Un modelo pedagógico que explica el proceso de aprendizaje en centros educativos. Unsplash.

Existen diferentes modelos pedagógicos y psicológicos que intentan explicar cómo se transmite la enseñanza y cómo se produce el aprendizaje. La tríada didáctica es un modelo pedagógico que tiene sus raíces a finales del siglo XIX, y que se centra en tres componentes: el alumno, el profesor y el conocimiento.

En este artículo analizaremos las características del modelo conocido también como triángulo pedagógico, de sus componentes, y de las relaciones (denominadas “procesos”) que se producen entre ellos. Finalmente mencionaremos las críticas que ha suscitado la tríada didáctica.

¿Cómo aprendemos?

Dicen que aprendemos cada día de nuestras vidas. Aprender implica adquirir conocimientos y destrezas; además, permite modificar creencias previas y enriquecerse de los estímulos del medio. Como hemos mencionado, existen diferentes orientaciones o modelos para explicar cómo aprendemos.

Modelos de aprendizaje

Los modelos clásicos o tradicionales hacen alusión a procesos pasivos, donde el alumno recibía la información que debía aprender, y la reproducía en el examen correspondiente (de hecho, el modelo de evaluación actual en el sistema educativo se basa en este método).

Sin embargo, más adelante surgieron otros modelos: los modelos conductistas, por ejemplo, que se basan en afirmar que el conocimiento es gestionado o “controlado” por el profesor, quien lo ofrece a los propios alumnos, pero olvidando las variables más cognitivas o emocionales.

Más adelante surgieron los modelos cognitivistas, que centraron su atención en cómo el alumno procesa la información a la hora de aprender, otorgándole un papel central a las capacidades cognitivas (atención, memoria, percepción,...).

Por otro lado, encontramos los modelos progresistas, que se centran en el propio alumno como agente activo a la hora de explicar los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Finalmente, tenemos el modelo de la tríada didáctica, que presenta características de todos los modelos, y que supone un enfoque integrador, pero más de tipo constructivista. Esta orientación defiende que el alumno construye su propio conocimiento manteniendo un papel activo. Vamos a ver las características más importantes del modelo.

Tríada didáctica: características

La tríada didáctica es un modelo pedagógico propuesto por Jean Houssaye, un profesor francés, en el año 1986. Fue en ese año cuando expuso su tesis, que hacía alusión a la relación entre tres componentes en todo acto pedagógico o educativo. Estos tres componentes son: el profesor (o docente), el alumno y el conocimiento.

La tesis de Houssaye fue el punto de partida para empezar a desarrollar este modelo psicopedagógico, aunque en realidad fue años antes, a mediados del siglo XIX (1850), cuando empezaron a aparecer las primeras ideas de esta teoría.

La tríada didáctica se aleja de los modelos conductistas que centran su atención en el papel del profesor como “controlador” del conocimiento. Este modelo pretende explicar los procesos de enseñanza-aprendizaje a partir de relaciones bidireccionales entre tres elementos que se influyen mútuamente: el profesor, el alumno y el conocimiento.

Componentes del triángulo pedagógico

Como hemos visto, los componentes que forman la tríada didáctica son: el/la profesor/a, el/la alumno y el conocimiento. Según este modelo, estos tres elementos son imprescindibles para que se produzca el aprendizaje, es decir, cualquier acto pedagógico que implique que alguien enseñe algo a alguien (en este caso, profesor y alumno).

1. Profesor

El primer componente de la tríada didáctica, el profesor o docente, es la persona que transmite el conocimiento al alumno a través de una serie de estrategias educativas. Es la figura referente para el alumno en cuanto a su crecimiento a nivel cognitivo y educativo, ya que le permitirá asimilar y entender conceptos nuevos, que enriquecerán su cultura y su persona.

2. Alumno

Dentro de la tríada didáctica, el alumno es el que “recibe” el conocimiento; pero no se trata de un recibimiento pasivo, sino más bien consiste en que el propio alumno desarrolla un papel activo dentro del proceso de aprendizaje, otorgando significado a lo que va interiorizando.

