Una prueba psicológica de cribado.

La depresión es uno de los trastornos mentales más prevalentes a nivel mundial; además, también puede llegar a ser uno de los más incapacitantes. Una persona con depresión ha perdido la esperanza de volver a disfrutar de la vida.

Existen diversas pruebas psicológicas que evalúan la depresión; sin embargo, hoy nos centraremos en el test de depresión de Goldberg, que constituye una herramienta de cribado para detectar la presencia de síntomas depresivos (no es una herramienta diagnóstica).

Test de depresión de Goldberg: características

El test de depresión de Goldberg es una prueba psicológica, como su nombre indica, destinada a determinar si existen o no síntomas de depresión (es una prueba orientativa o de screening, no diagnóstica).

También se conoce como el Inventario de depresión de Goldberg; es un test que consta de 18 preguntas, que ofrecen información inmediata en relación al nivel de depresión que experimenta el evaluado o paciente.

Fue diseñada por el Dr. Ivan K. Goldberg, psiquiatra estadounidense. El test de depresión de Goldberg es una prueba de detección simple o screening (cribado), autoadministrada, para la depresión.

Preguntas

Las preguntas siguen un formato tipo likert con seis opciones de respuesta cada una, siempre las mismas: "en absoluto", "un poco", "en ocasiones", "moderadamente", "bastante" y "mucho". Las preguntas o afirmaciones a las que debe responder el evaluado, son del tipo: "Me resulta difícil tomar decisiones", o "El placer y la felicidad parecen haber desaparecido en mi vida".

Al responder a las preguntas, el evaluado debe responder teniendo el cuenta lo que ha experimentado, así como su estado de ánimo, en los últimos siete días. Es decir, deberá centrarse únicamente en ese período concreto.

Resultados

En cuanto a los resultados del test de depresión de Goldberg, debemos tener precaución, ya que la prueba nos proporcionará unos resultados puramente orientativos, nunca diagnósticos. Es por ello que en caso de sospecha de depresión moderada o grave, se deberá acudir a un profesional especializado o al médico para que realice la derivación pertinente.

Aplicaciones

El test de depresión de Goldberg, además, se puede utilizar no solo como cribado diagnóstico, sino también como herramienta de seguimiento, para comprobar el avance del paciente a lo largo de las sesiones.

Se conoce que una variación del 5% en los resultados puede representar un síntoma tanto de mejoría como de empeoramiento.

Cuestionario de Goldberg: también para la ansiedad

Goldberg en realidad también elaboró un cuestionario completo, que incluía además un escala de ansiedad; el llamado cuestionario de Goldberg o escala de Goldberg (EADG). Este cuestionario consta de dos escalas totalmente independientes, una de ansiedad y otra de depresión.

El cuestionario tiene unos valores de sensibilidad y especificidad muy altos, y es por ello que se utiliza mucho para fines asistenciales y epidemiológicos, así como instrumento de cribado y como guía que orienta la entrevista clínica en la Atención Primaria.

Sub-escalas

Cada una de las sub-escalas del test de depresión de Goldberg (la de depresión y la de ansiedad), se administran de forma simultánea, y se estructura en 4 ítems iniciales que ayudan a determinar si es probable o no que exista un trastorno mental, y en 5 ítems secundarios que únicamente se formulan si se obtienen respuestas positivas a los 4 primeros ítems (2 o más en la subescala de ansiedad, 1 o más en la sub-escala de depresión).

Preguntas y puntos de corte

Las preguntas 1-9 corresponden a la sub-escala de ansiedad, y de la 10 a la 18 corresponden a la sub-escala de depresión. Las 4 primeras preguntas de cada subescala (preguntas 1–4) y (preguntas 10–13) respectivamente, son la precondición para determinar se se debe contestar el resto de preguntas.

Así, sI se contesta afirmativamente un mínimo de 2 preguntas de entre las preguntas 1-4, no se debe contestar al resto de la primera subescala, mientras que en la segunda sub-escala basta con contestar de forma afirmativa a una pregunta de entre las 10-13 para seguir contestando el resto.

Los puntos de corte para la escala de ansiedad es de 4 (o más), y para la depresión es de 2 (o más).

Referencias bibliográficas:

  • Arrieta, K.M., Días, S., y González, F. (2014). Síntomas de depresión y ansiedad en jóvenes universitarios: prevalencia y factores relacionados. REV CLÍN MED FAM, 7(1): 14-22.
  • Balanza, S., Morales, I, Guerrero, J, y Conesa, A. (2008). Fiabilidad y validez de un cuestionario para medir en estudiantes universitarios la asociación de la ansiedad y la depresión con factores académicos y psicosociofamiliares durante el curso 2004-2005. Rev Esp Salud Pública, 2(82): 189-200.
  • García, C. (1999). Manual para la utilización del cuestionario de salud general de Goldberg: Adaptación cubana. Revista Cubana de Medicina General Integral, 15(1), 88-97.
  • Goldberg D, Bridges K, Duncan-Jones P, Grayson D. Detecting anxiety and depression in general medical settings. Br Med J. 1988; 297 (6653): 897-915.