Las culturas no son herméticas, por lo que muchas veces adquieren elementos del exterior o son ellas las que comparten los suyos con el resto. La difusión transcultural es un ejemplo de esto.

Profundizaremos sobre los fenómenos antropológicos que explican estos contactos entre culturas en los que una adquiere costumbres o conceptos de las demás. Veremos además los tipos que pueden darse y las teorías que intentan ofrecer modelos para este fenómeno.

¿Qué es la difusión transcultural?

La difusión transcultural es un concepto referido a la antropología, concretamente a su vertiente cultural, que hace referencia a la propagación de los elementos de una cultura, ya sea interna, por el contacto entre individuos de una misma cultura, o externa si por el contrario el fenómeno tiene lugar entre dos personas de culturas diferentes.

Mediante este mecanismo una cultura puede aportar a otras desde sencillas costumbres hasta elementos diferenciadores como son una lengua, una religión o incluso desarrollos tecnológicos complejos que pueden ser el catalizador para un cambio de era en dicha civilización, por lo que estamos hablando de un proceso extraordinariamente poderoso para el enriquecimiento cultural.

El primero en hablar de difusión transcultural y por lo tanto, el autor que acuñó dicho término, fue Leo Frobenius, etnólogo alemán. Fue en su obra La cultura de África occidental, donde apareció inicialmente el concepto y a partir de entonces quedó instaurado en el glosario de la antropología como uno de los términos fundamentales para poder hablar de estos cambios en las culturas.

Es importante no confundir la difusión transcultural con la difusión de innovaciones, otro fenómeno muy importante que se utiliza en antropología y en sociología pero con un significado diferente. En el caso del segundo término, se refiere a cómo las ideas acerca de mejoras tecnológicas pasan de una cultura a otra. Uno de los ejemplos más clásicos es el dominio de la metalurgia que permitió a las sociedades adentrarse en la Edad del Hierro.

Tipos de difusión transcultural

La difusión transcultural puede tener lugar a través de diferentes métodos. Vamos a repasar todos ellos para conocer todos los tipos posibles que pueden darse.

1. Difusión por expansión

La primera vía para que se transmita un elemento entre culturas (o dentro de la misma) ocurre a través de la expansión. ¿En qué consiste? En que la característica en concreto se ha generado en un lugar determinado, que sería el núcleo, y a partir de ahí ha comenzado a transmitirse geográficamente, primero a las zonas colindantes y más tarde a otras más lejanas.

2. Difusión por migración

El segundo tipo para generar la difusión transcultural es el de la migración. Al igual que en el caso anterior, estaríamos hablando de una unidad cultural que ha surgido en un lugar y desde ahí se ha transmitido a otra ubicación. La diferencia es que en este caso, dicho elemento cultural se traslada, no se copia, por lo que deja de estar en su emplazamiento original para migrar definitivamente al nuevo.

3. Difusión por jerarquía

Otra forma más de difusión transcultural es la que ocurre de manera jerarquizada. Se trata de una forma de expansión geográfica con una peculiaridad, y es que el lugar de donde parte el nuevo elemento cultural tiene una jerarquía superior a aquellas zonas a las que se va a exportar, que de alguna manera estarían subordinadas y asimilarían el concepto por obligación.

4. Difusión por imitación

En otros casos, la difusión transcultural se efectúa a través de un proceso de imitación, de manera que un individuo observa a otro hacer uso del elemento cultural en cuestión y es así cuando sufre el contagio de este, pasando a tomarlo como propio y expandiendo por lo tanto su uso.

5. Difusión por asociación

Finalmente encontraríamos la difusión transcultural por asociación. ¿Cómo ocurre esto? Se trata de un caso especial en el que hay un elemento cultural principal, que es el que se está transmitiendo, por cualquiera de los métodos que hemos visto antes, pero además existen otros elementos que están asociados al primero de alguna manera y al transmitirse este, le acompañan en el proceso de una manera indirecta.

Diferentes orígenes de la difusión transcultural

Hemos hecho un recorrido por los tipos de difusión transcultural en cuanto al proceso que el elemento cultural toma para pasar a otro lugar. Ahora vamos a conocer los mecanismos por los que una cultura puede difundirse de manera que sus componentes sean asimilados por otra.

1. Forma de difusión directa

La primera forma de difusión transcultural es la que ocurre de manera directa entre una cultura y otra debido a su proximidad. Podemos visualizarlo a gran escala, entre dos poblaciones humanas contiguas que se relacionan, ya sea de manera pacífica (rutas comerciales, turismo, etc.) o también de manera agresiva, mediante guerras y otros conflictos.

