Los 4 tipos de dientes del ser humano

Un resumen de los tipos de dientes de la boca humana, clasificados y descritos según sus funciones.

Samuel Antonio Sánchez Amador

Samuel Antonio Sánchez Amador

Tipos de dientes

La anatomía facial es esencial para el ser humano, no solo para hablar, sino para gesticular y proyectar una visión concreta de nosotros mismos al exterior.

Según fuentes profesionales, más del 65% de la comunicación en nuestra especie es no verbal, es decir, nos basamos en gestos, tonos y contextos para transmitir lo que queremos decir de la forma más sucinta posible, independientemente de lo que puedan sugerir nuestras palabras.

La musculatura facial es esencial para la comunicación entre dos personas, pero más allá de ella, los dientes también juegan un papel vital. La higiene bucal es un indicativo de autocuidado personal, disciplina y, hasta cierto punto, estatus económico y sugerencia sexual. Una sonrisa con dientes alineados crea armonía facial y otorga una sensación de estabilidad, pulcritud, y simetría, entre otras muchas cosas.

Más allá de la estética, los dientes son esenciales para triturar la comida y formar el bolo alimenticio, evitar que este se escape por la boca, para dar apoyo a la lengua en la formación de sonidos y muchas cosas más. Si quieres conocer los tipos de dientes y su funcionalidad en el ser humano, sigue leyendo.

¿Cuáles son los tipos de dientes en el ser humano?

El diente, desde un punto de vista fisiológico, se define como un órgano anatómico duro y blanco que crece, junto con otras estructuras, en la boca del ser humano y otros vertebrados. Su función principal es cortar y masticar los alimentos, aunque en algunos taxones también se utilizan algunos dientes como método de defensa y ataque (sobre todo félidos y caniformes, de ahí el tamaño de sus caninos).

Normalmente, cuando acudimos a la clasificación de los dientes, recurrimos de forma directa a las estructuras presentes en la boca de los adultos. En este caso, haremos una mención especial en primera instancia a la dentición decidua, para luego recorrer los dientes permanentes y su funcionalidad, tanto fonadora como digestiva.

1. Dentición decidua

La dentición decidua o “dientes de leche” hace referencia al primer juego de dientes que aparece durante la ontogenia del ser humano y otros mamíferos. Los primeros en aparecer son los incisivos centrales inferiores (6-9 meses), luego el resto de incisivos (10 meses) y, a partir de ahí, los primeros caninos y molares (15-21 meses). Los últimos dientes que salen son los segundos molares, a los 24 meses del nacimiento.

Una vez aparecen todas las estructuras temporales, el infante cuenta con 20 dientes totales, 10 en la arcada superior y 10 en la inferior (4 incisivos+2 caninos+4 molares). La corona y la raíz de estas estructuras dentarias es mucho más débil que las presentes en la dentición permanente, y además, las capas de esmalte y dentina son menos gruesas. La composición mineral también es menor, de ahí que su coloración sea blanco-lechosa, a diferencia del tono más amarillento normal.

El correcto crecimiento de la dentición decidua es esencial para una correcta higiene bucal en la edad adulta. Entre todas las funciones de los dientes de leche, podemos destacar las siguientes:

  • Sirven de guía de erupción: los dientes de leche marcan el camino de la aparición de los permanentes. Además, como su caída es paulatina, se pueden detectar los errores y tratar de corregirlos antes de que la dentición definitiva se haya instaurado por completo.
  • Digestión y asimilación: permiten el consumo de alimentos sólidos en los momentos de máximo desarrollo.
  • Estimulación: gracias al proceso de la masticación con la dentición decidua, se estimula la síntesis y surgencia de las piezas dentales definitivas que faltan.
  • Fonación: la lengua se apoya en los dientes incisivos (“paletas”) para producir ciertos sonidos. Estos reciben el nombre de “consonantes dentales”.

Los molares deciduos posteriores son generalmente los últimos en caer, entre los 10 y 12 años de edad. A partir de los 13 años, el ser humano presenta la dentición completa que le acompañará por el resto de su vida.

2. Dentición permanente

A diferencia del caso anterior, la dentición permanente está compuesta por 32 dientes, 16 en cada arcada (4 incisivos+2 caninos+4 premolares+6 molares X 2). Debes de tener en cuenta que, a su vez, cada arcada se divide por dos si tenemos en cuenta la escisión del plano sagital (la cara compuesta por dos mitades).

La dentición permanente presenta una capa gruesa de esmalte dental, formada por hidroxiapatita y proteínas. Por sorprendente que parezca, esta conformación biológica da lugar al tejido biológico más resistente en todo el cuerpo humano y en el mundo entero, al menos en la naturaleza. Más allá del esmalte, se distinguen diversas estructuras, como la dentina, el cemento radicular, la pulpa dental y el periodonto.

A continuación, repasamos de forma somera cada uno de los tipos de dientes permanentes, aunque no solo nos fijaremos en su función masticatoria.

