La efebifobia es un tipo de trastorno de ansiedad en el que los adolescentes son el estímulo fóbico. Pxhere.

La adolescencia es una de etapas vitales más importantes, un proceso de transformación y maduración tanto a nivel biológico como cognitivo que nos lleva de la niñez a la adultez. Se trata de una etapa difícil para quien la vive, llena de nuevas experiencias y de la búsqueda de una identidad propia.

Pero por lo general no es difícil solo para el adolescente, sino también para los adultos de su entorno: el comportamiento y la manera de pensar de los adolescentes, el cambio de roles y una posible pero habitual rebeldía hacia la autoridad hacen que con frecuencia existan pequeños conflictos.

Aunque puede ser una etapa compleja para la mayoría de personas termina pasando sin que invalide el día a día de nadie. Sin embargo algunas personas sienten auténtico pavor, a un nivel irracional, cuando se exponen al contacto con los adolescentes. Es lo que ocurre en la efebifobia, condición sobre la que vamos a hablar a continuación.

La efebifobia: ¿qué es?

Recibe el nombre de efebifobia o efebofobia a la fobia específica a los y las adolescentes y jóvenes. Se trata de una fobia verídica aunque poco habitual, que se consideraría de tipo específico si bien posee una fuerte vinculación con la fobia social. Aunque técnicamente la efebifobia haría debería hacer referencia a los adolescentes, desde su concepción ha hecho referencia no solo a esa edad sino también a jóvenes de hasta 35 años de edad.

Como fobia específica que es supone el surgimiento de un poderoso pánico ante un estímulo o situación concreta, en este caso los adolescentes.

Dicho miedo aparece de manera irracional y exagerada en relación al posible riesgo que supone la presencia de lo temido, y la mera idea de exponerse a ello genera tal nivel de ansiedad que puede llegar a sufrirse una crisis de ansiedad, apareciendo síntomas físicos tales como taquicardia, hiperventilación, temblores, hiperhidrosis e incluso la creencia de que se está muriendo, perdiendo el control del propio cuerpo o incluso la cordura. Además este miedo y ansiedad son tan fuerte que llevan a que la persona haga esfuerzos activos por evitar en la medida de lo posible el estímulo que teme o situaciones o estímulos que pueda haber asociado a éste.

También cabe mencionar que además del temor en sí, a nivel social en ocasiones también se denomina efebifobia o efebofobia a la tendencia a pensar mal respecto a la juventud y adolescencia y su manera de actuar en la actualidad, o de odiar, despreciar, minusvalorar y sentir rechazo por la juventud sin causa alguna, también de un modo a menudo irracional y sesgada por estereotipos y prejuicios (de manera similar por ejemplo a lo que ocurre con la homofobia o la transfobia).

Así, no solo tiene tiene un efecto a nivel individual para quien lo sufre sino que también puede llegar a provocar el desarrollo de actitudes discriminatorias e incluso beligerantes con las personas situadas en esta etapa vital.

Síntomas

La efebifobia es sin duda alguna un tipo de fobia que genera una gran afectación a quien la padece, y no sólo a dicha persona sino que puede tener implicaciones a nivel social y comunitario.

Y es que alguien que tenga fobia u odio a los jóvenes y adolescentes va a tender a evitarlos a ellos y a todo lo que se asocia a ellos. Así, se tenderán a evitar aglomeraciones y situaciones en los que haya afluencia de juventud, como áreas con institutos, instituciones educativas o locales de ocio como las discotecas.

También pueden llegar a evitarse relaciones personales no solo con adolescentes y jóvenes sino con personas que se asocien con personas de estas edades, como por ejemplo familias con hijos adolescentes. En grado extremo y especialmente si la reacción es de pánico es posible llegar a aislarse y tener dificultades incluso para salir a la calle, si bien es mucho menos frecuente.

