Los problemas que afectan a la salud mental van evolucionando con el paso del tiempo, del mismo modo en el que el desarrollo de las nuevas tecnologías y formas de vida también se van transformando con el avance de la Historia.

La aparición de la adicción a la pornografía, una alteración psicológica que hubiera sido imposible de concebir siglos atrás, es un ejemplo de esto.

En este artículo veremos en qué consiste la adicción a la pornografía, cuáles son sus características, y qué se puede hacer para superarla.

¿Qué es la adicción a la pornografía?

Como su nombre indica, la adicción a la pornografía es una alteración psicológica caracterizada por un uso excesivo de materiales pornográficos para satisfacer el apetito sexual, que llega a convertirse en una relación de dependencia con películas de contenido adulto, fotografías eróticas, etc.

Sin embargo, está aún poco estudiada, y el conocimiento que se tiene sobre ella parte sobre todo de la práctica clínica en terapia por parte de psicólogos y psiquiatras. De hecho, a día de hoy la adicción a la pornografía no cuenta con su propia sección en los manuales diagnósticos más utilizados en el mundo de la salud mental, aunque sí puede entenderse como una variedad específica de trastornos psicológicos que sí están acotados conceptualmente.

A menudo, se entiende que este fenómeno entra dentro del concepto de adicción al sexo, un término-paraguas que agrupa a toda una serie de patrones de conducta disfuncionales basados en la dependencia de la satisfacción de impulsos sexuales, y que se estima que está presente (en mayor o menor medida) en el 3% de los adultos de los países de Occidente.

Se ha comprobado que en las personas afectadas por comportamiento sexual compulsivo, las zonas del cerebro que se activan al ver pornografía son casi las mismas que se activan al ver droga por parte de quienes desarrollan drogadicciones: zonas del sistema de recompensa del encéfalo y otras estructuras asociadas, como el córtex del cíngulo anterior y la amígdala.

Sin embargo, aún está por determinar si la adicción a la pornografía puede ser considerada, técnicamente, una adicción comportamental más (como por ejemplo el juego patológico, o ludopatía) o si es más adecuado entenderla como un desorden perteneciente al espectro obsesivo-compulsivo, como el TOC, el trastorno por excoriación, etc.

Síntomas

Como hemos visto, no existe una definición muy precisa acerca de las características y los síntomas propios de la adicción a la pornografía; sin embargo, como norma general, destacan estas formas de malestar:

  • El consumo de pornografía ocupa un porcentaje demasiado alto del tiempo libre.
  • La satisfacción del deseo de ver pornografía interfiere en el trabajo y/o con una vida social sana.
  • El hecho de consumir pornografía constantemente o de anticipar su consumo daña las relaciones de pareja que se puedan tener.
  • El estilo de vida asociado a esta alteración implica gastar demasiado dinero en material erótico o pornográfico.
  • Aparecen dificultades para concentrarse cuando se lleva demasiado tiempo sin consumir pornografía.
  • Emerge un estado de ánimo irritable ante la frustración por llevar horas sin ver pornografía.

Todas las maneras en las que se plasma la adicción a la pornografía reflejan patrones de conducta y de pensamiento disfuncionales. Por un lado, la tendencia a pensar con demasiada frecuencia acerca de este tipo de materiales y la actividad sexual asociada a ellos. Por el otro, las dificultades para centrarse en otros aspectos de la vida y prestarles la atención que merecen.

¿Cómo se trata en terapia?

La adicción a la pornografía puede ser superada a través de un proceso de psicoterapia. En este, se trabaja para ayudar a la persona a hacer frente a los pensamientos intrusivos vinculados con el sexo y con la percepción pesimista de uno mismo (ya que actúan como una “trampa” que hace más fácil al recaer) y a desarrollar hábitos capaces de aportar más y mejores fuentes de motivación y de estimulación intelectual y emocional más allá del sexo.

En cualquier caso, cada programa de terapia está siempre adaptado a las características de cada paciente, y a su manera de vivir.

¿Buscas servicios de psicoterapia?

Si te interesa iniciar un proceso de tratamiento psicológico de la adicción a la pornografía o para cualquier otra alteración similar, ponte en contacto con nosotros. En PsicoConsulting llevamos años trabajando con problemáticas de este tipo, y atendemos tanto presencialmente en Barcelona como a través de sesiones online.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association (APA). (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.
  • Kafka, M.P. (2001). The paraphilia-related disorders: A proposal for a unified classification of nonparaphilic hypersexuality disorders. Sexual Addiction & Compulsivity, 8(3-4):227-239
  • Karila L.; Wéry A.; Weinstein A.; Cottencin O.; Petit A.; Reynaud M, Billieux J (2014). Sexual addiction or hypersexual disorder: different terms for the same problem? A review of the literature. Current Pharmaceutical Design, 20(25): pp. 4012 - 4020.
  • Voon, V. et.al. (2014). Neural Correlates of Sexual Cue Reactivity in Individuals with and without Compulsive Sexual Behaviours. PLoS One, 9(7): e102419 https://doi.org/10.1371/journal.pone.0102419