Los recursos que los psicólogos usan en psicoterapia forman parte del desarrollo de diferentes técnicas y tecnologías desarrolladas científicamente durante las últimas décadas, pero eso no significa que estos avances hayan surgido de la nada. Tenemos un ejemplo de esto en el caso del Mindfulness.

Las prácticas de Mindfulness, término traducido también como Atención Plena, cada vez son más comunes entre el abanico de formas de intervención de los psicólogos; pero sus raíces históricas tienen miles de años. Para conocer mejor en qué consiste este fenómenode la conciencia y del manejo del foco atencional hablamos con un experto en este tema, el psicólogo Álvaro Ruiz de Ocenda, del centro de terapia Psikonet.

Entrevista a Álvaro Ruiz de Ocenda: el potencial terapéutico del Mindfulness

Álvaro Ruiz de Ocenda es Psicólogo General Sanitario afincado en Viroria-Gasteiz y con una trayectoria profesional de más de dos décadas atendiendo pacientes. Además, es experto en Mindfulness tanto como terapeuta como en calidad de profesor; actualmente está realizando una investigación acerca del efecto de los programas de Atención Plena en casos de dolor crónico.

A lo largo de esta entrevista, Álvaro nos habla acerca de los aspectos del Mindfulness que lo convierten en un recurso útil en psicoterapia.

¿Qué es el Mindfulness?

Mindfulness es la traducción de la palabra del idioma hindú pali sati, y significa conciencia, atención y recuerdo. Mindfulness enseña a la gente a prestar atención a su mundo interior y exterior con curiosidad, amabilidad y sin juicios.

Basándose en esta definición se han creado una gran variedad de programas y técnicas de intervención basadas en Mindfulness que están teniendo unos resultados realmente prometedores.

¿Por qué se considera que el Mindfulness tiene potencial terapéutico, siendo que se inspira en una práctica religiosa?

El Mindfulness proviene de la escuela Theravada, que es una de las escuelas del budismo, aunque tengo dudas de si realmente es una práctica religiosa... en palabras del Dalai Lama, las enseñanzas budistas no son una religión, son una ciencia de la mente.

El Mindfulness comparte con el budismo su lectura del sufrimiento humano, de las causas y de las soluciones. Así, a la hora de abordar el sufrimiento humano, el entrenamiento de la atención se ha visto que es una de las maneras más eficaces y a través de la aceptación y de otras técnicas y estrategias, las personas aprenden a cultivar una vida más feliz.

En concreto, la meditación es una de las técnicas más poderosas para prestar atención a diversos aspectos de la experiencia presente: podemos llevar la atención a la respiración, a las sensaciones corporales, y también podremos llevar la atención a aquellos pensamientos que acuden a nuestra mente una y otra vez. De esta manera, podemos calmar la mente para poder ver la realidad con más claridad.

Por ejemplo, ¿qué aspectos beneficiosos tiene el Mindfulness para las personas que sufren por exceso de estrés o de ansiedad?

En el caso del estrés y la ansiedad, el objetivo de los programas de Mindfulness no es luchar contra el estrés, ni pretender que desaparezca, sino más bien desarrollar la conciencia del momento presente como manera de poder llevar la atención a lo que sucede aquí y ahora.

Frente a la rumiación de los pensamientos estresantes, o a la anticipación de diversas escenas que nos podemos imaginar en nuestro futuro, llevar la atención a lo que sucede en el momento presente produce una sensación de alivio importante.

A medida que cada persona comienza a tener esta sensación de conexión con el presente, nos vamos dando cuenta de que lo que realmente nos atrapa no son tanto las situaciones estresantes, sino los pensamientos que creamos al respecto. Y aquí el Mindfulness es realmente poderoso, dejándonos margen para la elección.

¿Y a alguien que experimente insomnio o fatiga emocional también le puede ir bien?

En el caso del insomnio, cada vez más estudios evidencian que los enfoques basados en Mindfulness son más eficaces que los basados en otros modelos psicológicos e incluso que la medicación.

En los programas basados en Mindfulness para el Insomnio, se atiende al doble objetivo de introducir modificaciones en los hábitos de dormir, pero también se atiende al malestar creado el resto del día por no haber descansado. Y aquí de nuevo, la gestión de los pensamientos se torna central, a través de distintas prácticas de meditación, registros y tareas para casa, se disminuye considerablemente la ansiedad relacionada con el dormir y la calidad y la cantidad de sueño mejora.

La fatiga emocional es un término muy amplio, en el que se pueden agrupar distintas patologías o afecciones... Habría que analizar qué es lo que significa este término en cada persona que lo exprese, ya que a veces hay momentos de la vida en los que aparecen crisis existenciales o vitales, ambivalencia de sentimientos... En este sentido, el estar guiado por un terapeuta hábil puede ser crucial para que nos proponga distintos itinerarios a recorrer.

Una vez se ha terminado la sesión de terapia, ¿los pacientes siguen pautas para aprender a usar la Atención Plena de manera autónoma, en su día a día?

En general, en las intervenciones basadas en Mindfulness la responsabilidad suele estar compartida entre el profesional y el cliente o paciente... es tarea del terapeuta llevar a cabo el programa, estar formado y acreditado por una entidad que pertenezca a la Red de Programas Estandarizados de Mindfulness en España, demostrar profesionalidad y cercanía, pero hay una parte del camino que tiene que recorrer la persona que acude a estos programas/terapias.

Para ello, se facilita audios con las meditaciones guiadas, manual del alumno, y multitud de recursos online para que cada uno/a sea protagonista de su itinerario de atención consciente.

Más allá del ámbito profesional, ¿el Mindfulness te ha aportado algo personalmente?

En mi caso concreto me acerqué al Mindfulness como manera de poder manejar mi estrés, y su descubrimiento me resultó tan revelador que decidí formarme y capacitarme profesionalmente para poder llevarlo a las personas con las que trabajo en terapia e impartiendo cursos. De hecho continúo formándome, y en este momento estoy realizando una investigación sobre Mindfulness y dolor crónico para la obtención del Doctorado en Psicología.