar movimientos de tipo circular.

5. Recurre a la actividad física

Otro posible remedio para el estreñimiento a tener en cuenta pasa por la realización de actividad física, la cual contribuye a estimular el organismo. Entre los que se consideran de más ayuda se encuentra el running (correr), el baile o la natación. También pueden ayudar actividades que incluyan una ejercitación directa de la zona abdominal, como la realización de abdominales.

6. Nutrición: uso de alimentos con propiedades laxantes y probióticos

Existen gran cantidad de alimentos que poseen la capacidad de estimular el tránsito intestinal y facilitar la defecación. Las ciruelas, la naranja, el plátano, la miel, la manzana, la lechuga, el brócoli, las pasas, la papaya, las lentejas, el regaliz o el yogurt son ejemplos útiles, así como todo alimento que incluya un alto contenido en fibra. Por lo general estamos hablando de frutas, verduras y cereales.

7. Uso de fármacos laxantes

Más allá de lo anterior y en caso de que no funcionen el resto de opciones, se puede recurrir al uso de laxantes sintetizados a nivel farmacológico, como Dulcolax o Microlax. Eso sí, hay que tener en cuenta que su uso debe ser esporádico y circunscrito a momentos puntuales, pues si se realiza un consumo continuado a largo plazo puede generar que nuestro cuerpo disminuya su capacidad para generar la motilidad intestinal de manera natural o diferentes efectos secundarios de severidad variable.

Referencias bibliográficas:

  • Longstreth GF, Thompson WG, Chey WD, Houghton LA, Mearin F, Spiller RC (2006). Functional bowel disorders. Gastroenterology (en inglés) 130 (5): 1480 - 91.
  • Rey, E. (2006). Información al paciente: Estreñimiento. Revista Española de Enfermedades Digestivas, 98 (4). Madrid, España.