Las 9 estrategias terapéuticas de prevención de recaídas en la adicción

Veamos las estrategias terapéuticas de prevención de recaídas en el tratamiento de personas adictas.

Las 9 estrategias terapéuticas de prevención de recaídas en la adicción

Los trastornos adictivos constituyen en la actualidad uno de los mayores problemas de salud pública de nuestra sociedad y afectan cada vez más a jóvenes y adolescentes debido a la normalización de los hábitos que generan dependencia: juegos de azar online, consumo de drogas en locales de ocio nocturno, etc.

Ante esta realidad, a lo largo de varias décadas los profesionales de la psicología han desarrollado y perfeccionado las intervenciones psicoterapéuticas y psicofarmacológicas destinadas a ayudar a personas con trastornos adictivos de todo tipo, y hoy en día son la mejor opción para tratar este tipo de alteraciones.

Sin embargo, incluso cuando ya se ha ayudado a la persona a superar el punto más problemático de la gestión de la abstinencia, sigue existiendo una cierta vulnerabilidad ante la posibilidad de recaer en las drogas o en las acciones generadoras de adicción. Este fenómeno dura años, y es por eso que es necesario conocer una serie de estrategias terapéuticas de prevención de las recaídas en el trastorno adictivo. Veamos las más importantes.

Principales estrategias terapéuticas de prevención de recaídas en la adicción

Existen diversas maneras de tratar una adicción, ya sea química, como son las adicciones a las drogas, al alcohol o a los fármacos; o comportamental (ludopatía, adicción a los videojuegos, etc.).

Dentro de la intervención destinada a tratar las adicciones existen diversas etapas que deben ser superadas para ayudar a la persona a vencer por completo su problema y uno de los mayores problemas que nos encontramos en la mayor parte del proceso son las recaídas.

Las recaídas consisten en un regreso a la conducta adictiva por parte de la persona que se está desprendiendo de su adicción, y su aparición elimina gran parte de los progresos realizados por el paciente con anterioridad.

Por suerte, existen algunas estrategias terapéuticas que se pueden llevar a cabo durante el proceso de rehabilitación a las adicciones, a continuación presentamos las más útiles o eficaces.

1. Técnicas de relajación

Una de las primeras estrategias que podemos poner en práctica a nivel terapéutico para prevenir una recaída en el trastorno adictivo de una persona es el entrenamiento en técnicas de relajación. Estos recursos terapéuticos permiten superar el exceso de ansiedad y de estrés, factores desencadenantes de una posible recaída y logran que la persona alcance de nuevo un estado de relajación y equilibrio emocional que le permita pensar con mayor claridad y no sucumbir a la tentación de consumir.

Algunas de las técnicas de relajación más utilizadas en psicoterapia son la respiración diafragmática, la meditación consciente, la relajación muscular progresiva.

2. Rutinas de ejercicio

En segundo lugar, podemos incorporar rutinas concretas de ejercicio físico intenso durante nuestro día a día, lo que nos ayudará a conectar con el momento presente y mantener a raya los pensamientos intrusivos.

Esto psicológicamente ayuda a mantener la mente ocupada y tener una mayor organización diaria; el ejercicio físico debe ser relativamente intenso para que nos ponga en una posición en la que debemos prestar atención a la coordinación de movimientos.

3. Evitar círculos sociales nocivos

En todo proceso de deshabituación a las adicciones de cualquier tipo, especialmente a las químicas, existe un momento en el que la persona debe ser apartada de su contexto social vinculado a las drogas. Evitar estos círculos sociales problemáticos donde se producía el consumo o donde pudo haberse iniciado es la mejor manera de empezar una nueva vida para la persona que se ha rehabilitado o que está en proceso de ello.

En lugar de eso, es conveniente frecuentar nuevos círculos sociales y ambientes más sanos, alejados de los anteriores, donde puedan tejerse nuevas interacciones sociales y amistades.

4. Mantener un horario de sueño claro

Mantener un horario de sueño regular con inicios y finales muy claros, cada día a la misma hora, también forma parte del protocolo terapéutico para prevenir recaídas en la adicción.

El correcto descanso nocturno en personas en proceso de rehabilitación es esencial. Además de eso, un horario de sueño rígido mantenido en el tiempo nos servirá para evitar ser vulnerables a la ansiedad, la falta de concentración o el malestar de la abstinencia, y de hecho, es una parte fundamental del tratamiento de psicopatologías propensas a generar comorbilidad con la adicción, como por ejemplo el trastorno bipolar.

5. Acudir a sesiones de terapia de grupo

Acudir a sesiones de terapia de grupo también es una excelente manera de culminar con éxito un proceso de deshabituación y rehabilitación a adicciones de todo tipo.

La terapia de grupo ha sido demostrada como una de las modalidades de intervención más eficaces en caso de adicciones, ya que ayuda a cada participante a motivarse para dejar atrás la adicción y ofrece la posibilidad de tener como referencias los ejemplos de quienes forman parte del grupo y llevan más tiempo sin recaer.

6. Llevar un diario personal

Llevar un diario personal en el que volcar los sentimientos dolorosos también es muy útil para volcar todo lo que nos preocupa, nos da miedo o nos genera estados de ansiedad.

Además de eso, nos permite canalizar verbalmente el malestar que uno siente, y también es útil para evitar que la situación psicológica nos supere y acabemos cediendo a la tentación de recaer.

7. Apoyarse en la familia

En un proceso susceptible de recaídas también es necesario apoyarse en la familia y en las personas que nos rodean, ya que su apoyo y amor nos hará ser más fuertes para vencer cualquier adversidad.

Además de contar con apoyo de profesionales de la psicología, la familia, los amigos cercanos y la propia pareja nos puede ayudar de múltiples maneras a prevenir recaídas de todo tipo.

8. Incorporar conductas alternativas al consumo

Son muchas las conductas y actividades alternativas al consumo que podemos integrar a nuestro día a día como mecanismo para distraer la atención y evitar recaídas a una adicción.

Estas actividades pueden ser de todo tipo, lo importante es que sean simples y accesibles en casi cualquier momento, y nos mantengan con una actitud positiva.

9. Evitar el sedentarismo

Como se ha indicado, en procesos de desintoxicación y rehabilitación es importante mantener una vida social activa y en entornos sanos y positivos, capaz de ofrecernos proyectos motivadores. No debemos caer en la trampa de dejar que las actividades más compatibles con un estilo de vida pasivo (ver la televisión, estar enganchados a las redes sociales...) se adueñen de todo nuestro tiempo libre.

Esto significa que debemos evitar el sedentarismo a toda costa, es decir, el hecho de quedarnos en casa todo el día sin hacer nada.

¿Buscas servicios de psicoterapia?

Aunque todos los consejos expuestos son importantes, no deben ser tomados como un remedio que permita prescindir de la ayuda profesional. La implicación de un terapeuta especializado en psicología o psiquiatría siempre será la principal manera de evitar recaídas a las adicciones por parte de una persona en proceso de rehabilitación.

Si buscas este tipo de servicios para empezar un tratamiento para las adicciones, ponte en contacto con nosotros. En Centro Terapéutico Liberadict podemos ayudarte.

Artículos relacionados