Como estado, la inseguridad es algo que todos sentimos de vez en cuando y es totalmente normal. La vida no es un camino de rosas y en muchas ocasiones aparecen obstáculos en ese camino que hace que no nos sintamos seguros. El problema viene cuando esto es un rasgo, un carácter definido de la persona.

Todos conocemos a alguien que en el fondo es tremendamente inseguro. Puede que lo oculte mostrándose muy crítica con los demás o, también puede suceder, que tenga tanto miedo de lo que dirán que está constantemente evitando a otros seres humanos por miedo a lo que piensen de ella.

Seamos amigos, familiares o incluso su pareja, nos duele ver cómo la persona insegura sufre y, en muchas ocasiones, hace sufrir a los demás. Por este motivo vamos a averiguar cómo ayudar a una persona insegura desde el contexto de una amistad o una relación familiar o de pareja, entendiendo su sufrimiento y poniéndonos también en su misma piel.

Consejos para saber cómo ayudar y dar apoyo a una persona insegura

Todo el mundo, en algún momento de sus vidas, se ha sentido inseguro. Esto es algo totalmente normal puesto que en más de una ocasión puede pasar que vivamos una experiencia que hace que pongamos en duda nuestras capacidades.

Ya sea una decepción, un fracaso o un fallo lo que haya sucedido es normal que pongamos en duda nuestra valía. Sin embargo, es también normal que lo superemos, aprendamos de ello y entendamos que en esta vida no se puede ser perfecto y, a veces, las cosas no salen como queríamos. No pasa nada.

El problema es que hay personas que viven constantemente pensando así. Tienen una percepción de sí mismas y del mundo muy negativa. No se ven a sí mismas como personas capaces y temen que los demás los juzguen o descubran todas las debilidades que ellas creen tener. Su inseguridad no es algo pasajero, sino un rasgo de su personalidad o un estado que se ha asentado por demasiado tiempo en su forma de ser, destruyendo pro completo su autoestima.

Ya sea nuestra pareja, nuestro amigo o un familiar, nos duele ver cómo su inseguridad le impide disfrutar de la vida, poniendo en duda todo aquello que sin lugar a dudas posee pero no sabe ver. Sin embargo, suele pasar que no sabemos cómo ayudar a este tipo de personas puesto que su propia inseguridad actúa como barrera o, incluso, como repelente, puesto que algunas personas inseguras optan por evitar el contacto social, temiendo que les hagan daño.

Otras personas inseguras no son dóciles, más bien al contrario. Se muestran supercríticas con lo que hacemos y dejamos de hacer, hacer burlas, comentarios jocosos… Pareciera que intentan destruir nuestra autoestima, convertirnos en personas inseguras. Como no saben como gestionar su inseguridad optan por buscar los complejos de los demás, esos pequeños defectos que todo el mundo tiene para intentar subir un poco su propia autoestima. El problema es que esto no funciona y, en realidad, se convierte en simplemente otra forma disfuncional de gestionar su desconfianza en sí misma.

Tanto si se comporta alejándose de las personas o con un comportamiento tóxico, es posible ayudar a superar las inseguridades de un ser querido. En las siguientes líneas veremos cómo ayudar a una persona insegura, especialmente poniendo en práctica nuestra empatía, paciencia y capacidad para identificar y manejar las fortalezas y debilidades de aquella persona a la que tratamos de ayudar.

1. Practica la empatía

Cada persona tiene sus cosas buenas y sus cosas malas y su conducta puede ser en gran parte explicada por sus vivencias. No todos nos hemos criado en el mismo ambiente ni nuestros padres han ejercido el mismo tipo de crianza. El tipo de ambiente en el que nos criemos durante los primeros años de vida da forma muchísimo a nuestra personalidad y es en este período en el que puede surgir el rasgo de la inseguridad.

Si queremos ayudar a una persona insegura a tener mayor confianza de sí misma lo primero que debemos hacer es comprender de dónde viene esa personalidad. No debemos recordarle constantemente los problemas que puede tener a causa de su inseguridad, puesto que ella ya los conoce de primera mano, sino entender qué es lo que lo ha causado.

Hay que tener muy en cuenta que las personas inseguras están muy pendientes de lo que les dicen los demás. En función de cómo se lo digamos, puede hacerse una idea equivocada de lo que pensamos de él o ella. Por este motivo debemos ser cuidadosos con cómo les decimos las cosas. Debemos ser empáticos, tratando de comprender cómo debe ser estar en su piel.