Como hemos dicho también hay una afectación social, si bien en este aspecto resulta fundamentalmente relevante la reacción de odio, desprecio y depreciación ante este sector de la población: los logros, contribuciones e ideas propuestas por los jóvenes pueden ser ninguneadas y descartadas independientemente de sus méritos, y puede suponer una reacción de rechazo y discriminación hacia los jóvenes a nivel social, profesional e incluso académico.

Se les puede dar menos oportunidades y se les deja fuera de las decisiones relevantes independientemente de su capacidad. El hecho de que esta discriminación sea captada por los propios jóvenes también conlleva a que estos tengan menos interés en llegar a participar a nivel social, algo que a la larga y con una población cada vez más envejecida puede ser incluso peligroso para la comunidad.

Posibles causas del miedo a los adolescentes

Las causas de la efebifobia no son por completo conocidas, si bien se considera que no existe una única causa sino un cúmulo de factores que puede influir en su aparición.

Para empezar, la fobia puede llegar a aparecer por condicionamiento: es posible que la persona con efebifobia haya sufrido alguna experiencia aversiva protagonizada o asociada a la adolescencia o a la juventud.Así, entre las diferentes causas podríamos encontrar por ejemplo el sufrimiento de acoso escolar durante la adolescencia o el padecimiento de algún tipo de abuso por parte de un menor o un joven.

Otra de las grandes posibles causas de esta fobia se encuentra en la adquisición de un condicionamiento vicario o aprendido a nivel sociocultural. Y es que a menudo se han interiorizado estereotipos negativos de la juventud, tanto por parte del entorno familiar como a nivel social: se considera a los jóvenes como personas descontroladas, poco responsables y previsoras, violentas y tendentes al riesgo y a la falta de respeto y al exceso.

Estos prejuicios se generalizan y extienden a toda la juventud, provocando reacciones aversivas a su presencia. Además también los medios participan en este hecho, frecuentemente y hasta hace relativamente poco perpetuando los estereotipos y la creencia de que los jóvenes son seres poco experimentados, interesados sólo en sí mismos o como algo que ha de tener una oportunidad en el futuro pero no ahora (a veces por interés comercial).

Asimismo, detrás de la efebofilia puede estar detrás el miedo y el rechazo al cambio social y al relevo generacional, a perder la propia posición y rol tenidos hasta el momento en pos de las nuevas generaciones.

Tratamiento de esta fobia

Tratar la efebifobia es posible, al igual que con el resto de fobias. Para empezar, la terapia de exposición es una de las más eficaces en el tratamiento de este tipo de problemática: la persona ha de ir exponiéndose al contacto de aquello que teme, de manera gradual, de manera que poco a poco la ansiedad vaya disminuyendo y pueda avanzar hacia situaciones que generen mayor nivel de ansiedad.

En lo que respecta a los estereotipos, la exposición también puede ayudar a reducirlos: la mera exposición a los grupos sobre los que existen prejuicios suele poder hacer que seamos capaces de vincularnos con ellos y aprender que las ideas preconcebidas no son aplicables para todos los casos.

Las técnicas de relajación también resultan de gran utilidad para rebajar la ansiedad y el malestar de base.

Otro aspecto que debe trabajarse, y de hecho en gran profundidad, es el cognitivo. Entender qué es lo que genera malestar, miedo o desagrado, por qué lo genera y qué significado tiene para el sujeto puede ayudar a trabajarlo, de tal manera que se pueden contribuir a modificar las creencias y maneras de enfocar la realidad de tal modo que se hagan más adaptativas y realistas. Asimismo puede resultar de utilidad la psicoeducación y la participación en actividades conjuntas con la población temida, así como el trabajo con los miembros del entorno que puedan ser jóvenes o adolescentes y cuya relación con el sujeto pueda estar deteriorada (por ejemplo, hijos o sobrinos).

Referencias bibliográficas:

  • Astroth, K.A. (1994). Beyond Ephebiphobia: Problem Adults or Problem Youth?. Developing Public Library Resources for Young Adults. Florida Department of State, Division of Library Information Services, Tallahassee.