Pero también puede ocurrir a pequeña escala, entre dos personas de culturas diferentes que debido a su relación de amistad o de pareja intercambian elementos propios de sus respectivas culturas que al final acaban siendo recogidos e integrados por la otra parte como algo propio.

2. Forma de difusión indirecta

Cuando hablamos de la forma de difusión indirecta nos estamos refiriendo a miembros de dos culturas distintas que, en este caso, no tienen un contacto directo, por lo que el intercambio de elementos se lleva a cabo a través de un denominador común, que sería una tercera cultura, que estaría actuando como intermediaria entre ambas.

Por lo tanto, en este mecanismo de difusión transcultural, la cultura A traspasaría algunos de sus elementos a la cultura B, que en el futuro serían también difundidos desde la cultura B a la cultura C. De esta manera, la cultura A habría exportado algunas de sus características a la cultura C sin que mediase contacto directo alguno entre ellas.

3. Forma de difusión impuesta

Pero no todos los intercambios culturales ocurren de manera natural. Son muchos los ejemplos de culturas dominantes que han obligado a otras menos poderosas a asumir características que no les correspondían para así estandarizarse con ella. Es el caso de los pueblos y naciones que a lo largo de la historia han invadido otros territorios y han obligado a los habitantes a abandonar las prácticas que entraban en conflicto con sus costumbres.

Este es el mecanismo de difusión impuesta o forzada. El elemento diferenciador sería el de la imposición frente a la voluntariedad de los otros métodos.

Teorías sobre el difusión transcultural

Existen diferentes modelos teóricos que intentan explicar el fenómeno de la difusión transcultural. Veamos con detenimiento cada modelo.

1. Migraciones

Uno de ellos hace referencia a los procesos migratorios de las poblaciones humanas. El modelo migratorio afirma que es a través de estos movimientos como las culturas logran expandirse y calar en otras, a veces sobreponiéndose y a veces mezclándose.

2. Círculos culturales

Por otro lado, el modelo del difusionismo en círculos culturales propone la idea de que originalmente había un grupo muy reducido de culturas y fue a través de relaciones entre ellas, incluyendo la difusión transcultural y escisiones como se llegó al gran número que tenemos hoy.

3. Bala de cultura

Otra de estas teorías es la de la bala de cultura o Kultur-kugel, con su nombre original en alemán. Esta idea, propuesta por el arqueólogo James Patrick Mallory, afirma que la difusión transcultural es más frecuente en cuanto elementos del lenguaje que para otros elementos culturales como pueden ser los de tipo material o aquellos que afectan a la estructura social del grupo en cuestión.

4. Difusionismo evolutivo

Se ha planteado también una teoría llamada difusionismo evolutivo. El planteamiento de este modelo habla de una forma de difusión transcultural que en realidad no implica que una cultura propague un elemento sobre otra, sino que dicho elemento surge al mismo tiempo en culturas separadas porque ambas han llegado a un estadio evolutivo que provee de las condiciones necesarias para que ese nuevo elemento surja.

5. Hiperdifusionismo

Por último encontraríamos el hiperdifusionismo, que lleva la teoría de los círculos culturales a su extremo, indicando que en realidad, en un principio, no había ni siquiera unas pocas culturas primigenias, sino que había una sola. Fue a través de los procesos migratorios como los grupos humanos fueron poblando otros rincones, llevando esa cultura a esos lugares y experimentando cambios a partir de entonces.

Autores como Antonio de León Pinelo creían en esta teoría hasta el punto de afirmar que la humanidad se había originado en lo que hoy en día sería América del Sur y más concretamente en la zona de Bolivia, para después comenzar a expandirse al resto del globo. Se trataría de uno de los primeros planteamientos hiperdifusionistas que intentarían explicar la difusión transcultural.

Referencias bibliográficas:

  • Chevedden, P.E. (2000). The invention of the counterweight trebuchet: A study in cultural diffusion. Dumbarton Oaks Papers. JSTOR.
  • Levitt, P. (1998). Social Remittances: Migration Driven Local-Level Forms of Cultural Diffusion. International migration review.
  • Whiten, A., Caldwell, C.A., Mesoudi, A. (2016). Cultural diffusion in humans and other animals. Current opinion in Psychology. Elsevier.