2. Destaca sus cualidades

Las personas inseguras son muy críticas consigo mismas y, cegadas por un sesgo de negatividad brutal, son incapaces de ver todas las fortalezas que poseen por su propia cuenta. Por este motivo nuestra tarea será la de destacar sus cualidades. Haciéndole ser consciente de todo lo bueno que posee podemos ayudar a construir un poco de seguridad y confianza en sí mismo.

Esta tarea es realmente fácil si la persona a la que estamos ayudando es nuestra amiga o pareja, puesto que no tendría mucho sentido seguir a su lado si fuéramos incapaces de encontrarle alguna cosa buena.

De hecho, es hasta posible que sepamos talentos y habilidades de esa persona que nunca le hemos comentado porque son tan aparentemente obvias que confiábamos en que ya las supiera, algo que si se lo decimos quizás es hasta una grata sorpresa para él o ella.

3. Hazle ver que nadie es perfecto

Es un rasgo común en estas personas el perfeccionismo, es decir, obsesionarse con hacer todo lo mejor posible pensando que, de no conseguirlo, no lo valen. El problema es que nunca lo consiguen y se frustran, además de que su autoestima se hunde todavía más de lo que ya estaba. Es normal que no lo consigan, no porque no lo valgan, sino porque la perfección no existe.

Debemos hacerles comprender que ni nosotros ni ellos ni nadie más es perfecto, y no pasa nada. Lo ideal es conseguir que vea el equilibrio entre sus fortalezas que, sin lugar a dudas posee, y sus debilidades, puntos débiles que no son inmodificables.

Viendo lo bueno que tiene podrá construir una autoestima basada en cosas reales, puntos fuertes que tiene. Por otra parte, saber qué debilidades tiene y qué cosas puede mejorar y qué no le dará mucha salud mental, puesto que no gastará fuerzas innecesariamente en cambiar lo que no se puede cambiar.

4. Motívala

Motivar a las personas inseguras es una de las mejores formas para incrementar su autoestima y darles confianza y seguridad. Las palabras de aliento son una buena medicina para aquellas personas que han tenido experiencias muy desagradables las cuales les han hecho poner muy en duda su valía. Además de decirles sus fortalezas, podemos motivarlas para que cumplan con lo que se proponen, hacerles ver que confiamos en que alcanzarán sus metas.

5. Conoce sus inseguridades

Con conocer sus inseguridades no nos referimos a tener que aguantar las quejas acerca sus complejos y problemas, sino pedirle que, de forma honesta, nos exprese qué es aquello que les preocupa, cuáles son sus sentimientos y qué personas cree que la están criticando o no lo miran con buenos ojos.

La idea es averiguar qué es exactamente lo que les preocupa y hacerle comprender, analizando aquello que nos dice, qué hay de real en sus preocupaciones. Muchas veces nos dirán que piensan que los demás hablan de ellos, pero lo que sucede en realidad es que en su mente se han creado esa idea, la cual se creen sin pruebas. Se trata, en efecto, de una idea paranoica la cual solo podrá comprender que no es verdadera si otra persona se lo hace ver.

6. Sé paciente

La paciencia es la madre de la ciencia, y también del buen amigo. A veces la persona insegura a la que tratemos de ayudar empezará a quejarse sobre lo que cree que sucede, soltándonos toda una lista de pensamientos conspiranoicos acerca de lo que pasa a su alrededor o lo que piensan los demás. Puede pasar que esa persona se defienda criticándonos a nosotros, puesto que ese es su mecanismo de defensa.

Sea cómo sea la forma en la que actúe la persona a la que tratamos de ayudar, debemos ser pacientes. Puede que nos haga comentarios dañinos, o incluso puede que empiece a decir que en verdad no lo vale, que es una inútil y que no tiene sentido que intentemos hacerle ver las cosas buenas porque no cree que las tenga. Cierto que todo esto es muy cansino, pero tarde o temprano conseguiremos entrar en su mente y parar todo este ciclo de desconfianza, miedos e inseguridades.

Referencias bibliográficas:

  • Simpson, J. A., & Steven Rholes, W. (2017). Adult Attachment, Stress, and Romantic Relationships. Current opinion in psychology, 13, 19–24. https://doi.org/10.1016/j.copsyc.2016.04.006
  • Goleman, D. (1996). inteligencia emocional. Anales de Psicología / Annals of Psychology.
  • Eduardo Bericat. (2012). Emociones. Sociopedia.Isi. https://doi.org/10.1177/205684601261.
  • Margot, J.-P. (2007). La felicidad. Praxis Filosófica. https://doi.org/10.1161/01.RES.72.5.1082