Es decir, el alumno aprende, adquiriendo un conocimiento que previamente no tenía, pero para ello debe mostrarse motivado y abierto al conocimiento. Se trata del agente activo de la tríada.

3. Conocimiento

El conocimiento es el material a aprender. No se trata de un material tangible físicamente, sino de un conjunto de información, datos, experiencias, teorías e ideas que el profesor transmitirá al alumno, haciéndole partícipe de él para que finalmente lo aprehenda (aprehender va un poco más allá del aprendizaje, e implica asimilar, comprender algo).

Relaciones o procesos

Entre los componentes de la tríada didáctica, se producen relaciones bidireccionales. Estas relaciones se denominan procesos, y se dan tres de forma simultánea: entre el profesor y el conocimiento (enseñanza), entre el profesor y el alumno (entrenamiento/práctica) y entre el alumno y el conocimiento (aprendizaje).

Vamos a analizar cada uno de estos procesos:

1. Enseñanza

En la tríada didáctica, la enseñanza es el proceso que surge como consecuencia de la relación entre el profesor y el conocimiento. Estos dos componentes son fundamentales para que se produzca la enseñanza; así, el profesor imparte sus conocimientos para enseñar al alumno.

2. Entrenamiento

También denominado práctica, es la relación que se produce entre el profesor y el alumno. En función de cómo sea esta relación, el aprendizaje se dará con mayor o menor facilidad.

Si la relación es favorable y fluida, la comunicación será más fácil y el entrenamiento, es decir, el proceso que se origina entre estos dos componentes será más positivo, facilitando que el alumno aproveche la situación de enseñanza.

3. Aprendizaje

La tercera relación de la tríada didáctica se produce entre el alumno y el conocimiento. Es decir, tiene que ver con el cómo el alumno interactúa con el conocimiento que le imparte el profesor, con cómo manipula esa información, como la aprovecha, etc.

Si la relación es provechosa, el alumno acabará aprendiendo, es decir, se producirá el aprendizaje, y el acto pedagógico habrá tenido éxito, ya que habrá cumplido su finalidad.

Críticas del modelo

Aunque la tríada didáctica ofrece una explicación muy completa para ilustrar los procesos de enseñanza-aprendizaje, como todo modelo o teoría, también ha suscitado ciertas críticas.

Los que no están tan a favor de la tríada didáctica como modelo explicativo de este tipo de procesos, hacen alusión a tres argumentos:

1. Contexto

Este modelo deja de lado el contexto en el que se produce el aprendizaje. Los críticos de la tríada didáctica argumentan que el contexto es una parte también fundamental para entender cómo aprende una persona, y/o cómo otra enseña, transmitiendo el conocimiento.

2. Conocimiento como algo tangible

Los críticos también opinan que el conocimiento en realidad no es algo tangible, físico o que se pueda “tocar” (como defiende la tríada didáctica). Es decir, no es algo que se pueda “adquirir” y no es algo que afecte a los otros componentes del proceso de aprendizaje, a diferencia de lo que afirma el modelo de la tríada.

3. Independencia profesor y conocimiento

Otra crítica que realizan los detractores al modelo es que consideran que el profesor y el conocimiento en realidad no son componentes independientes, y que no se puede afirmar eso, como sostiene el modelo.

Referencias bibliográficas:

  • Coll, C.; Palacios, J.; Marchesi, A. (2003). Desarrollo psicológico y educación. 2. Psicología de la educación escolar. Alianza: Madrid.
  • Román, C.F. y Naranjo, M.P. (2015). La tríada didáctica en un modelo de educación constructivista. Escritos en la Facultad: Reflexión Pedagógica, 109: 56-57.
  • Sampascual, G. (2007). Psicología de la Educación. 2 Volúmenes. UNED: Madrid.
  • Uljens, M. (1997). School Didactics And Learning. East Sussex: Psychology Press.