Es una de los trastornos psicológicos que más afectan a los trabajadores y, por ende, a las empresas. La depresión laboral es una sensación de tristeza, desmotivación y desánimo contínuo relacionados con el puesto de trabajo.

En algunos casos graves, el trabajador puede pedir una baja laboral por depresión. Esta situación puede deberse tanto a cuestiones personales (en el caso del duelo por la muerte de un familiar o cualquier otra circunstancia de especial gravedad) o por cuestiones relacionadas con el ambiente laboral (una situación de mobbing, de retraso en el pago de nóminas, etc).

Esta sensación de tristeza no es puntual sino que permanece durante un largo periodo de tiempo y causa que el trabajador rinda menos y tenga graves problemas para hacer vida normal.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que padecen muchas personas en algún momento de su vida. Es esencial poder detectar las circunstancias que están ocasionando este estado de ánimo deprimido. Conociendo las causas es posible iniciar una terapia o seguir una serie de pautas psicológicas para salir de esta mala situación.

La depresión laboral: ¿qué es?

Pasamos muchas horas en el ambiente laboral, por lo que cualquier cosa que ocurra en ese contexto puede afectar a la forma en que nos valoramos, y esto puede causar una depresión en casos graves.

En algunas organizaciones tienen especial cuidado en atender el nivel de bienestar de sus empleados. De este modo, si existe algún tipo de situación relevante, pueden tomar medidas concretas para que la persona o personas afectadas puedan buscar respaldo en una figura de confianza del equipo de recursos humanos. Además, este tipo de problemas psicológicos derivados de un mal ambiente laboral tienen importantes efectos en la balanza contable de la empresa.

A continuación vamos a conocer cuáles son los síntomas más frecuentes en la depresión laboral, y cómo detectar y ayudar a una persona que sufra este trastorno del estado de ánimo.

Síntomas

La depresión laboral es un trastorno que se origina en el lugar de trabajo pero que puede mostrar sus efectos más allá de ese contexto:

  • Tristeza y apatía
  • Ansiedad sin que exista una causa concreta
  • Desmotivación laboral
  • Fatiga constante; sensación de estar “quemado”
  • Cambios en el peso
  • Irritabilidad y salidas de tono en el ambiente laboral
  • Baja concentración y pobre rendimiento
  • Aumento del tiempo requerido para realizar las funciones diarias
  • Incremento de errores y despistes en su trabajo
  • Bajas puntuales En el caso de esta enfermedad, los compañeros de trabajo y los superiores directos del individuo afectado pueden ser de gran ayuda a la hora de diagnosticar el problema.

Causas

Pero, ¿cuáles son las causas más frecuentes de la depresión laboral? Las analizamos a continuación:

  • Haber vivido una experiencia traumática o especialmente estresante
  • Un ambiente laboral en el que el empleado no tiene el control de la situación
  • Frustración continua al no conseguir los resultados deseados
  • Condiciones de trabajo especialmente estresantes y demandantes
  • Problemas de comunicación y conflictos con compañeros o superiores
  • Responsabilidades excesivas y no acordes con el salario
  • Falta de valoración y reconocimiento del trabajo que desempeña el empleado Si detectas que tú mismo/a o alguno de tus compañeros de oficina presenta esta sintomatología, es momento de pasar a la acción e iniciar una terapia psicológica que se basará en distintos puntos.

Tratamiento

Los profesionales de la salud mental usan distintas técnicas, estrategias y actividades que, implementadas del modo correcto, pueden lograr reducir los síntomas que genera una depresión laboral.

El tratamiento a seguir debe ser adaptado a cada persona y a su problemática. Cada contexto laboral es único y las causas y los síntomas determinarán cómo se debe encara la situación y qué herramientas terapéuticas serán más acertadas.

Vamos a conocer algunos consejos generales y soluciones que pueden ayudarnos en caso de que suframos una depresión laboral.

1. Sensibiliza a los empleados

Concienciar a los trabajadores acerca de los trastornos laborales y cómo prevenirlos es una gran idea y sirve para evitar que ocurran casos de indefensión. Cuanto menos, los empleados aprenden a detectar situaciones peligrosas y a dar parte cuando algo no va bien. La información es poder, y poder identificar situaciones de riesgo entre el equipo de trabajo es una de las formas más obvias de minimizar el impacto que puede causar esta problemática en determinados miembros.

2. Habla de ello

No es un trastorno poco común: muchas personas sufren depresión laboral en algún momento de su carrera. Hablar sobre ello y compartir tus sensaciones con tus compañeros hará que la carga psicológica sea menor.

El mero acto de hacer introspección y hablar con alguien sobre cómo te sientes y qué está pasando en tu oficina va a hacer que te sientas mejor y que logres darle sentido a lo que ocurre. Tus personas de apoyo pueden darte su opinión sobre la situación y aconsejarte para que puedas poner remedio al conflicto que te preocupa. Además, si tus compañeros son conocedores de tu situación, es probable que empaticen contigo y traten de buscar soluciones.

3. Traslada tu preocupación a tus superiores

Primero de todo, si te decides a dar este paso es importante que lo trates con discreción y confidencialidad oportunas.

En la mayoría de ocasiones, la empresa puede comprender las reclamaciones de la persona afectada y tomar las medidas oportunas para que la situación se alivie (sobre todo, si hay un exceso de carga de trabajo o algún problema de comunicación). En cualquier caso, si eres la persona que está sufriendo depresión laboral recuerda comunicar debidamente y con todas las precauciones posibles, en un tono de máxima cordialidad, esta circunstancia. Que los superiores vean que tienes un ánimo constructivo es mucho mejor a que te perciban como una persona que desestabiliza al grupo o que no cumple con sus obligaciones.

Es posible que puedan darte unos días de fiesta para que tomes un poco de distancia y cargues baterías.

4. Acude a terapia psicológica

Si estás padeciendo depresión laboral o detectas que hay un compañero/a que puede estar en una situación de riesgo, es muy útil acudir a un profesional de la salud mental que pueda tratar las causas y los síntomas de este trastorno. Cada profesional estudiará el caso en profundidad y tomará decisiones acerca de la mejor terapia y herramientas que pueden emplearse. Detectar correctamente las causas de la depresión laboral hará que el terapeuta pueda comprender la situación mucho mejor.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. DSM-IV-TR. Washington, DC: Author (2000). (Trad. Castellano, Barcelona: Masson, 2002).
  • Dr. Alfredo Horacio Cìa (2002). La Ansiedad y sus trastornos. Buenos Aires: By Productos Roche S. A. Q. e I.
  • Drake RE, Cimpean D, Torrey WC (2009). Shared decision making in mental health: prospects for personalized medicine. Dialogues Clin Neurosci 2009; 11: 455-63.
  • Kesselheim AS, Misono AS, Lee JL, Stedman MR, Brookhart MA, Choudhry NK, Shrank WH (2008). Clinical equivalence of generic and brand-name drugs used in cardiovascular disease: a systematic review and meta-analysis. JAMA. 2008 Dec 3; 300(21):2514-26.