2.1 Incisivos

Como hemos dicho, son un total de 8 piezas dentales (4 arriba y 4 abajo), que conforman la sección frontal de la boca y el componente principal de la sonrisa. Tienen un borde afilado, ya que su componente principal es cortar el alimento. Si vemos la funcionalidad de cada diente con un máximo del 100% en todas sus labores juntas, veremos que los incisivos presentan un 10% de trabajo masticatorio y un 90% fonador/estético.

Sin ninguna duda, la falta de un incisivo superior es una característica estética que rompe completamente la armonía facial, y por ello siempre se recurre a empastes, carillas y dientes postizos (según la gravedad de la lesión) para sustituirlo. Además, como hemos dicho, gracias a los incisivos y la lengua en conjunción se forman las consonantes dentales, como /t/, /d/, /n/, y /l/.

Incisivos

2.2 Caninos

Los caninos son un total de 4 dientes, 2 en la arcada dental superior y 2 en la inferior (uno en cada lado del plano sagital), cuya función principal es desgarrar los alimentos.

Debido a su papel en el troceo de carne y otras comidas duras, no nos cuesta imaginar por qué los animales carnívoros tienen unos caninos (colmillos) tan desarrollados. Su forma es de cúspide puntiaguda, con un gran tamaño coronal y radicular. El 20% de su labor es masticatoria y el 80% fonética y estética.

Caninos

2.3 Premolares

8 dientes (4 en cada arcada dentaria), con una superficie total más amplia que la de los caninos y dos cúspides puntiagudas. Se designan generalmente como estructuras dentarias bicúspides, si bien es cierto que el segundo premolar inferior tiene 3 cúspides.

Su función principal es triturar el alimento y permitir que este se mezcle con la saliva, ya que esta contiene enzimas (como la α-amilasa) encargadas de comenzar el proceso de digestión. La función de los premolares es un 60% masticatoria, aunque también presentan un 40% de trabajo fonatorio, ya que participan en la creación de las “consonantes alveolares”.

Premolares

2.4 Molares

El grueso del aparato dentario del ser humano. Los molares son un total de 12 dientes, 6 en cada arcada dental y 3 en cada plano sagital (3x4=12). Su función es la misma que la de los premolares, pero estas piezas presentan en su superficie de 4 a 5 prominencias. La labor principal de los molares es disgregar el alimento lo máximo posible para que el bolo alimenticio sea fácil de digerir en la región estomacal. Su función es masticatoria casi al 100%.

Curiosamente, el ser humano parece estar sufriendo una clara transición alimentaria que lleva cientos de años teniendo lugar. Debido a que ya no consumimos materia vegetal con un alto contenido en celulosa y otros compuestos de difícil digestión, ciertas partes de nuestro tracto gastrointestinal se han acortado, dando lugar a estructuras como el apéndice vermiforme. Esto también se refleja en la forma dentaria, y por ello, muchas personas carecen de terceros molares.

Molar

Este fenómeno se conoce como agenesia dental o anodoncia. Se estima que aproximadamente el 25% de la población mundial carece de las muelas del juicio, estas estructuras que suelen reportar más problemas que beneficios una vez comienzan a salir en el entorno de la encía. Si de verdad estas piezas son inútiles o nocivas a día de hoy, se puede especular que en un futuro la especie humana se habrá deshecho de ellas en su totalidad.

Resumen

Si queremos que te quedes con una idea central, esta es la siguiente: el aparato dentario deciduo está compuesto por 20 dientes, mientras que el permanente tiene 32 (8 incisivos, 4 caninos, 8 premolares y 12 molares). Mientras que los incisivos tienen una función eminentemente fonatoria y estética, los molares se encargan de disgregar el alimento casi en un 100%. Cada tipo de diente tiene una funcionalidad distinta, pero todas son complementarias y basan su trabajo en dos frentes: permitir el habla y el procesamiento del alimento.

  • Delgado Pichel, A., Inarejos Montesinos, P., & Herrero Climent, M. (2001). Espacio biológico: Parte I: La inserción diente-encía. Avances en Periodoncia e Implantología Oral, 13(2), 101-108.
  • Khera, S. C., Carpenter, C. W., Vetter, J. D., & Staley, R. N. (1990). Anatomy of cusps of posterior teeth and their fracture potential. The Journal of prosthetic dentistry, 64(2), 139-147.
  • Zimmerman, B., & Jenzer, A. C. (2020). Physiology, Tooth. StatPearls [Internet].

Graduado en Biología por la Universidad de Alcalá de Henares (2018). Máster en Zoología en la Universidad Complutense de Madrid (2019). Durante su carrera estudiantil, se especializó en comportamiento animal, evolución, parasitología y adaptaciones morfológicas animales al medio. En su estancia en el Máster profundizó en mecanismos evolutivos y comportamientos. También formó parte de un equipo del Museo Nacional de Ciencias Naturales durante dos años, donde realizó investigaciones de índole evolutiva. Aquí adquirió extensos conocimientos sobre genética, heredabilidad y otras cuestiones relacionadas con el ADN. A día de hoy, se dedica a tiempo completo a la divulgación científica, realizando artículos de evolución animal y psicología y medicina humana.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados