Dentro de los muchos modelos pedagógicos que existen, el romántico plantea una serie de premisas innovadoras frente a los tradicionales.

Para poder saber exactamente en qué consiste este sistema y cuáles son las claves que plantea en contraposición a otros modelos, vamos a describirlo en profundidad a lo largo de este artículo. Así sabremos cuáles son las características del modelo pedagógico romántico, sus puntos fuertes y también los puntos débiles.

¿Qué es el modelo pedagógico romántico?

El modelo pedagógico romántico es un planteamiento de enseñanza centrado en el propio niño por encima de los contenidos que se proponen. Por ello, propone dar al infante una libertad total en el aula para que su potencial no se vea limitado de ninguna manera, para que así pueda desarrollar todo lo que alberga en su interior. Por lo tanto, la primera cuestión fundamental para esta metodología es la de garantizar una flexibilidad absoluta.

Lo que pretende el modelo pedagógico romántico es que no exista ninguna interferencia en el ambiente que puedan coartar de alguna manera el comportamiento y el proceso de aprendizaje espontáneo del niño. Lo que se busca es que tenga garantizado un desarrollo totalmente natural. Para ello, además, es necesario que previamente sea el profesor el que deje atrás su rol tradicional y pase a ser solo un ayudante en un proceso en el que el niño es el protagonista.

Será muy importante, por lo tanto, que el docente prescinda de las clásicas pautas basadas en las reglas y en la disciplina y por el contrario anime al niño a dar rienda suelta a su expresión de una manera libre. Todos los contenidos quedan relegados, al igual que el profesor, a un segundo plano. Puede parecer un escenario demasiado idealizado, pero por algo se llama modelo pedagógico romántico.

Parece, por lo tanto, que lo que los defensores de esta metodología afirman es que lo más importante en el proceso educativo no es lo que tratamos de inculcar a los niños, sino lo que ellos ya llevan dentro de alguna manera, un potencial que es único en cada uno de ellos. Por eso el profesor ha de ser una figura neutra que simplemente les acompañe para sacar esa creatividad y esas habilidades que les son innatas, para llevarlas a su máximo exponente.

La educación emocional

El precursor del modelo pedagógico romántico es Alexander Sutherland Neill, un educador escocés famoso por haber creado la Escuela de Summerhill, el gran estandarte de la educación libre. La clave de esta propuesta, según Neill, era la creencia de que todo ser humano era naturalmente bueno. Por lo tanto, no es necesario dedicar los años de escolarización a convertir a los niños en adultos modélicos, sino que es preferible hacer que lo descubran por ellos mismos.

Por lo tanto, lo que propone es proporcionar a los alumnos un entorno de absoluta libertad y seguridad, donde puedan explorar y desarrollar sus aptitudes sin un rumbo marcado. ¿Por qué? Porque para A.S. Neill es mucho más importante la educación emocional que los conceptos intelectuales. Por este motivo, no quería reprimirles, impidiendo expresar sus impulsos. Tampoco confiaba en los métodos competitivos tradicionales.

Para Neill, la educación emocional era un elemento tan importante porque representaba el camino hacia el desarrollo de la felicidad de cada niño y no podía haber nada por encima de eso. Por eso, bajo este principio, si se mantenía el sistema tradicional de educación basada en enseñanza reglada, aunque el estilo del profesor fuera más cercano al alumno, seguiría suponiendo una opresión hacia los niños por cercenar su libertad.

Aún así, Alexander Neill sí consideraba algunos límites para esta libertad. Por ejemplo, ante cualquier situación que pudiera suponer un daño para los alumnos. En ese caso, los profesores sí deberían velar por la seguridad de los niños hasta que ellos pudieran proporcionarse su propia protección ante los peligros. Igualmente, libertad no debía suponer libertinaje. Neill afirmaba que con la suficiente autonomía, los niños se autorregularían.

Ventajas del modelo pedagógico romántico

Tras un recorrido general por los pilares en los que se sustenta el modelo pedagógico romántico y sobre la visión de uno de los pioneros en la utilización de este sistema, estamos en disposición de revisar las ventajas más importantes que aporta esta metodología frente a aquellas de corte más clásico. Veamos algunas de ellas.

1. Absoluta libertad

La libertad es la base del modelo pedagógico romántico. Ese principio es insustituible. Por lo tanto la primera ventaja que aporta este método va a ser un escenario de libre acción para los niños que no se les había proporcionado nunca antes y que ofrece toda una nueva serie de posibilidades que antes estaban de alguna manera bloqueadas por las normas y los contenidos reglados de las metodologías clásicas.

Esta libertad tiene un efecto muy importante y es que provoca que los niños tengan una mejor recepción de los conceptos, ya que ellos mismos escogen aquellos que más les interesan y se acercan a ellos totalmente por voluntad propia. Gracias a este proceso, su retención será más satisfactoria que frente a los modelos que los intentan imponer de una u otra manera, sin dar esa capacidad de elección y de acercamiento autónomo.

2. Favorece la autorregulación

Ya habíamos puntualizado que lo que Neill defendía con el modelo pedagógico romántico no era un libertinaje en sus alumnos, sino una libertad tan pura que ellos mismos, al experimentar, fueran capaces de discernir lo que era correcto y lo que no, logrando por lo tanto la autorregulación que necesitan para saber comportarse en sociedad ante cualquier tipo de situaciones.

El objetivo es que adquieran esta capacidad de autorregularse sin tener que renunciar a ser quienes son en el proceso. Y es que la máxima de este modelo es dar todas las facilidades a los niños para que exterioricen el potencial que albergan en su interior. En ese proceso, aprenderán también a autorregularse.

3. Preparación para la vida adulta

Igualmente, A.S. Neill afirma que este trabajo para fomentar la educación emocional de los niños hace que sean capaces de afrontar todo tipo de situaciones porque han adquirido las capacidades al haber podido explorar el entorno sin ninguna traba. Por lo tanto, cuando sean adultos van a estar listos para enfrentarse a cualquier desafío, al igual que lo habían hecho durante su infancia en un ambiente libre.

Desventajas de esta manera de educar

Los defensores del modelo pedagógico romántico defienden esta visión tan optimista que hemos visto, como es lógico. Pero es cierto que no todos los educadores están de acuerdo con la propuesta y afirman que las ventajas no están del todo claras y que además presenta algunas desventajas que no podemos desdeñar. Estas son algunas de las más importantes.

1. Un modelo controvertido

El exceso de libertad que plantea el modelo pedagógico romántico ha sido objeto de controversia. De hecho, en la propia Escuela de Summerhill, fundada por A.S. Neill, había libertad y naturalidad para cualquier acción y esto incluía el terreno sexual, lo cual, en una sociedad tan puritana como la inglesa de principios del siglo XX, supuso una provocación en toda regla.

No obstante, Neill siempre defendió el concepto de libertad como la ausencia de opresión, tanto de adultos hacia niños pero también de niños hacia adultos, o entre adultos o entre niños. Por lo tanto, el ambiente liberal no implicaba que cualquier individuo pudiera hacer siempre lo que quisiera, pues era imprescindible que sus acciones no supusieran un ataque a los derechos o libertades del prójimo. Esa era la clave para lograr la autorregulación que Neill defendía.

2. Ausencia de contenidos

Aunque el modelo pedagógico romántico pretende lograr adultos totalmente autónomos, libres y con su potencial interior desarrollado, existe una cuestión muy importante que supone una de las principales desventajas de este modelo. Es la referida a la ausencia de contenidos fijos. Recordemos que los contenidos lectivos no eran impuestos, sino que los propios niños elegían en función de sus intereses.

La consecuencia lógica de esta libertad de elección es una carencia de contenidos concretos que cada niño iba a tener en las materias que no le interesaban y que en el futuro le supondría dificultades para poder continuar sus estudios o incluso enfrentarse al ámbito laboral con una base suficiente como para poder desarrollar determinados trabajos.

3. Escasez de docentes

El tercer gran inconveniente del modelo pedagógico romántico es una gran falta de docentes adecuados para poder ejercer su labor dentro de las premisas de esta metodología. Muy pocos tienen la formación adecuada, lo que dificulta la creación de escuelas basadas en este sistema.

4. Educación reglada

A día de hoy, en países como España, la educación está tan reglada y los contenidos son tan concretos que es muy difícil, por no decir imposible, implantar una metodología como la propuesta por el modelo pedagógico romántico, al menos en su versión más pura.

Referencias bibliográficas:

  • Neill, A.S., Torner, M.F. (1963). Summerhill: un punto de vista radical sobre la educación de los niños. Biblioteca de psicología y psicoanálisis.
  • Neill, A.S., Laguilhomie, M., Mannoni, M. (1970). Libres enfants de Summerhill. Folio Essais.
  • Zubiría, J. de (2006). Los modelos pedagógicos: hacia una pedagogía dialogante. Aula Abierta. Magisterio.