Una alteración mental basada en la falta casi absoluta de resiliencia. Unsplash.

A lo largo de nuestra vida tenemos que hacer frente a todo tipo de sucesos, situaciones o vivencias que pueden dejar una huella en nuestra salud psicológica. En algunas personas el impacto de estos momentos vitales es tan fuerte que puede llegar a desencadenar una afección psicológica.

Este tipo de afección es conocida como trastorno adaptativo mixto. El objeto de este artículo es analizar este tipo de trastorno, sis síntomas, causas y tratamiento; así como señalar cuáles son las principales diferencias con el resto de trastornos adaptativos.

¿Qué es el trastorno adaptativo mixto?

El trastorno adaptativo mixto, hace referencia a un grupo de condiciones que aparecen como reacción a un factor vital estresante. Concretamente, la persona experimenta una serie de dificultades al intentar enfrentarse a un evento vital estresante o con una gran carga emocional, sensación marcada por fuertes sentimientos de depresión y ansiedad.

Estos eventos o situaciones pueden incluir desde el fallecimiento de un ser querido, problemas de relación o un despido laboral. Aunque cualquiera de estas vivencias pueden resultar angustiosas y estresantes, algunas personas presentan dificultades a la hora de manejar ciertos factores estresantes, lo que suele suponer la aparición de este tipo de trastorno psicológico.

En el caso del trastorno adaptativo mixto la reacción de la persona es mucho más severa de lo habitual y puede acabar por ocasionar un deterioro muy significativo del funcionamiento social, laboral y/o académico. Además, para que pueda ser diagnosticado como tal, los síntomas deben aparecer dentro de los tres meses posteriores a la aparición del factor estresante y no deben de durar más de seis meses después de que dicho factor haya desaparecido.

Esta reacción puede aparecer en respuesta a un solo evento puntual, como un accidente de tráfico grave o el fallecimiento de un familiar, o tras la vivencia de un período de tiempo estresante como es el caso de problemas matrimoniales o laborales graves.

Habitualmente, el trastorno adaptativo mixto se ha asociado a un alto riesgo de suicidio o comportamiento suicida y con el abuso de sustancias tóxicas. Además, un trastorno adaptativo mixto que persiste puede llegar a convertirse en un trastorno mental mucho más grave como puede ser un trastorno depresivo mayor.

¿Qué síntomas presenta?

A pesar de que la sintomatología puede variar ampliamente entre las personas que padecen el trastorno adaptativo mixto, en el cuadro clínico propio de esta afección se incluye:

  • Estado de ánimo deprimido.
  • Lloros.
  • Baja autoestima.
  • Actitud retraída.
  • Ideaciones suicidas.
  • Ansiedad, preocupación, estrés y tensión.
  • Agitación.
  • Falta de concentración.
  • Deterioro social, laboral o escolar.
  • Insomnio.
  • Sensación de cansancio continua.
  • Temblores y/o espasmos.
  • Palpitaciones.
  • Molestias físicas como dolor general, dolor de estómago o dolor de pecho.

¿En qué se diferencia del resto de trastornos adaptativos?

Además del trastorno adaptativo mixto, existen seis tipos más de trastornos adaptativos que aparecen en respuesta a una vivencia estresante. Como ya se menciona anteriormente, el trastorno adaptativo mixto se caracteriza por presentar tanto sentimientos de depresión como de ansiedad. Sin embargo, es resto de trastornos poseen otras cualidades específicas:

1. Trastorno adaptativo con estado de ánimo depresivo

En este caso el paciente tiende a experimentar solamente sentimientos de tristeza y desesperanza, así como llanto constante y anhedonia.

2. Trastorno adaptativo con estado de ánimo ansioso

La persona se siente patológicamente abrumada, ansiosa y sobrepreocupada; pudiendo llegar al punto de presentar problemas de concentración y fallos de memoria.

3. Trastorno adaptativo con alteración del comportamiento

La sintomatología de este subtipo está asociada con un patrón alterado de conducta, el cual suele implicar conductas problemáticas, de riesgo e imprudentes.

4. Con alteración mixta de las emociones y el comportamiento

Recoge todos los tipos nombrados anteriormente. Sentimientos de depresión, ansiedad y problemas de conducta.

5. Trastorno adaptativo no especificado

Las personas con este diagnóstico poseen síntomas no asociados a los trastornos anteriores. Habitualmente incluyen sintomatología física y/o problemas con amigos, familia, trabajo y/o escuela.

¿Cuáles pueden ser las causas?

Tal y como mencionábamos al inicio del artículo, la causa o desencadenante de un trastorno adaptativo mixto se encuentra en la aparición o vivencia de un factor altamente estresante.

En las personas adultas, este factor suele estar relacionado con problemas económicos, laborales o de pareja, mientras que en niños y adolescentes estas vivencias incluyen problemas escolares, problemas en la familia o separaciones. Por otra parte, existen otras vivencias que pueden afectar a personas de cualquier edad como la muerte de un ser querido, cambios vitales, accidentes, catástrofes o condiciones médicas como el cáncer.

Sin embargo, estas experiencias se caracterizan por afectar negativamente a cualquier persona. Por lo tanto, existen una serie de condicionantes que modifican la manera en la que una persona se enfrenta a un situación de estrés y que favorecen la aparición del trastorno adaptativo mixto. Entre estos factores se incluyen:

  • Estrategias de afrontamiento existentes.
  • Condiciones económicas.
  • Disponibilidad de apoyo social.
  • Oportunidades ocupacionales y recreativas.

¿En qué se basa el tratamiento?

Dependiendo del estado de la persona diagnosticada de trastorno adaptativo mixto puede necesitar de un tratamiento a corto plazo, o bien un tratamiento durante un período de tiempo algo más prolongado. De la misma manera, según la gravedad del trastorno, el protocolo de intervención en este diagnóstico puede incluir terapia psicológica, medicación o ambos.

1. Terapia psicológica

La terapia psicológica suele ser el tratamiento de elección en un trastorno adaptativo mixto, ya que esta permite al paciente recuperar sus niveles normales de funcionamiento. El objetivo principal de cualquier tipo de terapia psicológica es la de ayudar a la persona a comprender sus situación y desarrollar habilidades para enfrentarse a situaciones estresantes.

Entre los principales tipos de terapia utilizados en este trastorno se incluyen:

2. Terapia farmacológica

La misión de la terapia farmacológica consiste en disminuir algunos de los síntomas de este trastorno tales como el insomnio y los síntomas físicos de la depresión y la ansiedad. Entre los medicamentos comúnmente utilizados se incluyen: